El frío azota con fuerza y el pronóstico del clima no augura días más cálidos para las próximas jornadas. Estas crudas temperaturas, el aumento de la pobreza y la indigencia que empujan a cientos de personas a la calle derivaron en la muerte de Sergio, un indigente que se acostó a dormir en la vereda, su cuerpo no soportó el frío y falleció.

El cuerpo del hombre fue encontrado en la calle Perú, entre Belgrano y Venezuela, en pleno centro porteño, cerca de Casa Rosada y del lujoso Puerto Madero, tal como informaron La Izquierda Diario y La Garganta Poderosa.

Ante esta situación, El Destape buscó comunicarse con el Buenos Aires Presente (BAP), un programa que, según el propio Gobierno porteño define, "se ocupa de atender a personas y familias en condición de riesgo social, afectadas por situaciones de emergencia o con derechos vulnerados y, en general, a población en situación de calle con necesidad de orientación, información y asesoramiento sobre servicios sociales".

En ese programa trabajan 150 empleados y profesionales de diversas áreas que "recorren la ciudad las 24 horas, todos los días, atendiendo, orientando y acercando a las personas y familias en situación de calle todos los recursos con los que cuenta el Ministerio de Desarrollo de Desarrollo Humano y Hábitat". Esta cronista buscó comunicarse pero después de 48 minutos de espera - como muestra la captura de pantalla - no hubo respuesta. Sin embargo, desde el área de prensa se comprometieron a buscar una explicación a lo ocurrido.

En tanto, Horacio Ávila, de Proyecto 7 - una ONG que recibe y da contención a personas en situación de calle - habló con El Destape y aseguró que el hombre "se acostó a dormir, le agarró el frío y no le dio el cuerpo" y murió. Además, denunció que desde el Gobierno porteño no se hacen cargo de esta situación y advirtió que "seguramente van a decir que en algún momento lo asistieron o que se negó" a ir a un parador u otras alternativas. 

Aquí hay que hacer una salvedad: los paradores funcionan sólo de noche y cada día las personas deben hacer fila para asegurarse un lugar donde dormir. O sea, no tienen cama segura. Un día les puede tocar y otro no, las familias son desmembradas y no funciona como una solución definitiva.

Respecto a cuáles son las políticas que el Gobierno desarrolla en épocas de frío extremo para evitar estos casos límites, Ávila remarcó que "supuestamente recorren las calles en franjas horarias más cercanas, cuando baja la temperatura salen con un trailer" pero no alcanza. "Quizá este hombre no estaba en condiciones de ir a ningún lado" que pudiera contenerlo. Cada persona es un mundo, con sus particularidades y necesidades.

En Proyecto 7, en Parque Patricios, están "desbordados", cada vez hay más personas en situación de calle a quienes atender y darles de comer pero la única solución para frenar ésto o aminorarlo es "dejar de provocar pobreza, porque el problema está ahí".

El próximo 20 de julio las organizaciones lanzarán un nuevo censo para saber cuántas personas hay en situación de calle en la Ciudad de Buenos Aires. El año pasado relevaron 6300, mientras que el Gobierno porteño sólo reconoció 1091, 20 más que en 2017.

En esta nota