La secretaría de Trabajo dictó la conciliación obligatoria y determinó la reincorporación -al menos de forma provisoria- de los 130 trabajadores del desarrollo nuclear de la Central Argentina de Elementos Modulados (CAREM) de Zárate que habían sido despedidos luego de que la empresa Tecna comunicara que no puede continuar con la obra por falta de un acuerdo con la Comisión Nacional de Energía Atómica (CONEA) por la refinanciación de la construcción tras la suba del dólar. 

"Por la suspensión del proyecto Carem despidieron a 130 trabajadores. Nos vamos a quedar acampando en la ruta hasta que nos den una solución", había afirmado desde la rotonda de acceso el Secretario General de la Unión Obrera de la Construcción de Zárate, Julio González. 

La paralización de la obra se suma al abandono de la construcción de la central Atucha III, en tiempos en los que Argentina atraviesa una crisis energética que llevó a un apagón total de electricidad por más de 12 horas. 

"La obra se negoció en 2016 con un dólar a 16  y hoy hay un dólar a 45 pesos. La empresa Tecna pide 250 millones de pesos extra por la devaluación, pero Conea no se los otorga. La construcción está en un 40 por ciento: en etapa de obra civil y falta pasar a lo mecánico”, sostuvo en una entrevista con El Destape Lucas Castiglioni, concejal del bloque de Unidad Ciudadana en Zárate. 

Hace un mes, los trabajadores habían sido suspendidos por la paralización y ahora fueron despedidos por la empresa que les había hecho contratos temporales. Tecna tiene en su grupo inversor a parte de Isolux, que está involucrada en una causa judicial por la construcción de dos parques eólicos que luego quedaron en manos de firmas vinculadas a la familia Macri. 

La construcción de Zárate tenía 83 empleados de la construcción y el resto se dividía en personal que prestaba servicios como maestranza, seguridad y gastronomía.