A pesar de las advertencias por los daños que puede causar al medioambiente, la Legislatura porteña comenzará a tratar esta semana la reforma de la Ley Basura Cero, con lo cual se dará vía libre para comenzar a quemar residuos en la Ciudad de Buenos Aires.

El proyecto millonario impulsado por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, busca instalar plantas de termovalorización que transforman la basura en energía eléctrica a través de la combustión u otros procesos físico químicos, lo que traería serias consecuencias.

Según alertan diversas organizaciones, entre los graves daños socio ambientales de esta iniciativa están la contaminación, la pérdida de puestos de trabajo y el riesgo para la salud de los porteños por los gases y el humo que emitirían los procesos de termovalorización de la basura.

Además, si se aprueba este proyecto, que ya tiene dictamen, se volvería atrás con una práctica que está prohibida en la ciudad desde hace más de una década: desde el 2007, cuando entró en vigencia la Ley Basura Cero, está prohibida la quema de residuos en todo el territorio porteño, por lo cual esto implicaría un importante retroceso en materia legislativa y ambiental.

Esta iniciativa entra en el marco de un movimiento mundial de Basura Cero, que busca enfrentar esta problemática de manera integral a través de políticas que logren mitigar el impacto de la contaminación. Sin embargo, organismos internacionales como la Comisión Europea recomiendan expresamente evitar la incineración y, en su lugar, alientan la reducción y reciclado de residuos.

LEÉ MÁS: EL NEGOCIADO DE LA BASURA DEL PRO: CÓMO ES LA RED DE APORTANTES, AMIGOS Y CONTRATISTAS