Ciudades condenadas/ 9

Diez millones de dólares exige el ladrón farsante para no dejar caer las bombas atómicas sobre la población civil. John Ferdigan decide que deben cumplir las órdenes del genocida, antes de que sea demasiado tarde.

Ir a serie
Capítulo siguiente
compartir
Imagen
Imagen
Ir a serie
Capítulo siguiente
compartir

Para comentar este artículo debes estar suscripto a la revista FIERRO

Suscribirme

CAPÍTULOS