Despertate

A pesar de no tener el dinero suficiente, Carolina se arriesgó a alquilar un depto con tal de evitar la convivencia con su madre y el novio. Cuando todo parecía acomodarse, surgieron en la noche las voces de la desesperación.

Ir a serie
compartir
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Ir a serie
compartir

Para comentar este artículo debes estar suscripto a la revista FIERRO

Suscribirme