Alberto Fernández tranquilizó a los gobernadores y les aseguró que las obras seguirán

Alberto Fernández recibió a 13 gobernadores del Frente de Todos en la Quinta de Olivos. Repartieron críticas a la oposición por dejarlos sin presupuesto aunque Fernández les aseguró que buscará la manera de cumplir con las obras y los subsidios prometidos. Por otro lado, les adelantó que el acuerdo con el FMI estaría a fines de enero.

21 de diciembre, 2021 | 21.03

El presidente Alberto Fernández les aseguró a los gobernadores del Frente de Todos que buscarán cumplir con las obras prometidas en cada provincia, pese al rechazo al Presupuesto en el Congreso. "De una manera u otra se van a cumplir", prometió. El Presidente aprovechó la oportunidad para mostrarse junto a 13 gobernadores del oficialismo que hoy se presentan como uno de sus principales apoyos políticos y, además, dar lugar a que ellos se sumen a las críticas a la oposición por dejarlos sin los recursos presupuestarios. Por otro lado, Fernández les dijo que calculaba que el acuerdo con el FMI estará listo para fines de enero. 

El riojano Ricardo Quintela contó que el Presidente les adelantó que revisarán los números del Presupuesto prorrogado para saber cómo deben modificar las partidas de manera de cumplir con lo prometido con cada jurisdicción. A coro, los gobernadores responsabilizaron a la oposición por el voto de rechazo al Presupuesto 2022, algo que sucede por primera vez desde el retorno democrático. "Es una actitud irresponsable", sostuvo Quintela. "Analizamos la agenda de ejecución de obras que tiene que ver con el voto negativo del Presupuesto por parte de la oposición", completó el chaqueño Jorge Capitanich.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Así como el lunes a la noche convocó a un asado al bloque de diputados nacionales del Frente de Todos, el martes al mediodía fue el turno de los gobernadores. En ambas oportunidades, Fernández estuvo acompañado por el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello. Al ágape del martes, como es lógico, también se sumó el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro. Además de Quintela y Capitanich, llegaron hasta Olivos los gobernadores Axel Kicillof (Buenos Aires), Raúl Jalil (Catamarca), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Gildo Insfrán (Formosa), Sergio Ziliotto (La Pampa), Sergio Uñac (San Juan), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Omar Perotti (Santa Fe), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Gustavo Melella (Tierra Del Fuego) y Osvaldo Jaldo (Tucumán).

Estos encuentros tienen la lógica de fin de año, pero en el caso de los gobernadores estaba la preocupación concreta de qué sucedería con las mejoras presupuestarias que negociaron con la Casa Rosada y que ahora quedaron en nada. Ya el fin de semana, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, había sacado un comunicado detallando la reducción de transferencia de recursos a las provincias que representaba el rechazo al proyecto oficial. El Gobierno busca que la oposición pague el costo político por el "berrinche" en la Cámara. "Por la reducción de impuestos coparticipables perderían en total más de 180 mil millones de pesos. Además, como se había negociado una suba extra al Fondo de compensación de transporte público de 27 mil a 46 mil millones, muchas provincias perderán cerca de 19 mil millones de pesos extra de subsidio al transporte público", detallaba las pérdidas provinciales el documento difundido por Massa.

Capitanich adelantó que el viernes el Gobierno les dará detalles de cómo quedará el esquema de subsidios para cada jurisdicción y el lunes firmarán la prórroga del consenso fiscal, probablemente en un acto en la Casa Rosada. Algo de lo que también se quejaron, es que la oposición tiene la misma actitud a nivel local y que en muchas administraciones también tienen problemas para aprobar el presupuesto. "Evidentemente, es una estrategia. Buscan entorpecer y no dejar gobernar", concluyó un funcionario.

La conversación transitó por los carriles económicos. Uno de los temas que tocaron fue la conversión de los planes sociales en puestos de trabajo genuinos. Los gobernadores manifestaron su preocupación por el tema y el Presidente se comprometió a acelerar la reconversión a partir del año que viene. La charla, como era de imaginar, también tuvo una parada en la marcha de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, el tema clave para el futuro de la economía. Fernández les aseguró que las conversaciones van bien encaminadas y que seguramente a fin de enero estarán en condiciones de firmar el acuerdo. Antes imposible, aclaró, por el parate por las fiestas, dado que en Washington se frena todo por 20 días. 

Hubo tres gobernadores que no pudieron asistir por distintos problemas de salud: Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Gustavo Sáenz (Salta) y Oscar Herrera Ahuad (Misiones). El caso de Mariano Arcioni (Chubut) se debió a la crisis política que atraviesa la provincia luego de las protestas contra la megaminería. Más o menos al mismo momento que el Presidente recibía a los gobernadores del Frente de Todos en Olivos, el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, se encontraba en la sede del gobierno porteño con los radicales Gerardo Morales (Jujuy), Rodolfo Suárez (Mendoza) y Gustavo Valdés (Corrientes) para pedirle al Gobierno un "presupuesto real" y disimular el descalabro en las cuentas provinciales provocado por la decisión opositora. 

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►