Crónica de un golpe anunciado: La Corte tomó el Consejo de la Magistratura

El máximo tribunal ordenó que entre en funciones el consejo de 20 integrantes, que será presidido por el presidente de la Corte. Les tomará juramento a los consejeros electos en lo inmediato. La resolución, que lleva la firma de Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda y el propio Horacio Rosatti, abre un conflicto institucional.

18 de abril, 2022 | 15.17

La Corte Suprema de Justicia tomó por asalto el Consejo de la Magistratura, órgano clave del Poder Judicial y dio lo que muchos ya califican como un golpe institucional. Este lunes, con la firma de los supremos Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti, ordenó que entre en funciones el consejo de 20 integrantes, que será presidido por el presidente de la Corte, es decir, por el propio Rosatti. Adelantó también que les tomará juramento a los nuevos consejeros en lo inmediato. 

“A partir del dictado de la presente decisión, el Consejo de la Magistratura de la Nación deberá continuar funcionando de manera inmediata y de pleno derecho según las pautas fijadas por el Tribunal en su sentencia firme del 16 de diciembre de 2021, de modo que será presidido por el Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación”, resolvieron Rosenkrantz, Maqueda y Rosatti, que no esperaron a la reunión de acuerdo que tienen este martes a las 10. El ministro cortesano Ricardo Lorenzetti no firmó porque se encuentra en el exterior, acaso atento a la maniobra que estaba en ciernes.

Los tres cortesanos añadieron en la resolución que “los nuevos representantes que hayan sido elegidos o designados por sus respectivos estamentos” para terminar de conformar el consejo de 20 integrantes “asumirán sus cargos previo juramento de ley”. Y señalaron que “el quorum será de 12 miembros”. No hicieron referencia a las mayorías especiales necesarias para aprobar ternas.

Con esta decisión, la Corte formalmente tomó el mando del órgano encargado de seleccionar y sancionar jueces. Desde el Frente de Todos denunciaron que con esta resolución se concreta un golpe institucional por parte de la cabeza del tercer poder del Estado.

“Es tan profundo el deterioro jurídico y democrático frente a lo que está haciendo la Corte, por lo que es complejo de resolver, porque no está previsto en la Constitución que el máximo tribunal del país la viole. Claramente está invadiendo facultades que le asignan al Poder Legislativo. Es verdaderamente escandaloso", declaró el secretario de Justicia Juan Martín Mena en diálogo con El Destape Radio.

Por su parte, el bloque de Diputados del Frente de Todos había emitido un comunicado en el que le había pedido a la Corte que arbitre los mecanismos necesarios para que otorgue un plazo de 90 días al Congreso para que pueda sancionar una nueva ley de reforma del Consejo.  En el mismo documento, se definió “de enorme gravedad institucional” que el presidente de la Corte asuma la presidencia del Consejo de la Magistratura “asumiendo facultades legislativas que están expresamente prohibidas al Poder Judicial”.

La resolución cortesana y el “nuevo Consejo”

En una resolución de 7 páginas y en tiempo récord, la Corte resolvió que el Consejo funcione “de manera inmediata” con su antigua conformación de 20 integrantes” y remarcó que debe ser presidido por el titular del Alto Tribunal, Horacio Rosatti. Es decir, la Corte definió que ella misma deberá presidir este órgano clave del Poder Judicial a pesar de que estaba en tratamiento una ley de reforma que había sido enviada por el Poder Ejecutivo y tenía media sanción del Senado. La diferencia es que esa iniciativa postula un consejo de 17 integrantes y sin la Corte adentro. Por lo que los supremos decidieron no esperar al Parlamento.

Rosatti, Rosenkrantz y Maqueda, apurados, resolvieron este lunes que los nuevos representantes que hayan sido elegidos o designados por sus respectivos estamentos para conformar el consejo de 20 integrantes asumirán sus cargos en lo inmediato, previo juramento de ley. En pos de acelerar el proceso de asunción, dispusieron “lo necesario a fin de que el señor Presidente del Tribunal reciba de los nuevos consejeros el juramento de ley”.

Los supremos también indicaron que el nuevo cuerpo llegará al quorum con 12 miembros. Si bien no lo aclararon, la mayoría especial para aprobar designaciones debería ser de 14 votos ya que es un consejo de 20 integrantes. ¿La omisión de ese dato fue adrede ya que no está claro si logrará conformarse el consejo de 20 por el conflicto con el Congreso?

La toma por asalto

¿Cómo se llegó a este escenario? La Corte determinó el 16 de diciembre pasado que la integración de 13 miembros del Consejo, vigente desde 2006 hasta este viernes, es inconstitucional. En la resolución, los supremos ordenaron al Congreso que sancione una nueva ley que "respete" los "equilibrios" de los estamentos. Por si eso no sucedía, otorgaron un plazo de 120 días para que se restablezca la anterior conformación de 20 consejeros, que da la presidencia del órgano de selección y sanción de jueces a la propia Corte, es decir, a Rosatti. Así, revivió una ley que había sido derogada. Como si todo eso fuera poco, establecieron que si no se realizaba la readecuación por una u otra vía, al día 120 del fallo los actos que dicte el consejo “serán nulos”.

El viernes entró en vigencia ese ultimátum y el Parlamento no promulgó una nueva ley enviada por el Ejecutivo –la oposición la trabó en Diputados- pero tampoco se terminaron de designar a los 20 consejeros para revivir el antiguo consejo. Por ejemplo: los académicos votan este lunes a las 17 a su nuevo representante y el Congreso tampoco nombró a sus dos nuevos consejeros.

Rosatti, Rosenkrantz y Maqueda determinaron que el consejo de 20 miembros debía entrar en acción igual, ya que pasaron los 120 días de gracia que habían establecido: “Una vez vencido aquel plazo, resultaría inadmisible que la demora o el incumplimiento de ese deber legal por parte de alguno de los estamentos –cualquiera fuera el motivo– pudiera retrasar, frustrar o paralizar el funcionamiento de un órgano de rango constitucional. Resultaría ilógico, además, todo razonamiento que colocara a un estamento en posición de condicionar o impedir la participación de los otros que hubieran cumplido con el mandato legal de nombrar sus representantes. No debe perderse de vista que todos los estamentos que debían designar a sus nuevos representantes se encontraban en condiciones de hacerlo a partir de la notificación de la sentencia”, escribieron.

¿Cómo se integra el Consejo de 20 miembros? Con los 13 miembros que tenía el órgano de selección y sanción de jueces hasta el viernes, más:

  • Rosatti, que entra como presidente. El ministro cortesano fue designado por Macri en el Alto Tribunal y hasta había aceptado ser nombrado en la Corte por decreto (tras el escándalo que provocó esta idea se lo terminó designando por la vía legal, es decir, con los 2/3 de los votos en el Senado).
  • Dos representantes por los abogados. Fueron electas Jimena de la Torre, exintegrante de la AFIP y UIF macristas, y María Vázquez, decana de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, cercana al consejero Diego Molea.
  • Una representante de los jueces. Agustina Díaz Cordero, exasesora del ministro de Justicia de Macri, Germán Garavano, y jueza civil, fue quien se impuso para consejera desde la lista Bordó, la más conservadora de la Asociación de Magistrados. La madre de Agustina, Maria Lilia Gómez Alonso de Díaz Cordero, era camarista comercial y hasta hace poco la aliada principal de Macri en el letargo de la causa Correo Argentino.
  • Un representante de los académicos. La elección de este estamento es este lunes, a  las 17. Se perfila para ser electa Pamela Tolosa, decana de derecho de Universidad Nacional del Sur, también cercana a Molea.
  • Un diputado y un senador de la Nación, cuya designación es fuente de conflicto entre el oficialismo y la oposición. Cambiemos reclama esos cargos para sí y propuso a la diputada Roxana Reyes y el senador Luis Juez. ¿Intentarán asumir a pesar de no tener el aval del Congreso?

En pos de frenar la designación del Parlamento, el diputado nacional por Entre Ríos Marcelo Casaretto (Frente de Todos) promovió una acción de amparo para que la Justicia detenga cualquier intento de designación de consejeros en el Congreso. El juez de Paraná Daniel Edgardo Alonso le concedió una medida “precautelar” la semana pasada y notificó de la misma a las presidencias del Senado y de Diputados. Esa resolución motivó tres presentaciones diferentes ante la Corte:

  • Un pedido del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, que solicitó la intervención por avocación de la Corte en virtud de lo resuelto por el Juez de Paraná.
  • Dos pedidos de per saltum, uno de ellos promovido por los presidentes de los bloques de Diputados y Senadores de Cambiemos, Mario Negri y Humberto Schiavoni, entre otros.

Con este mar de fondo, este lunes la Corte emitió la resolución por la que ordenó que empiece a funcionar de forma inmediata el consejo de 20 integrantes.

Para que nada cambie

La Corte pateó el tablero del Consejo de la Magistratura en diciembre pasado cuando declaró la inconstitucionalidad de la integración de 13 integrantes. Tuvo el caso durante todo el gobierno de Mauricio Macri (que tuvo mayoría automática en el consejo) pero recién declaró la inconstitucionalidad durante la gestión de Alberto Fernández, 15 años después de promulgada la norma.

Con su decisión paralizó el funcionamiento del órgano que selecciona y sanciona jueces, ya que la oposición no se prestó más a la negociación. Se trató de un fallo político que fue escrito al calor del resultado electoral de las últimas legislativas. El miércoles pasado, en lo que fue la última sesión del consejo de 13 integrantes, el oficialismo intentó y no logró aprobar casi 20 ternas que estaban concluidas y tuvieron que volver a Labor. Entre ellas, se destacan las que son para ocupar cargos claves de Comodoro Py.

En el Consejo se necesitan dos tercios de las voluntades en el plenario para aprobar las ternas y ninguna fuerza posee esa mayoría por lo que sin consenso no hay designaciones (lo mismo se repetirá tanto en el consejo de 17 como en el de 20 integrantes salvo que haya reposicionamientos).

Entre los concursos que estaban para aprobarse en el plenario y se trabaron se destacan los que son para ocupar los juzgados 6, 11 y 12 de Comodoro Py, hoy vacantes. Es decir, el 25% de los juzgados de primera instancia de Retiro. El juzgado 11, por ejemplo, es el que ocupaba Claudio Bonadío y hoy subroga otro magistrado impulsor del Lawfare, Julián Ercolini.

También estaban para votarse las ternas para las dos vocalías de la Cámara Federal porteña que hoy ocupan Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi. Esos dos jueces fueron puestos a dedo por Macri en ese cargo y la Corte determinó que sigan allí hasta que se designe a sus reemplazantes por concurso. Como el Consejo no puede cerrar el proceso ambos siguen en funciones y activos, fallando de acuerdo a los intereses de Cambiemos.

Esta nueva resolución de la Corte, no solo implica la entrada por la ventana de Rosatti al Consejo sino que viene a reforzar el statu quo en tribunales.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►