Misterios, dudas y certezas: el estado de la causa a un mes del intento de asesinato de CFK

Cuáles son las líneas de investigación que baraja la Justicia. A quiénes apunta la querella. Los principales interrogantes del caso y las respuestas que hay hasta el momento. 

01 de octubre, 2022 | 00.05

Este 1 de octubre se cumple un mes del intento de asesinato de Cristina Fernández de Kirchner y los abogados querellantes que representan a la vicepresidenta requirieron premura a la Justicia en pos de avanzar en las diversas líneas de investigación que están abiertas.

La querella hizo una presentación ante la jueza María Eugenia Capuchetti en la que reclamó “celeridad”: “Estamos ante una causa de enorme relevancia institucional y ante un tipo de delito para cuya investigación el tiempo es clave”, resaltaron los letrados Marcos Aldazábal y José Ubeira. Y destacaron la complejidad del expediente: “A casi 30 días de los hechos, el plan criminal habría sido mucho más extenso, complejo y sofisticado de lo que podía pensarse”.

En el escrito se hizo foco en distintas personas que podrían estar involucradas en el atentado y en la cuestión del financiamiento de la banda que perpetró el intento magnicidio, el 1 de septiembre pasado. De la presentación surge claramente que aún hay muchos interrogantes por responder.

A un mes del hecho, las certezas, dudas y misterios del caso son los siguientes:

Certezas

  • La causa tiene hasta el momento cuatro detenidos

Fernando Sabag Montiel, el joven que gatilló una Bersa calibre 32 a escasos centímetros de la cabeza de CFK y no logró matar a la vicepresidenta el 1 de septiembre porque al mover la corredera del arma una de las cinco balas cargadas no ingresó a la recámara. Está proceso por tentativa de homicidio agravado.

Su novia, Brenda Uliarte, estuvo en la zona de Juncal y Uruguay al momento del ataque. Está procesada junto a Sabag Montiel y tuvo un rol central en la planificación del hecho. Fue quien obtuvo el arma con el que se ejecutó el ataque.

Nicolás Gabriel Carrizo, el jefe del supuesto emprendimiento de venta de copos de azúcar. Aparece como el líder de ese grupo al que también pertenecían Sabag Montiel y Brenda Uliarte. Carrizo había declarado como testigo el 5 de septiembre en la causa, a 4 días del atentado. Hubo nuevos elementos que llevaron a la jueza a detenerlos. En el celular del cuarto detenido del caso se encontraron mensajes muy comprometedores que dan cuenta de que tenía otra arma, un 22 corto, y que quería matar a Máximo Kirchner. Su abogado defensor es Gastón Marano que como publicó El Destape era asesor de un senador PRO ni más ni menos que en la Comisión Bicameral de Inteligencia. Fue procesado este viernes como partícipe secundario.

Agustina Diaz estaba agendada como “Amor de mi vida” en el celular de Brenda. Con ella intercambió diversos mensajes en los que le adelantó que iba a intentar matar a Cristina. Sus abogados pidieron su liberación y afirman que ella no estuvo relacionada al hecho. Su defensa choca con parte de los mensajes que intercambió con su amiga. “¿Por qué falló el tiro?”, “¿Cómo mandaste a este tarado?” y “Borrá todo”, son algunos de los chats que Agustina le envió a Brenda. Según se desprende de la conversación entre ambas Uliarte había informado a su amiga que estaba planeando este ataque. También fue procesada este viernes como partícipe secundaria.

  • El arma estaba apta para disparar

La investigación determinó que Uliarte compró la Bersa calibre .32 modelo Lusber 84 el 22 de abril pasado, o sea, más de 4 meses antes del atentado contra CFK. El peritaje determinó que el arma fue disparada con anterioridad y que seguía apta para producir disparos. Los peritos encontraron una falencia en la “retención de corredera” pero aclararon que eso “no afecta el ciclo de disparo del arma” y que estaba apta para disparar. Es decir, el atentado no se ejecutó como lo habían planeado de casualidad.

  • Se están peritando cuatro celulares

Este último lunes comenzaron a peritarse cuatro teléfonos celulares: el de la detenida Agustina Díaz y el de tres copitos, Sergio Orozco, Lucas Acevedo y Leonardo Volpintesta. A la luz de lo determinante que fueron hasta ahora los chats que surgieron de los únicos dos aparatos telefónicos peritados, los de Brenda Uriarte y Gabriel Carrizo, hay mucha expectativa en torno a lo que pueda surgir del nuevo estudio. Según informaron fuentes con acceso al expediente a El Destape, el peritaje al teléfono de Díaz ya concluyó. ¿Por qué es importante el análisis de esos teléfonos? Orozco, Acevedo y Volpintesta son tres integrantes del supuesto emprendimiento de venta de copos de azúcar que comandaba Carrizo y para la querella estuvieron involucrados en el atentado.

  • Nuevos allanamientos y pedidos de indagatoria.

Entre el miércoles por la noche y el jueves a la madrugada se realizaron dos allanamientos que pueden ser relevantes para la pesquisa. Se hicieron procedimientos en los domicilios de Joana Collman y de Jonathan Emanuel Posadas. Los operativos fueron en Monte Grande Morón y se llevaron dispositivos electrónicos. Ambos mantuvieron chats comprometedores con Carrizo. Collman, según entiende la querella, podría manejar información sensible. Por eso pidió que se la investigue en lugar de que se la cite como testigo, como tenía pautado el juzgado.

Dudas

  • ¿Cuál es la extensión de la banda?

Es uno de los grandes interrogantes de la pesquisa. Recientemente quedaron en el radar de los investigadores Joana Collman y Jony White. A los que se suman Sergio Orozco, Lucas Acevedo y Leonardo Volpintesta, tres integrantes de la banda de los “copitos”.

Joana Collman estaba agendada en celular de Carrizo como Joa. Al día siguiente de la detención de Brenda envió a un grupo de chat de Whatsapp que compartía con Carrizo el siguiente mensaje, que da cuenta de que manejaba información: “Yo la única información que si puedo dar es que Fernando estuvo totalmente negado a declarar, se le otorgó un abogado privado, no lo quiso recibir tampoco, despues por otra fuente se que lo hizo por plata, por acomodo, asique el chabon en cuatro años ponele que sale y sale re acomodado mal eh… a ver, como les vuelvo a repetir, uno por plata se vende ¿si? Pero si, si los nombro a ustedes, eso si asique fijense bien… y no solo a ustedes cinco porque nombro a mas personas, fijense bien”.

Además, afirmó que Sabag Montiel lo hizo por dinero e hizo recomendaciones al grupo de que no borren mensajes. Y dio a entender que ya estaban todos los “copitos” involucrados porque Sabag Montiel “los nombró”.

Para los querellantes, pareciera que Joa “podría contar con alguna fuente con un acceso a datos privilegiados”. En uno de los mensajes de chat, sostuvo: “Hay alguien que ya estaba al tanto de todo, mucho antes que los medios, que todo je… Que loco, la que menos pensás, es, pero bueno no voy a dar detalles”.

Jonathan Emanuel Posadas (Jony White) también aparece con chats que podrían complicarlo. En un intercambio con Carrizo, apenas unas horas después del atentado contra CFK, el jefe de los copitos le dijo: “Estamos pensando matar al jefe de la campora esta vez”. Era la noche del 1 de septiembre y lo invita a una reunión. Todo indica que en Barracas: “Están llegando todos”, le dice. Lo invita y le dice que van a tener una charla grupal. Posadas le respondió: “Los sicarios de los copos de nieve”, lo que pareciera dar cuenta de que ese emprendimiento era una fachada. A su vez, esa secuencia de chats demuestra que Carrizo ya sabía lo que había sucedido en la esquina de Juncal y Uruguay, en el barrio de Recoleta.

En lo que hace a los “copitos”, la querella fue directa. Le dijo a la jueza que “hay indicios contundentes de que Carrizo, Volpintesta, Acevedo y Orozco, participaron junto con Uliarte y Montiel, en la planificación y encubrimiento del atentado”. Por eso pidió que se los convoque a prestar declaración indagatoria. Los últimos tres habían declarado con Carrizo como testigos.

  • ¿Qué función cumplían los grupos de chats?

Las conversaciones con Joana Collman surgen de un grupo de chat. Según indicaron fuentes con acceso al expediente, había al menos un grupo de chat con 90 integrante llamado los Girosos. Según aseguró un testigo este viernes era un grupo “para salir de joda”, lo que choca con la cantidad de miembros.  

  • ¿Quiénes se reunieron en Barracas el 1 de septiembre por la noche y de qué se habló allí?

Para la querella, es central comprobar la existencia y quiénes fueron los participantes de la reunión que se dio el 1 de septiembre a la noche en Barracas, a la que alude Carrizo en distintos chats. De los mensajes, parece desprenderse que el encuentro habría sido en la calle Montes de Oca, en la casa de Sergio Orozco. Se pidieron las filmaciones de las cámaras de la zona. En esa reunión estuvieron Volpintesta, Orozco y Acevedo. Es el encuentro al que Carrizo invitó a Jony White.

  • ¿Cómo se financiaba la banda?

La idea de que existió una motivación económica surge de distintos chats. Del de “Joa” con Carrizo. Pero también de otros. Por ejemplo, en un grupo distinto, en el que también estaban otros imputados, Sabag Montiel habla de la posibilidad de matar a Cristina Fernández y dice “yo quisiera hacerme el vender de copos y meterle un corchazo”. Luego, al referirse a Brenda, dice “yo a ella la trato de bajar, pero a mi me importa la plata, si nos compran o le dan un laburo, ya está salvada, bienvenido sea”, escribió. “Hay una motivación económica que se trasluce en los chats. Queremos ver la fuente de financiación”, indicaron desde el entorno de CFK. El grupo que ejecutó el plan era bastante precario. Se cree que pudo haber sido un blanco fácil para ser captado para un intento de magnicidio. El punto es si existió un nivel de sofisticación detrás de esa banda que por ahora se deja ver.

  • ¿Se intentó alquilar un departamento en las inmediaciones de lo de CFK?

Los investigadores buscan responder a ese interrogante. Este apartado de la pesquisa está en manos del fiscal Carlos Rívolo, a quien la jueza le delegó esa parte de la investigación. Está verificado que se deslizó la idea. La incógnita es cuán cerca estuvo de concretarse.

  • ¿Hubo una tercera arma?

Entre los peritajes que se realizan se destaca uno sobre una fotografía de Brenda con una pistola que todo indica no es la Bersa calibre 32 que utilizó Sabag Montiel para atacar a CFK el 1 de septiembre pasado ni el 22 corto al que hizo referencia Carrizo en una serie de chats que lo comprometieron. “Es una tercera pistola”, explicaron fuente allegadas a la investigación. No obstante, la imagen no es de buena calidad y no está claro si podrá determinarse con precisión de qué arma se trata. La imagen surge del teléfono de Brenda Uliarte, a quien se puede ver con el arma.

  • ¿Para qué tenían certificados de discapacidad?

Para la querella, “una explicación altamente plausible es que estos carnets permiten usar el transporte público con sólo mostrarlos. La ventaja no es sólo económica: es que moverse en el transporte público de esa manera no deja rastros georreferenciales (a diferencia de lo que pasa con la ‘SUBE’)”, indicaron. Los carnets de discapacidad parecieran una puerta al delito. “Si se observa con atención, el 4 de julio de 2022 Sabag Montiel le manda a Carrizo los datos de Uliarte para el carnet. Ese día y el siguiente, 5 de julio, Uliarte habla por primera vez de sus planes de matar a Cristina Fernández. Es decir, el tener el carnet parece ser un paso clave en sus intenciones”, indicaron los letrados en su presentación a la Justicia.

  • ¿Se puede recuperar el celular de Sabag Montiel?

Una cuestión central para el devenir de la pesquisa es qué información hay en el celular secuestrado a Fernando Sabag Montiel al momento del ataque. El peritaje de ese teléfono falló y derivó en el reseteo de fábrica del aparto. Desde el entorno de Cristina entienden que se pueden recuperar parte de los datos –podría haber novedades en ese sentido en los últimos días- y analizan la posibilidad de que se envíe a Estados Unidos para intentar recuperar la mayoría de su contenido.

  • ¿Qué rol tuvo la Policía de la Ciudad?

“Parece relevante la actitud y actividad de la Policía de la Cuidad en los días previos”, explicaron desde el entorno de CFK. Por eso quieren focalizar en ese accionar. Por ejemplo, recuerdan la agresión que sufrió Máximo Kirchner cuando intentó ingresar a los de su madre en pleno vallado dispuesto por Horacio Rodríguez Larreta. “La actitud de la policía porteña en la previa al atentado fue escandalosa”, señalan.

Misterios

  • ¿Quién es David, el hombre que chatea con Brenda y hace referencia a la DEA?

Otra conversación sospechosa es la que mantuvo Brenda Uliarte el 4 de septiembre con una persona identificada como “David”. Allí, “David” le dice: “Te confieso algo mio ultra secreto”. "Sos poli de la dea?”, le pregunta Uliarte. “Tranqui no le cuento a nadie”, agrega. A lo que “David”, responde: “No digas nada. Paso informes e investigo narcos pesados, nada mas”. Y agregó: “Hago espionajes y se los paso a la embajada de estados unidos”. Según fuentes consultadas para esta nota, se trataría de un personaje menor que habría estado alardeando.

  • ¿Quién es Marcelo, que vigilaba a Checho Orozco?

Pocas horas después del atentado, en el estado Whatsapp de Carrizo también figuraba un chat misterioso que él mismo había subido donde hablaba con un tal “Checho” (que es otro integrante del grupo, Sergio Orozco). Allí Checho le cuenta que alguien “me va a tener vigilado”. Todo indica que un tal “Marcelo”. También le contó que lo paró alguien cuando llegó a su casa. “Dice ser policía, es tipo encubierto y buscaba a alguien”, le añadió. Carrizo buscó tranquilizarlo: “No te hagas problema. Vos actuá normal”. Y le envía dos audios. Checho entonces lo consulta: “cuánto tiempo más vamos a estar así. Yo ya me siento re arruinado”. En la captura de ese chat, Carrizo escribió: “Así estamos”. ¿Se trató de un mensaje? ¿Para quién?

  • ¿Por qué Sabag Montiel y Brenda salieron en distintas ocasiones por la señal de Crónica?

Para los investigadores esto es “llamativo”. Y están intentando verificar qué pudo motivar esto. Pareciera bastante evidente que los jóvenes tenían la información de dónde iba a estar el móvil. Llegaron a salir por la zona de Tigre cuando no vivían cerca de allí.

  • ¿Por qué el abogado Gastón Marano tomó la defensa de Carrizo?

El abogado dice que porque la causa le interesa mucho. Es sabido que Carrizo no puede pagarle sus honorarios. Su presencia genera suspicacias ya que al momento de tomar la defensa del cuarto detenido del caso, Marano era asesor del senador PRO Ignacio Torres en la Comisión Bicameral de Inteligencia. Lo desplazaron cuando se hizo pública esa vinculación. También estuvo relacionado a la embajada de EE.UU.

  • ¿Hay relación entre los “copitos” y Revolución Federal?

Hasta el momento, para la jueza Capuchetti el vínculo es muy endeble y la investigación en torno a esta organización violenta y antiperonista debe tramitar en un expediente paralelo. El camarista porteño Mariano Llorens coincidió con la magistrada. Esa pesquisa está en manos del juez Marcelo Martínez de Giorgi y el fiscal Gerardo Pollicita, para quienes debía anexarse al caso del atentado por posibles vínculos estrechos. Eso, por ahora, no sucederá. Según supo este medio, en la causa que tiene delegada Pollicita se están pidiendo decenas de medidas de prueba. Si luego allí surgen puntos fuertes de contacto con el caso del atentado, las causas se deberán unificar. Como reveló este medio, Brenda Uliarte fue parte de una movilización de Revolución Federal hacia Casa Rosada que se realizó el 18 de agosto pasado bajo el lema 18A “Van a correr todos”. La marcha, que contó con antorchas, terminó con incidentes.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►