La semana que comienza promete importantes novedades en el D’Alessiogate. Están citados a declarar en el juzgado federal de Dolores, donde se investiga a una red de espionaje ilegal, el periodista Daniel Santoro; el fiscal rebelde, Carlos Stornelli; y quien supo ser el hombre fuerte de la exSIDE, Antonio “Jaime” Stiuso. Las dos primeras son indagatorias y están pautadas para este miércoles y jueves. El exagente irá como testigo el viernes. Stiuso también visitará los tribunales de Comodoro Py, donde se investiga una extorsión de Marcelo D’Alessio y su banda, dos días antes de viajar a la ciudad bonaerense. Su primera citación en la justicia federal de la Capital Federal, que estaba prevista para el pasado 4 de julio, fue reprogramada para el 17. Se estaba esperando que la AFI le levantase el secreto. Y agencia lo hizo.

 

El periodista de Clarín, Daniel Santoro, es el primero de esta seguidilla que debe presentarse en el juzgado federal de Dolores: fue citado a prestar declaración indagatoria este miércoles. El juez  Alejo Ramos Padilla consideró que se “ha corroborado prima facie no sólo el vínculo de conocimiento y confianza que mantenía con Marcelo D’Alessio, sino su participación y su aporte en las actividades ilegales que llevaba adelante la organización delictiva investigada”.

 

Para el magistrado, “el imputado no sólo se nutría de la información que le proveía la organización, sino que habría tenido conocimiento de las actividades de espionaje ilegal que desarrollaba, sus métodos y contribuía al desarrollo de los planes ilícitos que llevaba a cabo la organización”. Entre los casos que Ramos Padilla le adjudica participación y por los que el periodista deberá brindar explicaciones se encuentran: las extorsiones a los empresarios Gabriel Traficante y Mario Cifuentes y el caso del ejecutivo de PDVSA, Gonzalo Brusa Dovat. 

 

 

Además, para el juez, Santoro “también habría brindado de manera confidencial información a Marcelo D’Alessio respecto de las actividades de sus colegas, que luego eran reportadas a otros miembros de la asociación ilícita”. Se trata del supuesto espionaje a sus compañeros del programa Animales Sueltos, Alejandro Fantino y Romina Manguel. 

 

El periodista de Clarín a su vez será indagado sobre la elaboración del libro “El Mecanismo”, que lleva su firma, contó con D’Alessio como fuentes y fue mencionado como prueba en la causa GNL, donde la expresidenta Cristina Kirchner quedó involucrada. En ese expediente que impulsó Claudio Bonadio, D’Alessio se presentó como testigo y cumplió un rol central para evitar que la pesquisa cayera. En un documento hallado en poder del espía ilegal se hace referencia a “El Mecanismo” y a su utilización judicial. 

 

Al día siguiente de la declaración de Santoro, el juez espera que el fiscal federal Carlos Stornelli se presente en el juzgado de Dolores a prestar su declaración indagatoria. Es la sexta citación. La diferencia con el resto de la convocatorias es que Ramos Padilla ahora cuenta con el respaldo de la Cámara Federal de Mar del Plata y la Cámara Federal de Casación Penal (la máxima instancia penal del país), que ratificaron la rebeldía del fiscal de la causa de las fotocopias de los cuadernos y la competencia (provisoria) del juzgado de Dolores en esta causa.  

El magistrado busca que Stornelli responda sobre las 8 imputaciones que tiene en su contra. Le achaca participación en el caso de Gonzalo Brusa Dovat (PDVSA); el intento de realiza cámaras ocultas a los abogados José Manuel Ubeira y Javier Landaburu; el espionaje al ex de su pareja, Jorge Christian Castanon; el haber alentado el espionaje ilegal contra Victoria Munin; el caso de la delegación iraní en Uruguay; la intimidación de Pablo Barreiro; y el caso de Pedro Etchebest. 

 

Stornelli, que cuenta con inmunidad por su cargo de fiscal, fue declarado en rebeldía luego de que no se presentara a cuatro citaciones a indagatoria. Además, de las cinco ocasiones en que fue llamado en cuatro no justificó su faltazo ante Ramos Padilla. Por ahora, cuenta con el respaldo del Procurador General interino, Eduardo Casal, que no apura los dos expedientes que tramitan en el Ministerio Público Fiscal, uno por la rebeldía y otro por los hechos que se le imputan en Dolores. Esos dos expedientes son el verdadero reloj de arena de Stornelli ya que podrían derivar en un juicio político, que haría caer sus fueros. 


Finalmente, el viernes se espera a Antonio Stiuso por el juzgado federal de Dolores. El exespía pretende ser aceptado como querellante.

 

En un escrito que presentó en tribunales, el exhombre fuerte de los servicios de inteligencia sintetizó: “La labor de ciertos agentes (orgánicos o inorgánicos) vinculados a la AFI (o a otros organismos de seguridad u organismos públicos en general), como así también relacionados con periodistas e incluso políticos (algunos en funciones legislativas), permiten dar cabida a la investigación que propicio”. 

 

El exespía dice que sufrió “todo tipo de operaciones mediáticas y judiciales” en su contra por parte de la banda de D’Alessio. Y apuntó contra Elisa Carrió y Daniel Santoro, puntualmente. 

 

El 19 de julio tiene que ratificar sus dichos para ver si el juez lo acepta como parte en el expediente.

 

Caso Traficante

 

Dos días antes de declarar ante el juez Ramos Padilla, el 17 de julio, Stiuso prestará testimonio ante el juez federal Luis Rodríguez, quien investiga el “caso Traficante”, donde se analiza una extorsión de D’Alessio y su banda al empresario Gabriel Traficante. Se trata de un caso de los tantos que contiene el D’Alessiogate, cuya matriz se sustancia en la justicia de Dolores (allí hay más de 70 casos). Con una particularidad: se sustancia en los tribunales de Comodoro Py desde 2016, es decir, antes del comienzo de que el nombre de D’Alessio saliese a la luz pública.

 

El exespía estaba citado para el 4 de julio pero la convocatoria se postergó para este miércoles (el mismo día que Santoro declara en Dolores) porque el juez Rodríguez estaba a la espera de que la AFI le levantase el secreto al exjefe de Contrainteligencia del organismo. 

 

A la par, el juez Rodríguez tomó una decisión que podría complicar la situación judicial de Santoro, quien también esta involucrado en este caso, dado su rol en la extorsión de la banda de D’Alessio a Traficante. El magistrado solicitó a su par Marcelo Aguinsky, titular del juzgado nacional en lo Penal Económico Nº 6, donde tramita la causa conocida como “mafia de los contenedores”, si ciertas afirmaciones de Santoro publicadas en un artículo del diario Clarín, el 26 de noviembre de 2016, se ven reflejadas en el expediente a su cargo. Entre otras cosas, Rodríguez quiere saber si tal como publicó Santoro en aquel entonces, dos imputados “señalaron a Traficante como supuesto ‘cerebro’ detrás de la organización”.  

 

Lo que responda Aguinsky puede determinar la suerte judicial de Santoro en el caso Traficante.