#AltaData | Los cruces en el Debate entre Macri y Alberto Fernández Suscribite

X

Se veía venir y finalmente sucedió. Después de un año electoral para el olvido, en el que Cambiemos perdió la provincia y la intendencia de los Rosario y la ciudad de Santa Fe, las diferencias internas en el PRO finalmente estallaron y sus protagonistas comenzaron el divorcio.

Si bien hace rato que venía con problemas el matrimonio político de Federico Angelini, presidente del partido en la provincia y uno de los caudillos de Mauricio Macri en el Interior, con la eterna promesa rosarina Roy López Molina, en la pública todavía no había habido grandes entredichos.

Pero en los últimos días se consumó la ruptura del bloque de Cambiemos en la Cámara de Diputados de la provincia, en un movimiento simbólico que el grupo que desafía el liderazgo de Angelini afirma haber calculado para empezar a mostrar la intención de que haya reordenamientos internos luego de las elecciones nacionales.

Se quiebra

Poco después de que los legisladores Sergio Más Varela y Gerardo Mastrocola se fueran de la bancada de Angelini, el armador PRO en Santa Fe, López Molina dijo en un medio rosarino que “un conjunto grande de dirigentes quiere ir a un espacio más amplio y democrático, más moderno, y cambiar las jefaturas autoimpuestos por liderazgos genuinos”. Sin dar nombres, comenzaba a apuntarle a su ex socio y daba entidad a las versiones que hablan de un gran movimiento puertas adentro.

Según pudo saber El Destape, el espacio disidente incluye además de Más Varela y Mastrocola, a los diputados nacionales Lucas Incicco y Lucila Lehman; los concejales Germana Figueroa, Renata Ghilotti, Agustina Bouza y Agapito Blanco; el edil electro Marcelo Megna y el ex secretario del partido Ricardo Schlieper.

También nombran a “muchos concejales y dirigentes del interior de la provincia”, como Funes, Sunchales, Rafaela, Las Rosas y otras localidades. Incluso incluyen a un sector del radicalismo. “Los PRO daremos nuestra discusión interna, pero estamos en el camino de construir algo más grande, de manera más democrática y representativa”.

Sin poder

Si bien pudo retener algunos municipios menores, el macrismo no tendrá en Santa Fe ningún lugar de renombre, ya que José Corral (perdió la gobernación) también fue derrotado en su municipio. Una derrota a nivel nacional, que a esta altura es muy probable, lo obligará a barajar y dar de nuevo en la provincia. Angelini será diputado nacional: el macrismo aspira a sacar al menos cuatro bancas con la lista que encabeza.

El grupo leal a Angelini serían los diputados nacionales José Nuñez y Gisela Scaglia, los ediles Alejandro Roselló y Carlos Cardozo, y los diputados provinciales electos Gabriel Chumpitaz y Ximena Sola. Un integrante del grupo crítico le facturó al líder del PRO “cerrar negociaciones sin discusión interna y pagarle a sus empleados con lugares en las listas”.

Como ejemplo, la fuente comentó que Sola es su secretaria privada. Y recordaron que en las PASO, Angelini evitó por vía judicial la interna de Diputados con una lista radical. “Sin internas la cosa es cada vez más mediocre, porque terminamos no disputando lugares de poder real. Son La Cámpora del PRO”, calificaron.

Tapan la interna

Desde el sector que responde directamente a la Casa Rosada, definieron a los rebeldes como “los que parece que gustan perder una interna cada dos años” y aseguran que “la militancia entera” quedó del lado del presidente del partido.

“Son los mismos que le llenaron la cabeza a Ana (Martínez) y la hicieron perder. Ana obvio va por el medio y se ríe de todos. Es la única con votos”, contestó una de las espadas de Angelini en referencia a la conductora televisiva que compitió en 2017 contra López Molina y acompañó en la fórmula a Corral este año. “Hasta el 28 de octubre yo estoy de campaña. No gasto una bala en esto”, le bajó el precio el dirigente.

Pero desde el otro lado afirman que el angelinismo no quiere que se exteriorice la interna por “apetencias personales”, y apuntan por ejemplo al presidente del Concejo rosarino, Alejandro Roselló, que quiere revalidar su cargo. “La presidencia se la armó Fede”, argumentan. Y dispararon: “Están preocupados de que no se noten los problemas internos para vender lo que no tienen”.

Sin embargo, marcaron que “nada de esto está por encima de lo más importante hoy que es la elección nacional de Macri y de poder llegar al balotaje”, pero advirtieron que “hay una idea de construcción de un nuevo espacio y disputar los lugares de poder dentro del PRO”.

 

*Nicolás Maggi es corresponsal de El Destape en Santa Fe.