Cerraron los comicios en Santa Fe, en el marco del súperdomingo electoral, y hay mucha expectativa por los resultados. La que mayor atención concentra es la de gobernador, donde el socialista Antonio Bonfatti y el peronista Omar Perotti son los favoritos. Relegado, en un tercer puesto, quedaría el radical José Corral y se esto traducirá en un duro golpe para la Casa Rosada que ya acumula, entre PASO y Generales, 14 derrotas.

Otras disputas importantes son las que se dan en las ciudades de Rosario y Santa Fe. En la primera, llegan parejos el peronista Roberto Sukerman y el candidato del Frente Progresista, Pablo Javkin, referente de la Coalición Cívica aunque alejado de Elisa Carrió.

En la segunda, el periodista Pablo Jatón (Frente Progresista) le arrebataría al radicalismo la ciudad, hasta ahora gobernada por Corral. Sería la cuarta capital que pierde Cambiemos (las otras fueron Santa Rosa, Córdoba y Paraná). Jatón tiene más del 70% de imagen positiva en la ciudad y esto debe a que fue durante 20 años la cara del noticiero de Canal 13 en la provincia. Jatón terminaría con tres mandatos radicales consecutivos.

Santa Fe es el tercer distrito electoral más numeroso del país con 2,5 millones de personas habilitadas para votar. Esto representa el 8% del padrón. Ahí radica la importancia del resultado de esta elección a comparación de las otras que se darán hoy (Tierra del Fuego, San Luis y Formosa).

Hay expectativa por el pronunciamiento público de Perotti sobre las fórmulas a presidente y vicrepresidente. Distintos candidatos del Frente Juntos señalan que no tiene mucho margen para correrse del debate y que “jugará adentro, apoyando la fórmula Fernández-Fernández, aunque quizá no ponga el cuerpo en la campaña”. A partir del lunes comenzará la discusión sobre el armado de la lista de diputados nacionales y el espacio PJ-K aspira a ganar cinco bancas.

Pero también se espera un pronunciamiento de los socialistas sobre la fórmula Roberto Lavagna-Juan Manuel Urtubey. Al parecer, el gobernador Miguel Lifschitz no lo acepta a su par salteño.

Hermetismo total en Santa Fe. Los candidatos provincializaron la campaña y en esa línea se manejan hoy también. Por eso no se esperan dirigentes a nivel nacional, ni oficialistas ni opositores. En los bunkers Bonfatti y Perotti se manejan con cautela y no hay exitismo. Esperan que después de las 21 comiencen a aparecer los primeros resultados de una elección que miran atentos Macri, los Fernández y Lavagna.

Legislatura con mayoría socialista y el factor Granata

La elección, además de los cargos ejecutivos, también definirá cómo quedará conformado el poder legislativo: se eligen 19 senadores y 50 diputados provinciales. En esta última categoría se espera que el gobernador Lifschitz, que va como primer candidato por el Frente Progresista, tenga una buena performance, incluso superior a la de Bonfatti. Si gana, de acuerdo al sistema electoral santafesino, se quedará con 28 bancas y las restantes se disputarán entre las restantes fuerzas políticas a través del sistema D'hondt.

De acuerdo a los sondeos, esas 22 bancas serán repartidas entre el candidato por el Frente Juntos Leandro Busatto, quien se quedaría con el segundo lugar; Gabriel Chumpitaz (Cambiemos) quedaría tercero, seguido muy de cerca por Amalia Granata (Unite) que cuenta con el apoyo de los evangelistas y los que están en contra del aborto legal, seguro y gratuito. 

Los últimos lugares serían para Rubén Giustiniani (Igualdad y Participación) y para Carlos Del Frade (Frente Social y Popular), quien pone en juego dos bancas. En Santa Fe señalan que el hecho de no haber podido conformar un frente los podría dejar con una representación disminuida en la próxima Legislatura.