Dólar a $ 73 y el negocio del hambre | El Destape con Roberto Navarro Suscribite

X

La Justicia allanó IEASA (ex ENARSA) por la privatización de las centrales térmicas Brigadier López y Ensenada de Barragán. El Gobierno Nacional se las entregó a Nicolás Caputo y a Marcelo Mindlin a un precio menor al que costó su construcción.

El juez federal Sebastián Casanello allanó las oficinas del organismo encargado de la energía argentina en busca de documentación, pudo saber El Destape. La causa fue denunciada por los diputados Rodolfo Tailhade, Darío Martínez y María Emilia Soria.

IEASA le vendió a Central Puerto (de Caputo) la termoeléctrica Brigadier López por U$S 326 millones. A su vez, le cedió Ensenada de Barragán por U$S 533 millones a un consorcio organizado por YPF y Pampa Cogeneración SA (holding de Mindlin). Este precio es muy inferior a los costos de construcción, de acuerdo a la acusación judicial. De hecho, para quedarse con ellas, Macri pagó un adicional de $ 1.600 millones a IECSA, la constructora de Ángelo Calcaterra, como había publicado este medio.

El ex ministro de Hacienda Nicolás Dujovne había contabilizado las privatizaciones como ingreso fiscal ordinario para esconder otro incumplimiento con el acuerdo con el FMI. De esta manera, celebró el superávit ficticio de $ 30.221 millones, también maquillado con el uso del Fondo de Garantía de Sustentabilidad.