El intendente de Tafí Viejo, Javier Noguera, confesó que no se arrepiente de llamar 'domador de reposera' a Mauricio Macri. Sin embargo, explicó que por sus dichos recibió “extorsiones del Gobierno nacional".

"No me arrepiento de haber llamado 'domador de reposera' a Macri después de que me provocara diciéndome 'remolón'", admitió el mandamás municipal. "El Presidente no tiene autoridad moral para llamarme 'remolón'. En menos de cuatro años lleva más de tres meses de vacaciones", abundó.

Todo empezó porque el miércoles, el Presidente descalificó a Noguera porque las autoridades municipales no habían habilitado un jardín de infantes antes del acto en la localidad. Ante esto, el funcionario le respondió: “La habilitación municipal no es un acto discrecional del intendente".

"Ha intentado exigir una habilitación municipal cuando no estaban dadas las condiciones. No depende de mi voluntad sino de situaciones objetivas", aclaró.

Tras esta respuesta que le dio Noguera a Macri, el intendente advirtió: "Recibí extorsiones del Gobierno nacional, que son violatorias de cualquier norma constitucional. Usa las herramientas del Estado para un ajusticiamiento político". "Por primera vez en la historia de Tafí Viejo y de nuestra provincia, la AFIP vino a revisar nuestras cuentas", indicó.

"No tengo absolutamente nada que esconder y he sido reelegido con el 57% de los votos hace dos meses", resaltó. Al respecto, razonó que "este hecho merece un enérgico repudio. Me parece una actitud persecutoria que atenta contra cualquier principio democrático para domesticar al que piensa diferente". Incluso adelantó que el gobernador provincial se opone a estas presiones del organismo recaudador: "Estoy en este momento con el gobernador Juan Luis Manzur, que está asombrado al igual que yo y repudia la situación".