Ernesto Sanz era el preferido de los radicales para ser el compañero de fórmula de Mauricio Macri en las próximas elecciones. Por decisión personal, el ex senador se mantiene excluído de la función pública y no cambió de opinión. Tras su negativa, y siempre con la idea de buscar ampliar Cambiemos y acercarse al peronismo no K, sugirió el nombre de Miguel Ángel Pichetto. Hoy el senador peronista fue ungido por Macri como precandidato a vicepresidente de una alianza que cambiará de nombre.

Comenzó así el operativo para convocar a Pichetto. El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, llamó al peronista y le aseguró que tenía el respaldo de la UCR para ser el precandidato a vicepresidente. Tras el anuncio, la troika radical que conforman Sanz, Morales y Alfredo Cornejo salieron a respaldar la decisión de Macri. Otro que tejió fuerte fue el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien habló con Marcos Peña y lo convenció para ampliar la alianza.

Tras el ofrecimiento, Pichetto no dudó y dio el "si". Esto fue ayer por la mañana. La entrevista con Pagni hoy tiene una lectura. Por la noche, reiteró que no votaría por el kirchnerismo en un eventual balotaje con el oficialismo, y aseguró que el proceso de Macri “termina en 2023”.

A través de una carta, Sanz señaló "la necesidad de mostrar que Cambiemos tiene además de competitividad electoral, condiciones de gobernabilidad que reparen sustancialmente los limitantes expresados entre 2015 y 2019" y marcó que así se "explica la apertura de la fórmula presidencial a un referente que reúne las condiciones de: experiencia en el manejo parlamentario, procedencia peronista –lo que garantiza la ampliación de Cambiemos que fue uno de los pedidos principales del radicalismo a través del documento aprobado en su Convención-, y vínculos con factores de poder relevantes en la constitución de la gobernabilidad".

Desde el radicalismo señalaron a El Destape que el nombramiento de Pichetto aporta volumen político y amplitud. En cuanto al volumen electoral, eso está por verse. También, desde el entorno de un importante funcionario de Cambiemos, confiaron que que "Pichetto siempre estuvo y la relación entre él y Macri siempre fue buena".