El presidente de Boca, Daniel Angelici, protagonizó un insólito momento al presentarse en Madrid para reclamar por la Superfinal de la Copa Libertadores con un auto que llevaba los colores de River.

A más de siete meses de la derrota 'Xeneize' en la final más importante de su historia, Angelici viajó hasta la sede de La Liga española para defender el reclamo legal que inició tras los incidentes en el partido de vuelta que debía disputarse en el Estadio Monumental. Hasta allí la situación no tiene nada de particular, si no se toma en cuenta que el líder de Boca llegó en un taxi, que en la capital española son Blancos con una franja diagonal roja en sus puertas delanteras.

 

 

Los fotógrafos no se perdieron la imagen y las redes sociales estallaron en memes y burlas por el particular detalle que se le pasó al amigo de Mauricio Macri.

En España, Angelici debió declarar ante el TAS, al igual que lo hizo Rodolfo D'Onofrio, mandamás de River, jugadores, médicos y empleados de ambos clubes.