Roberto Navarro, Víctor Hugo y el primer debate presidencial Suscribite

X

La Sala II de la Cámara de Casación Penal confirmó la desestimación parcial de una causa impulsada contra un grupo de periodistas, a los que se acusó de haber estado en contacto con agentes vinculados a organismos de seguridad e inteligencia para perjudicar a los camioneros, por poner en riesgo la libertad de prensa y expresión respecto de asuntos de interés público.

"La sala II de la Cámara Federal acaba de confirmar la desestimación de las burdas acusaciones de Hugo Moyano y Daniel Llermanos (abogado de la familia) contra mí", publicó Luis Majul, uno de los denunciados, en Twitter.

Los magsitrados Leopoldo Bruglia y Martín Irurzun resolvieron la desestimación amparándose en el derecho a la libertad de expresión. Argumentaron que el juzgado Federal 4 "explicó que no se han expuesto en las denuncias acciones concretas por parte de los periodistas allí mencionados (en especial se hizo referencia a Majul, pero también se aludió a otros, como Alejandro Fantino, Gustavo Grabia y Alfredo Leuco) que excedieran de aquello que difundieron u opinaron en los medios televisivos, centralmente sobre la situación judicial de Hugo y Pablo Moyano".

En esta línea, el magistrado sostuvo "que todo lo demás que se ha dicho en derredor de ello –por ejemplo, sobre la presunta vinculación con servicios de inteligencia o la relación de las manifestaciones con supuesta asignación de pauta no identificada específicamente por el particular damnificado-, no excede de conjeturas que éste extrae de lo objetivamente sucedido, que es la programación". 

En base a ésto, se manifestó que "la pretensión de dar apertura a la persecución penal ante un planteo que, hoy, reúne las señaladas condiciones descriptivas, no puede ser abordada prescindiendo de las implicancias constitucionales que, en efecto, rodean al tema", como la libertad de expresión.

Por eso, se argumentó que "los interrogantes que planteó (la querella de Moyano) se dirigen a cuestionar los motivos del (o de los) periodista(s) para dar cierta opinión o información, o bien a pretender que se investigue cómo accedió (o accedieron) a aquella", datos provistos "en medios de difusión masiva sobre cosas de interés público".

Pese a ello, se agregó que "las actividades de quienes –según supone el querellante- podrían ser fuentes o interesados en esos contenidos (por ej: agentes vinculados a organismos de seguridad e inteligencia y sus superiores jerárquicos, entre otros) es materia de una investigación que (luego de acumular varios expedientes bajo su dirección) se encuentra abierta y en trámite ante la fiscalía y el juez".