Cambiemos, al borde de la ruptura en el Congreso por la ley de Emergencia Pública del Gobierno

La Coalición Cívica no dará quórum y votará en contra mientras que los gobernadores de la UCR anticiparon que van a habilitar el tratamiento y acompañar la iniciativa en general.

17 de diciembre, 2019 | 17.37

El envío al Congreso del proyecto de ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva en el marco de la Emergencia Pública ya desató la primera gran interna dentro de Juntos por el Cambio. El interbloque que lidera el radical Mario Negri tiene previsto reunirse hoy a las 19 para definir una posición pero la fractura ya está expuesta: La Coalición Cívica anunció que no va a dar quórum ni va a votar la iniciativa mientras que los tres gobernadores radicales se comprometieron con Alberto Fernández, como mínimo, a facilitar el tratamiento del proyecto. 

Viajamos al día después de las PASO 2019

"Con esta Ley de poderes especiales y extraordinarios quieren hacernos creer que Juntos por el Cambio dejó tierra arrasada. Esto no es así. Con esta ley vamos a una democracia delegativa", se alarmaron en el bloque que integra Elisa Carrió. Los diputados que responden a la chaqueña mantuvieron una reunión esta misma tarde y definieron oponerse en duros términos al proyecto oficial. "La CC no va a habilitar y delegar ningún tipo de facultades que destruyan la Constitución, el Congreso y facultades propias de la Cámara de Diputados", expresaron a El Destape fuentes del espacio. Los cuestionamientos también apuntan a la cantidad de emergencias que se declaran. Le reprochan al Frente de Todos haber armado una mega emergencia con 9 áreas; además de determinar la intervención de los entes reguladores Enargas y el Enre. De esta manera, la Coalición Cívica se posiciona como el sector más duro de Juntos por el Cambio, fiel al estilo de Carrió. Aseguran que el proyecto es "inconstitucional por donde se lo mire" y que "ni (Roberto) Dromi se animó a tanto", en referencia al ex ministro de Carlos Menem.

La posición de la CC choca abiertamente con la que adoptaron los gobernadores radicales Gerardo Morales (Jujuy), Eduardo Valdés (Corrientes) y Rodolfo Suárez (Mendoza), quienes el lunes se reunieron con Alberto Fernández por más de una hora. "Vamos a viabilizar, a dar quórum y vamos a estar para que los proyectos se traten. La oposición estará sentada para viabilizar el proyecto, va a contribuir a que el Gobierno tenga herramientas, que muchas de ellas compartimos", dijo Morales al salir del encuentro. Esa misma tarde fue electo secretario general del Comité Nacional. Valdés ratificó hoy la misma línea: "Seguramente habrá algunas leyes en las que en general estaremos acompañando y dando nuestro punto de vista, pero no obstaculizando lo que son las primeras medidas del gobierno nacional“.

En el PRO también tienen una posición parecida a la de la Coalición Cívica, sobretodo porque la iniciativa del Frente de Todos es lapidaria con la herencia recibida por parte del macrismo. Los ánimos al interior de Juntos por el Cambio están más que caldeados. Sería una muy mala señal de cara al futuro si en el primer proyecto de ley que les toca debatir en el rol de oposición, cada espacio actuara por su cuenta. 

En el Congreso mantenían cierta expectativa sobre la posibilidad de encontrar un punto de acuerdo durante la reunión que conducirá Negri. El diputado cordobés tendrá que apelar a todas sus dotes de negociador para contener la crisis interna y evitar la fractura. 

SOSTENÉ A EL DESTAPE ►