El presidente Mauricio Macri y los ministros de la Corte Suprema Carlos Rosenkrantz y Elena Highton de Nolasco compartieron un almuerzo de camaradería en la Casa de Gobierno. El dato es que en la reunión con el jefe de Estado no estuvieron Ricardo Lorenzetti, Horacio Rosatti y Juan Carlos Maqueda, los tres magistrados que votarían a favor de los jubilados en la causa por las actualizaciones de ingreso.

Junto al mandatario nacional y las autoridades del máximo tribunal se encontraban el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Justicia, Germán Garavano.

La gestión Cambiemos está preocupada dado que teme que la Corte Suprema de Justicia falle en contra de sus deseos y aplique un índice de actualización de las jubilaciones en litigio legal, más elevado que el que propone la ANSES, lo que le generaría un cimbronazo en las arcas públicas.

El máximo tribunal se dispone a dictar sentencia antes de fin de año y hasta el momento es probable que tres de los cinco jueces apoyen el reclamo de los jubilados en contra de los deseos del Gobierno.

La Corte discutirá próximamente qué índice se debe aplicar en los casos de jubilados que hicieron juicio de actualización de haberes. Hasta ahora se aplicaba el Índice de Salarios Básicos de la Industria y la Construcción (Isbic), pero la Anses desde hace un año le transfirió a la Corte el problema al solicitar que se aplique otro índice, el de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte).

En la inmensa mayoría de los casos en juicio, eso implicaría que los haberes se estimen a la baja.