El líder mapuche Facundo Jones Huala fue extraditado este martes a Chile, donde será juzgado por los delitos de "incendio en lugar habitado y tenencia ilegal de arma de fuego de fabricación artesanal".

El traslado del joven fue autorizado por el presidente Mauricio Macri, luego de un fallo de la Corte Suprema de Justicia que apoyó el pedido del país vecino.

En la resolución, los miembros del máximo tribunal penal también consideraron que se debería computar "el plazo de detención ya cumplido" por Jones Huala en la Argentina.

El lonko viajó por la tarde de este martes a Chile, según confirmaron los Ministerios de Seguridad y de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación.

Un fuerte y secreto operativo policial, coordinado por la cartera que dirige Patricia Bullrich y la Policía Federal (PFA), a cargo de Néstor Roncaglia, llegó cerca de las 17:00 a la Unidad Penal N° 14 de Esquel, donde se encontraba alojado el referente de la agrupación Resistencia Ancestral Mapuche (RAM).

De acuerdo con fuentes oficiales, Jones Huala fue escoltado por cuatro efectivos de esa fuerza, con el respaldo de dos agentes del grupo GEOF y otros dos de Interpol.

El joven fue trasladado en un helicóptero hasta el aeropuerto de Esquel, donde abordó un avión, también de la PFA, que a las 17:50 partió rumbo a Chile.

Hace algunos días, el Comité de Derechos Humanos de la ONU le había solicitado formalmente al Gobierno argentino que suspenda la extradición del líder mapuche.

El organismo internacional había iniciado una causa para investigar si se cumplían los derechos y garantías del detenido.

La autorización para la extradición fue firmada por el presidente Mauricio Macri, luego del pedido del juez federal de Bariloche, Gustavo Villanueva, que luego fue confirmado por la Corte a finales de agosto.

Jones Huala había rechazado su traslado al país trasandino por considerar que los delitos que le adjudicaban eran de carácter "político".

El lonko pedía ser juzgado en la Argentina basándose en la normativa que rige en materia de pueblos originarios y en cuestiones varias vinculadas con el "principio de doble incriminación".

La Corte rechazó los planteos del imputado, pero recomendó que Chile compute "el plazo de detención ya cumplido" por Jones Huala en Esquel.

Villanueva había revocado además la prisión domiciliaria del lonko por riesgo de fuga, por lo que el sospechoso había vuelto al penal de la ciudad chubutense, donde estuvo alojado por más de 13 meses.