Con un ojo en sus cuentas, las provincias se encolumnan detrás del canje nacional

Sin importar el signo político, todos los gobernadores respaldaron el proceso de reestructuración. Luego de la operación a nivel nacional habrá que regularizar los pasivos provinciales. Los vencimientos que enfrentan en moneda extranjera superan los 12.000 millones de dólares.

18 de julio, 2020 | 00.05

Detrás de la reestructuración de deuda de la administración central con acreedores externos y locales será el turno para las provincias. En el lapso que lleve el proceso de canje nacional se seguirán acumulando los vencimientos en la mayoría de las provincias llevando a muchas a situaciones de default selectivo. En total son 2856 millones de dólares sólo este año en servicios de deuda en moneda extranjera que estas jurisdicciones tendrán que pagar luego del período de gracia que se termine negociando con los acreedores para el canje. Para los próximos años los vencimientos de capital e intereses en dólares de las provincias quedaron pactados en 3402 millones en 2021, a 2593 millones en 2022 y 3166 millones en 2023. Todo esto con recursos propios en caída libre. 

Vicentin: de gran empresa a gran estafa

De acuerdo con el último informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso, el monto de servicios de deuda  que restan abonar hasta fin de año por el Estado argentina en moneda extranjera asciende a 21.867 millones de dólares, concentrada mayormente en diciembre (8783 millones), como consecuencia del diferimiento de pagos dispuesto mediante el DNU 346 del 6 de abril de 2020. El decreto se dictó en el marco de las negociaciones para reestructurar pasivos por 65.800 millones de dólares con acreedores extranjeros.

Entre distintos aspectos negociados con los acreedores, el período de gracia hasta que el país volviera a pagar intereses y capital, fue uno de los aspectos clave y uno de los puntos en que más cedió el equipo económico que conduce Martín Guzmán. La oferta inicial contemplaba hasta tres años y medio (en la práctica) de gracia y la última oferta presentada ante la Comisión de Valores de Estados Unidos establece solamente un año de respiro. En ese período de gracia se acumulan vencimientos que, transcurrida la prórroga para su pago, comienzan a ingresar en cesación de pagos. Lo mismo sucede con las provincias.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

La herencia macrista que derramó a nivel provincial implicó un aumento del peso de la deuda de las provincias de 4,5 por ciento del PBI (en el 2015) a un 7,4 por ciento a diciembre del año pasado, según cifras actualizadas por la Secretaría de Finanzas. La posibilidad de refinanciar la deuda no es la misma para todas las provincias, pero aún así, el potencial estrangulamiento crediticio producto de un extender el default afecta a todas las jurisdicciones, 

La mitad no puede pagar

La provincia en iniciar el derrotero fue Buenos Aires, que sigue una estrategia de negociación en línea con lo que sucede a nivel nacional. Entre julio y diciembre la Provincia seguirá enfrentando vencimientos por 408 millones de dólares.  Este mes se sumarán al listado de jurisdicciones con default selectivo Salta, Chubut, Neuquén y Tierra del Fuego. El mensaje desde Nación para todas fue: "no hay dólares para pagar la deuda nacional, tampoco lo hay para transferir a las provincias". La posibilidad de un salvavidas nacional ya había quedado claro antes de la pandemia cuando esa ayuda no le llegó a la administración de Axel Kicillof. 

La Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Mendoza mantienen aún acceso al mercado, pero otras jurisdicciones, como Río Negro, Chubut, Entre Ríos, Jujuy, Chaco, Neuquén, La Rioja, Salta, Chaco, Tierra del Fuego o la provincia de Buenos Aires, deberán colocarse en la cola con sus pasivos en cesación de pagos. A Río Negro se le venció esta semana la prórroga legal para pagar un vencimiento por 10,5 millones de dólares y se incorporó a la lista de las jurisdicciones que enfrentan vencimientos de deuda hasta diciembre.

La Ciudad de Buenos Aires tiene vencimientos hasta fin de año por 44 millones de dólares  y Córdoba, por 61 millones. De acuerdo con la Secretaria de Finanzas, la estructura de servicios de deuda provincial consolidada que dejó el macrismo estuvo compuesta en un 74 por ciento por bonos  (en 2019 implicó 88.035 millones de pesos en amortización y 132.601 millones en intereses) y en un 11,3 por ciento por préstamos de organismos internacionales (14.383 millones y 6246 millones en capital e intereses respectivamente).

Le siguieron en importancia el año pasado los vencimientos con el gobierno nacional, un 11,1 por ciento (6193 millones y 13.940 millones de pesos en capital a intereses); 3,1 por ciento con el Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial  (9457 millones y 13.855 millones respectivamente); 2,6 por ciento con bancos (4219 millones y  3955 millones); un 1 por ciento con el Fondo Fiduciario Federal de Infraestructura Regional (1974 millones y 731 millones) y 0,5 de deuda consolidada (1299 millones y 452 millones). 

Para este año, el ranking de vencimientos en dólares por provincia lo encabezan Buenos Aires (1928 millones de dólares), CABA (254 millones), Córdoba (177 millones), Neuquén (99 millones) y Chubut (90 millones). Para el año próximo la Provincia enfrenta, teniendo en cuenta el pasivo sin reestructurar, vencimientos por 1714 millones de dólares, seguido por Córdoba (873 millones), CABA (244 millones) y Chubut (165 millones), entre otros. 

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►

Vicentin: de gran empresa a gran estafa

MÁS INFO
Cristian Carrillo

Es licenciado en Economía (UBA). Integró el Centro de Estudios para la Planificación del Desarrollo de la Economía. Escribe de Economía y Finanzas desde 2004 y trabajó en Página/12, Ámbito Financiero y la agencia de noticias Télam, radio América, AM750, Radio Palermo y El Mundo. Melómano empedernido, rozando lo histérico.