La brecha cambiaria potencia la especulación de precios en la góndola

Pese a que el dólar oficial avanzó apenas 5% en el último mes, los listados de alimentos, linea blanca, materiales para construcción e insumos difundidos subieron hasta un 50%, al ritmo del blue. 

24 de julio, 2022 | 00.05

Los precios de la economía real no se rigen, o no debería hacerlo, por otro tipo de cambio que no sea el oficial. Pensar que el precio del dólar blue está internalizado en los valores actuales es un error que enseñó --sin haberlo aprendido, según parece-- el ex ministro de Economía Alfonfo Prat-Gay cuando liberó el dólar y los precios se dispararon. Sin embargo, el hecho de que se mantenga la brecha cambiaria durante tanto tiempo distorsiona también los precios relativos y, en medio de una escalada especulativa, termina por "derramar" a todos los productos, máxime cuando hay restricciones al acceso al mercado oficial para importadores ante la escasez actual de reservas. Según precios recolectados por El Destape, los incrementos en las últimas semanas superaron el 20 por ciento, al compás de las presiones sobre el dólar informal. 

"En una semana nos subieron los listados tres veces. Un alfajor valía el miércoles 85 pesos y hoy está 100 redondo (18 por ciento) y la caja de hamburguesas Paty pasó de 187 a 220 (17 por ciento). Pero lo peor fue en limpieza. El jabón líquido de la marca Skip saltó de 500 pesos la semana pasada a 750 (50 por ciento)", señalaron a este medio desde un comercio de cercanía en el conurbano bonaerense. Estos aumentos se hicieron todavía más tajantes en línea blanca y electrónicos, donde alcanzan el 50 por ciento, aunque también hubo fuertes remarcaciones en insumos difundidos y materiales para la construcción.

Esta semana se intensificó la corrida cambiaria, que ya acumula tres semanas sin tregua, y el denominado dólar blue que se vende en las cuevas financieras se disparó un 16 por ciento en apenas cinco días hábiles, de 291 a 340 pesos. En el último mes, acumula un salto de 51,7 por ciento, respecto de los 224 pesos que valía la variante ilegal antes de la corrida especulativa que se inició la salida intempestiva e irresponsable del ex ministro de Economía Martín Guzmán. En el caso del contado con liquidación, una cotización que surge de la compra de un bono en pesos y su venta en dólares en el exterior, el precio pasó de 303 a 332 pesos en una semana, un 9,6 por ciento, mientras que la escalada asciende a 41 por ciento en los últimos 30 días. 

En el gobierno sostienen que detrás de la suba existe una demanda real que es atizada por maniobras especulativas que, aseguran, tienen nombre y apellido. Además de las financieras bajo la lupa de los organismos de control, la mirada se posa sobre un grupo de bancos que está operando fuerte contra el peso; dos de origen español, uno galo y otro de capital "nacional". 

En un escenario de incertidumbre y falta de divisas, lo que obliga a muchas pymes a buscar en el mercado financiero el acceso a los dólares que el Central no les entrega -es eso o frenar la producción/ comercialización--, los precios de los stock existentes comienzan a revaluarse sobre un mix entre el precio oficial del dólar para reposición y la expectativa de devaluación. Más allá de algunos abusos por encima, incluso de este comportamiento "anticipatorio", la cuenta parece cumplirse a la perfección. El blue se disparó un 51 por ciento en las últimas cuatro semanas, mientras que el oficial lo hizo un 5 por ciento. Los precios de los productos en góndola acumulan alzas que se ubican entre 20 y 25 por ciento hasta este viernes. 

Cuánto se dispararon los precios

En medio de las turbulencias, los grupos de poder hacen su juego y revalorizan sus stocks casi a diario. "En la última semana se vieron aumentos de 10 por ciento en alimentos; de 13 en higiene personal, de 35 por ciento en rollos de cocina y papel higiénico, que lo retuvieron bajo la excusa de la suba de commodity de la celulosa; lo mismo con café, que aumentó 35 por ciento y el azúcar que saltó 58 por ciento", detalló un empresario del segmento autoservicios. 

En el rubro alimentos los precios superaron los dos dígitos en las última semana y en un mes ascienden hasta más de 20 por ciento. De acuerdo con el último informe del Centro de Estudios Scalabrini Ortiz, esta semana las frutas y verduras saltaron un 8,1 por ciento y en el mes acumulan un alza de 23,8 por ciento. Todos los rubros evidenciaron alzas significativas. 

En el rubro azúcar y edulcorantes, las subas fueron de 9,1 por ciento la semana pasada y 16,1 en un mes; en fiambres, de 8 y 11,7 por ciento respectivamente; en salsa, de 6,9 y 18,4 por ciento; en conservas, de 6,1 y 14,4 por ciento; en yerba, de 5,7 y 14,4 por ciento; en cereales, de 5,4 y 11 por ciento; en golosinas, de 4,8 y 9,8 por ciento, en panificados, de 4,7 y 12,5 por ciento; en pastas secas, de 4,4 y 17,1 por ciento; en infusiones, de 4,2 y 15,9 por ciento; en aceites, de 3,3 y 10,5 por ciento, en dulces y mermeladas, de 2,8 y 14 por ciento y en lácteos, de 1,5 y 12,5 por ciento. En artículos de limpieza se registraron aumentos en perfumería para bebes, de 3,6 por ciento semanal y 10,2 por ciento mensual; en jabones, de 3,6 y 11,8 por ciento respectivamente

En línea blanca los aumentos fueron aún más abusivos, atizados por una demanda como cobertura contra la inflación que se aceleró. En el rubro de electrodomésticos se destacan las subas en heladeras, con un incremento de 7,3 por ciento la semana pasada y de 33,8 por ciento mensual; en artículos de lavado y secado, con alzas de 14,8 y 38,6 por ciento respectivamente; en climatización, de 12,7 y 25,7 por ciento; en audio, de 9,8 y 14,4 por ciento; en calefones y termotanques, de 8,9 y 26,8 por ciento y en cocinas, de 8,1 y 25 por ciento, según el relevamiento del CESO. 

En electrónicos se registraron aumentos para el rubro celulares, de 8 por ciento semanal y 24,3 por ciento mensual; mientras que en TV y video fue de 7,4 y 21,4 por ciento respectivamente. Según datos de la Federación Argentina del Comercio de Artefactos para el hogar y Afines, en notebooks y otros productos de electrónica hubo en los últimos días remarcaciones de  entre un 15 y un 22 por ciento. 

En materiales para la construcción los cambios de precios son casi diarios. "Estimados, a raíz de los acontecimientos ocurridos el fin de semana, y hasta que se aclare el panorama económico, estaremos entregando solamente aquellos pedidos que se encuentren cancelados (saldo a favor en cuentas corrientes o facturas pagas). A su vez si poseen facturas impagas les recomiendo abonarlas el día de HOY para fijar las condiciones en un escenario de probable volatilidad", señala el mail que envío uno de los principales proveedores de chapas a los distribuidores minoristas al que accedió este medio. 

En caños, la última semana hubo un aumento de 12 por ciento. "En chapa tuvimos un aumento de 3 por ciento el lunes 4, de 4 por ciento el jueves 7 y de 13 por ciento el martes 12", detalló el dueño de un distribuidor de chapas, hierros, mallas y metales. En el caso de la bolsa de cemento, el valor promedio fue de 1269 por ciento, con un alza de 7 por ciento intermensual. 

En simultáneo se endurecieron las condiciones crediticias y se cortaron los pagos en cuotas sin interés para la mayoría de los bancos, sean en compras digitales como en locales. Esta situación empeora la realidad de los hogares, que no llegan a fin de mes y hacen uso de la tarjeta para financiar el gasto corriente. En el segundo trimestre de del año hubo un incremento significativo de la demanda crediticia de las tarjetas (35,6 por ciento), y en menor intensidad, de otros créditos al consumo (10,9 por ciento). También repercutió en los préstamos prendarios, donde las compras de automóviles nuevos y usados con este tipo de crédito se contrajo 15,2 por ciento en junio. Este efecto de pinzas impacta en el consumo y frena la actividad económica, empeorando la situación. 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►