Junto a los industriales de ambos países, Massa y Haddad defendieron la moneda común

Junto a los representantes industriales más potentes y con la presencia del canciller Santiago Cafiero, los ministros explicaron qué tipo de proyecto monetario están discutiendo. También hablaron de la región y el Mercosur. 

23 de enero, 2023 | 18.05

El ministro de Economía, Sergio Massa, destacó la decisión de los gobiernos de Argentina y Brasil de empezar a trabajar en el objetivo de "una moneda común de ambos países y con invitación a otros países de la región", al participar en Casa de Gobierno de la apertura de un encuentro empresarial que encabezaban los presidentes Alberto Fernández y Luiz Inácio Lula Da Silva. Junto a los representantes industriales más potentes y con la presencia del canciller Santiago Cafiero, el ministro compartió con su par brasileño, Fernando Haddad, la necesidad de fortalecer el vínculo comercial en la región para blindarse de shocks externos y mejorar la posición del Mercosur.

El trabajo común es "a los efectos de encontrar un instrumento económico y comercial que habilite a profundizar el sistema de comercio entre ambos países y dentro del Mercosur, pero que tenga el reflejo del producto bruto de cada uno en términos de participación", explicó Massa al asegurar que "no significa resignar la moneda" propia sino "encontrar un instrumento denominador común comercial que refleje la potencia del producto bruto de la región". En este sentido, remarcó: "No queremos estar atados a los shocks externos del dólar, el euro, o los yuanes, la situación de guerra. El programa que se puso en marcha en 2008 no cumplió el objetivo principal porque entendemos que funciona como límite el plazo que hoy tiene el sistema de arbitraje a los 30 días y pretendemos ampliarlo".

Massa y Haddad rubricaron un Memorándum de Entendimiento sobre Integración Económica y Financiera con el objetivo de profundizar e institucionalizar los esfuerzos de desarrollo regional. El memorándum busca avanzar en la reducción de las barreras en el intercambio de bienes y servicios, y en la dinamización del comercio mediante la instrumentación de líneas de financiamiento de importaciones operadas por entidades bancarias y garantizadas por los gobiernos de ambos países, con plazos, monto y contragarantías acordados caso a caso según criterios de riesgo.

"No creo que podamos ir lejos si no nos reunimos en un mismo proyecto. Ahora Lula irá a Montevideo para dejar en claro que los acuerdos comerciales no pueden debilitar a nuestro a bloque, el mensaje de Lula será para fortalecer el bloque. Que nos permita crecer con mayor desarrollo y justicia social", destacó Haddad. Bajo la gestión Luis Lacalle Pou, Uruguay viene negociando entendimientos por fuera de las regulaciones del Mercosur, lo cual motivó el enojo de líderes regionales, como el propio Alberto Fernández.

Además, el texto aborda justamente la ampliación en el uso del Sistema de Pagos en Moneda Local (SML), con la intensificación de las tratativas entre bancos centrales y otros órganos responsables. Y busca avanzar en acuerdos e instrumentos que faciliten el libre flujo de divisas entre los países.

Respecto a los acuerdos firmados, Hadad expresó la necesidad de "usar instrumentos que no logramos desarrollar en el pasado". Desde 2008 comenzó a operar el Sistema de Moneda Local (SML) entre Brasil y Argentina, un sistema de pagos destinado a operaciones comerciales que permite a los importadores y exportadores argentinos y brasileños la realización de pagos y cobros en sus respectivas monedas. Por medio del SML, las transacciones tienen un costo menor porque se logran mejores tasas de cambio.

Hasta el momento es aplicable sólo a las operaciones de comercio de bienes, incluidos servicios y gastos relacionados con ellas, tales como fletes y seguros, siempre que sea previamente pactado como condición de venta entre importador y exportador. En la actualidad el mecanismo es operado a través de los Bancos Centrales de cada país y las entidades financieras participantes del sistema, quienes realizan una compensación diaria de las operaciones de comercio exterior y así obtienen el saldo neto a ser compensado, el remanente se aplica a dólares.

Respaldo de empresarios 

Del encuentro también participaron el presidente de la Unión Industrial Argentina, Daniel Funes De Rioja y el presidente de la Confederación Nacional de Industria de Brasil, Robson Braga de Andrade. El argentino entregó una carpeta en la cual desarrolló inquietudes y propuestas para mejorar el lazo comercial, entre los que se destaca agregar valor a productos primarios, añadir agilidad al Mercosur, potenciar la convergencia de regulatorias, y profundizar la facilidad del comercio.

En el marco de la visita a la Argentina de Lula da Silva, la Confederación General Empresaria de la República Argentina (CGERA) también destacó la importancia de avanzar en el proyecto que apunta a instalar comercializadoras de productos argentinos en el país vecino. La entidad presidida por Marcelo Fernández viene trabajando en el proyecto junto al Embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, con quien ya se evaluaron las posibilidades competitivas para operar en el mercado interno brasilero.

En este sentido, Fernández hizo hincapié en que junto a la embajada argentina en Brasil se realizó un análisis de “todos los impuestos internos de nacionalización y de venta que este país tiene en cada región, con lo cual la empresa puede prever si puede participar de estas comercializadoras, sabiendo los costos internos y precios de mercado”. Las empresas que hayan analizado los precios de venta de mercado al distribuidor, negocio, mayorista, supermercado o consumidor, y que juzguen que pueden competir, deberán enviar el o los productos con todos los gastos pagos y deberá abonar la nacionalización (impuestos internos) de los mismos. Una vez puestos en las regiones y lugares estudiados previamente, se encuentra listo para ser comercializado.

La iniciativa precisa detectar depósitos, Hub o espacios amplios para recibir mercaderías de origen argentino, similares a las que se importen de otros orígenes y que acepten el ofrecimiento de trabajar de la manera que propone la Argentina. En el marco de este proceso, se realizaron estudios y reuniones con la Embajada Argentina en Brasil para detectar varios interesados en establecer contacto con empresas nacionales que fabriquen productos que tengan posibilidades y precios para ser vendidos en el mercado interno de su región o de otras cercanas; Rio Grande Do Sul, Santa Catalina, San Pablo, Bahía, Goias y Pernambuco son los estados que ya ofrecieron claramente espacios para instalar las comercializadoras argentinas.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►