La prestigiosa revista Science dejó en evidencia al mundo el brutal ajuste de Mauricio Macri a la ciencia y, más específicamente, al Conicety afirma que el acuerdo con el FMI tiene una consecuencia “dramática” en la ciencia.

Embed

"Científicos de laboratorios de toda Argentina ayer permanecieron en sus casas, sumándose así a una huelga nacional contra la última tanda de medidas de austeridad tomadas por el gobierno", afirmó el artículo firmado por Lindzi Wesse.

Y continuó: "Desde que llegó al poder en 2015, la administración del presidente Mauricio Macri recortó los esfuerzos de sus predecesores para hacer que crezca la comunidad científica. En el último impulso, el Conicet, anunció el 5 de abril que este año tiene solamente 450 puestos de nuevos investigadores para los 2600 aspirantes, lo que deja una cantidad récord de investigadores formados sin trabajo".

"El gobierno anterior había proyectado que estarían disponibles alrededor de 1400 nuevos puestos”, sostuvo Science, en una comparación con la gestión en el gobierno de Cristina Kirchner.

El artículo de Science dio cuenta de otro ejemplo concreto de cómo se busca destruir a la ciencia argentina: el 12 de abril, reveló, 140 directores de institutos del Conicet debieron pagar de su propio bolsillo los pasajes para una reunión de urgencia en Córdoba.

"En algunos casos a pesar de las llamadas de autoridades de Conicet que desalentaban la participación, de acuerdo con dos participantes que pidieron permanecer en el anonimato”, concluye.

LEER MÁS: Científicos del Conicet revelaron la crítica situación del organismo