El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y su ministra de Educación, Soledad Acuña, se negaron a debatir su proyecto inconsulto de cerrar todos los profesorados porteños en el Congreso Nacional.

Diputados de los bloques opositores organizaron una audiencia pública por el polémico plan de la Ciudad de Buenos Aires de crear una UNICABA, que implica el cierre de los 29 institutos de formación docente. La idea del espacio de discusión surgió a partir del masivo rechazo de la comunidad educativa a la intención oficial.

Junto a Larreta y Acuña, se negaron a rendir cuentas el subsecretario de Planeamiento e Innovación Educativa, Diego Meiriño, y la directora General de Educación Superior, Marcela Pelanda. Ninguno de ellos adelantó su ausencia y mucho menos la justificó.

Las invitaciones también fueron cursadas para los legisladores de Cambiemos en la comisión de Educación, y repitieron la actitud de los funcionarios del Ejecutivo de su mismo color político. “Hoy el Gobierno tenía una oportunidad de sentarse a dialogar, pero se negaron. Este es el falso diálogo del Gobierno”, explicó el diputado Leonardo Grosso.

“Lo primero que exige la comunidad es que se retire el proyecto de la Legislatura y que se convoque a un diálogo para poder mejorar la formación docente. Hay necesidad de una audiencia pública. Pero Larreta nunca se sentó a hablar con las partes”, esgrimió, en diálogo con El Destape.

“Después de 12 años en la Ciudad, el PRO quiere hacer una reforma exprés. No tiene sentido”, apreció la diputada Cecilia Moreau. “El Gobierno y el FMI tienen la misma concepción sobre la educación, que es un gasto y no una inversión. Y los proyectos de UNICABA y Secundaria del Futuro están alineados con el pensamiento del Fondo. Es esperable que luego haya además un recorte educativo”, criticó ante este medio.

Hoy expusieron más de 50 invitados, entre rectoras de los profesorados, gremios, docentes y estudiantes. Del otro lado, quedaron las sillas vacías de los funcionarios del Poder Ejecutivo porteño.

LEER MÁS: La Ciudad se negó a debatir la reforma educativa

En esta nota