El Gobierno nacional quiere echar al único director del Banco Central designado por el Senado porque escribió notas periodísticas criticando la gestión macrista y la "bicicleta financiera".

El miembro del directorio del Banco Central de la República Argentina que el Gobierno Nacional busca remover, llamado Pedro Biscay, rompió el silencio.

Embed

Fue ayer, cuando habló en exclusiva con Alejandro Bercovich en El Lobby, programa que conduce los sábados de 10 a 13 en Radio Con Vos (FM 89.9). "La Carta Orgánica prevé que existan diversas opiniones, establece un ámbito de pluralidad y de diferencia de criterios, y no existe ningún reglamento ni ley que impida a un director hablar públicamente", afirmó Biscay.

"Ha quedado demostrado que buscan silenciar mi rol como director en el marco de los deberes que tengo como miembro del directorio y en virtud de las funciones que establece la Carta Orgánica, y ratifico cada uno de los dichos que he formulado oportunamente en diferentes medios de prensa", agregó.

Biscay fue designado en 2014. Los mandatos de los directores del Central duran 6 años, según la carta orgánica del organismo monetario, por lo que Biscay debería cesar en su cargo recién en 2020. Sin embargo, el Gobierno hizo un pedido ante el Senado para echarlo por haber criticado la política del BCRA. Biscay es el único director del Central designado con acuerdo del Senado, ya que el resto de los integrantes del directorio de 10 miembros fueron nombrados en comisión (por decreto) por el gobierno de Macri. La Casa Rosada usó ese mecanismo con los jueces Rosatti y Rosenkrantz en la Corte Suprema, algo que luego debió revertir.

El funcionario aclaró ayer en declaraciones radiales: "El inicio del proceso de remoción por parte del Poder Ejecutivo Nacional da cuenta de un atropello institucional a mi independencia de criterio y a la independencia también del Banco Central. Pero en estos días se vieron fuertes respaldos: el respaldo de La Bancaria, de la Corriente Federal de los Trabajadores, los organismos de Derechos Humanos, más de 140 economistas, organizaciones no gubernamentales, y también un importante número de diputados que entiende perfectamente que aquí no hay ninguna causal para poder iniciar un pedido de remoción de mi pliego como director del Banco Central".

En esta nota