En conferencia de prensa del 18 de julio de 2018, el presidente Mauricio Macri afirmó: "… en términos de trabajo en Vaca Muerta este año trabajan 30.000 personas… el año que viene van a ser 80 mil y en un par de años va a ser medio millón de personas trabajando en generar energía para los argentinos y para el mundo".

Es decir, si 80 mil serán en 2019, Macri nos asegura se crearán 420.000 nuevos empleos en 2020 (nunca aclaró si totales o directos; tampoco si el "par de años" debe contabilizarse desde 2018 o 2019). Nos preguntamos respecto de su pronóstico: qué grado de veracidad y sustento técnico tiene. La respuesta: la más mínima.

Encontramos que, en realidad, Macri se basó en un informe publicado en 2014 elaborado por una dependencia del Ministerio de Planificación Federal, para colmo de males malinterpretando los hallazgos allí plasmados.

La pobreza técnica y desfachatez del régimen neoliberal es tal que, no sólo no se molestan por elaborar un nuevo informe que actualice el de 2014 en cuanto al impacto socioeconómico de Vaca Muerta luego de la renacionalización de YPF, sino que siquiera se preocupan por citar una proyección de la "pesada herencia", en este caso particular, con el agravante de provenir del vapuleado Ministerio de Planificación cuyo titular es además preso político del régimen desde hace ya 9 meses.

Asimismo, cuando Macri proyecta 80.000 empleos nuevos a 2019 para Vaca Muerta, no sólo toma números de este trabajo, sino que se apropia de una proyección calculada en función del despegue de Vaca Muerta iniciado gracias a la recuperación de la petrolera estatal.

En otras palabras, el régimen neoliberal y la gestión del CEO-ministro de Shell no habrían agregado nada nuevo a Vaca Muerta más allá de lo proyectado cuatro años antes. En cuanto al "medio millón" de empleos nuevos a 2020, encontramos que, evidentemente, Macri confundió variable Población Total con variable Empleo, como se verá en este informe.

LEÉ LA NOTA COMPLETA EN OETEC.ORG