Gendarmería terminó una estudio clave y determinó que la pericia informática derrumba el argumento sobre el supuesto asesinato del fiscal Alberto Nisman que intenta instalar el macrismo.

La fuerza de seguridad que responde a Patricia Bullrich comprobó que a las 7.01.51 hs del domingo 18 de enero de 2015 el funcionario estaba vivo y navegando en Internet.

"No hubo hackeo, ni mando a distancia, ni tampoco un inexplicado asesinato en la madrugada, como sostiene su ex mujer", afirma Página 12 que accedió en exclusiva al informe revelador.

"Ni hackeo, ni alguien manejando la computadora a distancia. Todo lo que se pretendió instalar en el terreno informático como parte de un supuesto complot criminal que terminó con la muerte de Alberto Nisman, quedó desmentido el jueves pasado con la firma de los especialistas de la Gendarmería y de todas las partes, de la pericia informática realizada sobre la Samsung Series 5 Ultra NP53OU del fiscal", arranca la nota del diario.

"En particular se analizó la navegación del domingo 18 de enero de 2015, a partir de las 7.01.51 (siete horas, un minuto, cincuenta y un segundos) de las mañana. Según la ex pareja de Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado, y también según el abogado de la madre del fiscal, en ese momento el funcionario ya estaba muerto porque ellos afirman que a Nisman lo mataron en la madrugada. Sin embargo, el dictamen firmado el jueves prácticamente acredita que desde las 7.01el fiscal leyó PáginaI12, revisó su casilla de correo en Yahoo, luego revisó La Nación, Clarín y Perfil, entró a ver las fotos de una modelo en Instagram, leyó una nota sobre el regreso de la muerte y finalmente googleó la palabra psicodelia, que aparecía en el post sobre el regreso de la muerte", cuenta P12.

Y el matutino cierra: "Quedan trabajos por realizar sobre el celular, pero el dictamen sobre la computadora es concluyente: la navegación existió, no hubo hackeo y se hizo desde el departamento de Le Parc".

Los trabajos fueron dirigidos por el área de Cibercrímen de la Gendarmería Nacional. El dictamen final lo firmaron todos los que participaron, empezando por el responsable de la Gendarmería, pero también pusieron la rúbrica los representantes de Arroyo Salgado, de la madre de Nisman, Sara Garfunkel y de Diego Lagomarsino.

Sirvió para determinar si la Samsung era un colador, si fue manipulada, si la navegación del domingo a la mañana fue local o remota, si tuvo borrados extraños o adulteraciones. Es decir si alguien se introdujo en la computadora como parte del supuesto plan criminal que terminó con la vida del fiscal.

En esta nota