¿Querés hacerte tu primer tatuaje? Te contamos todo lo que debés saber

24 de junio, 2022 | 09.50

Los tatuajes son una expresión artística que prevalece hace milenios a través del tiempo y las culturas. Aunque los hay de todas formas, tamaños, colores y estilos, el primer tatuaje es considerado por la mayoría como el más especial y significativo.

Si estás pensando en hacerte tu primer tatuaje, seguramente tendrás muchas preguntas acerca del proceso. ¿Dolerá o no dolerá? ¿Cuáles son los cuidados correctos? Claro que hay que tener en cuenta varios factores antes de correr al primer estudio. En este artículo te contamos todo lo que necesitás saber.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Exactamente, ¿Qué son los tatuajes?

 

Cada vez que salís a la calle, seguramente veas a más de una persona con tatuajes en alguna parte de su cuerpo. En estos días es tan común encontrarse a una persona con tatuajes que solemos olvidar qué es lo que son realmente.

En pocas palabras, los tatuajes son dibujos grabados en la piel de una persona. Se realizan introduciendo sustancias colorantes bajo la epidermis con una aguja (o varias). Los tatuajes por lo regular son permanentes, ya que las células de la dermis son bastante estables.

En la antigüedad, los tatuajes se hacían con agujas rústicas que eran introducidas en la piel con los golpeteos de una vara de madera. Los primeros tatuajes se remontan hasta 12.000 años atrás, siendo una de las pocas tradiciones universales que aún se conservan entre la humanidad.

 

Hoy en día se utilizan máquinas especializadas que cuentan con un pequeño motor que facilita el proceso. Los tatuajes actualmente son considerados una forma de expresión artística, cuyo lienzo es la piel humana en lugar de tela o un pilar de mármol.

¿Cómo se hace un tatuaje?

 

Si alguna vez acompañaste a un amigo o amiga a realizarse un tatuaje, seguramente te habrás preguntado cómo es que la tinta puede ser introducida en la piel con tanta facilidad. En realidad es un proceso sencillo, pero que requiere de mucha técnica artística y destreza.

A diferencia del antiguo proceso para tatuarse, que era mucho más doloroso y con mayores riesgos. Aunque todavía se pueden encontrar comunidades que usan el antiguo método de tatuaje, no es lo común. En la actualidad se utilizan máquinas diseñadas para realizarlos de forma más efectiva. 

Esta máquina posee tres partes, la base, el mecanismo y la aguja. El mecanismo está equipado con un pequeño motor que funciona a 4.000 revoluciones por minuto y mueve la aguja de forma similar a una máquina de coser.

Las agujas vienen en distintos tamaños y configuraciones, ya que cada tipo de punta tiene su propósito. Por ejemplo, hay agujas que funcionan mejor para contornos y otras, para sombreado. El mecanismo es capaz de introducir tinta a 1.5 mm debajo de la piel entre 50 y 100 por segundo.

 

Los tatuadores profesionales poseen el conocimiento y la técnica para utilizar estas máquinas de forma correcta y segura. La manera más tradicional de hacerlo es empezando con el contorno y luego con el relleno o sombreado.

El tiempo que el tatuador demora en realizar el tatuaje varía según varios factores. Entre más intrincado, detallado y grande sea el diseño, más tiempo tomará el trabajo en terminarse. Esto sin contar los descansos tanto para el tatuado como para el tatuador.

¿Importa la zona?

 

El lugar que elijas para hacerte el tatuaje dependerá del diseño y tamaño que desees. Pero hay otros factores a tener en cuenta a la hora de escoger la zona del cuerpo. Muchos eligen los brazos o las piernas porque no duelen demasiado y curan sin complicaciones.

También son las zonas del cuerpo que los tatuadores consideran predilectas, ya que les permite dar mayor detalle a la pieza. Aunque el dolor que producen las agujas es altamente tolerable, hay zonas del cuerpo donde la piel es más delgada y sensible.

Los tatuajes en zonas como la cabeza, las costillas, codos o rodillas suelen ser los más dolorosos, por el fino grosor de la piel y su cercanía con el hueso. Muchos consideran que esto es subjetivo y que depende del umbral que soportes.

Para tu primer tatuaje te recomendamos una zona con mayor tejido muscular como el antebrazo, los hombros o los muslos. Seguro querrás un tatuaje que puedas ver a cada rato y sin ayuda de un espejo o posturas extrañas. Si es así, tené en cuenta elegir una zona en la que sientas comodidad cada vez que lo mires.

 

¿Qué hacer antes de tu primer tatuaje?

 

El primer tatuaje es una decisión a la que muchos le dan vueltas incluso años hasta decidir hacerlo. Al ser para toda la vida, merece un poco de meditación. Antes de ir a un estudio de tatuajes a preguntar precios, es recomendable tener una clara idea del diseño que querés.

En estos días es muy sencillo buscar imágenes en internet de tatuadores profesionales realizando diseños impresionantes. Sin embargo, te aconsejamos no irte por un diseño muy grande o intrincado.

 

En plataformas como Instagram o Pinterest podés encontrar muchos diseños que pueden inspirarte para diseñar un boceto de lo que querés. Una vez que te hayas ocupado de encontrar el dibujo y el estilo de tu primer tatuaje, elegí la zona en donde lo querés.

Para tu primer tatuaje podés elegir un diseño que te sea representativo, que te haga sentir una emoción específica cada vez que lo mires. Podés elegir una frase significativa, una fotografía de tus padres o de tu mascota. 

Ahora bien, es importante mencionar que el trabajo de los tatuadores no es sencillo, y muchos de ellos se equipan por sus propios medios. Ahorrar un buen presupuesto es también uno de los factores a considerar. Los tatuajes son caros.

Aunado con el párrafo anterior, es importante hacer un poco de trabajo de investigación y revisar el trabajo del tatuador que elijas. Todos son tatuajes, claro, pero la técnica utilizada en cada uno de los estilos puede ser muy diferente. No todos los tatuadores realizan todos los estilos.

Por otro lado, recordá estos consejos. Te sugerimos no consumir alcohol antes de la sesión e hidratar tu piel, ya que esto permitirá que la zona tatuada sane mejor y más rápido.

¿Qué se siente tatuarse por primera vez?

 

Seguramente te preguntes cómo se siente una pila de agujas perforando la piel 100 veces por segundo. Lo cierto es que cada experiencia es distinta, y si bien podemos darte un indicativo general, vos mismo tendrás un experiencia única al realizar tu primer tatuaje.

Dicho esto, la sensación de un tatuaje es similar a la de una punta de lápiz tallando la piel. Como mencionamos anteriormente, dependiendo de la zona que elijas será la cantidad de dolor que sentirás.

Zonas del cuerpo como el antebrazo, los muslos o los hombros cuentan con mayor masa muscular, y por ende las terminaciones nerviosas pueden no ser tan sensibles. En estas zonas las sensación es como si tallasen tu piel.

En cuanto a la sensación psicológica de los tatuajes, se ha comprobado que quien realiza un primer tatuaje, muy probablemente querrá otro. No estamos afirmando que por un solo tatuaje querrás tapizar tu cuerpo, pero hay un elemento psicológico que busca de nuevo esa sensación.

Se ha encontrado que el 98% de las personas que se tatúan por primera vez, vuelven por otro al cabo de pocos años. La mayoría suele planear entre 2 y 10 tatuajes a lo largo de su vida, y la mayoría quedan contentos con los resultados de haberlo hecho.

 

¿Cómo elegir dónde hacerse el primer tatuaje?

 

Para tu primer tatuaje, querrás elegir un tatuador que sea reconocido por realizar el estilo de tatuaje que desees. También te aconsejamos ponerte en contacto con algunos de ellos para preguntar por precios y forma de trabajo.

Otro de estos puntos a resaltar es que el tatuaje lo realices en un estudio de tatuajes, ya que estos lugares cumplen con las medidas y normas sanitarias. Además, es probable que en un estudio sea más sencillo decidirse por un tatuador que se acomode al estilo del diseño.

Es también muy común que por querer ahorrar un poco de plata estés dispuesto a buscar un tatuador que va comenzando su carrera. Sin embargo, los resultados podrían no dejarte satisfecho o directamente causarte arrepentimiento.

Si sentís que tu primer tatuaje es más un deseo que un capricho, sabrás que confiar en un tatuador profesional es importante. Es por ello que las personas suelen volver siempre al mismo estudio o tatuador.

Otro factor a considerar cuando estés buscando dónde hacerte tu primer tatuaje es la cercanía. Una estadística menciona que el 61% de los usuarios prefiere tatuarse en su propia ciudad.

La industria de los tatuajes está cada vez más en auge, permitiendo que más tatuadores independientes puedan establecer sus propios estudios. Cada vez hay mayor demanda de tatuadores, por lo que encontrar un estudio que se acomode a tus necesidades no será la mayor dificultad.

 

Consejos post-tatuaje

 

La clave de un buen tatuaje no sólo reside en la técnica y experiencia del tatuador, sino en los cuidados que le des a tu piel después del tatuaje. Aquí te damos algunas recomendaciones para que tu tatuaje sane y luzca como nuevo por mucho tiempo:

 

  • Cuando el tatuaje está recién hecho, se recomienda que se lave cada tres o cuatro horas.

  • Lavá cuidadosamente la zona con jabón neutro. Usá los dedos de tu mano para distribuir el jabón por todo el tatuaje, no dejés que le caiga el agua directamente, sobre todo los primeros días.

  • La sanación de la piel puede tomar hasta dos semanas. Dependiendo del tamaño del tatuaje y la zona, podría demorar un poco más.

  • Después de lavar, no lo sequés con una toalla, ya que esto puede tallar la tinta y desprenderla de la piel. Dejá que el tatuaje se seque con el aire.

  • Untá crema hidratante sin aroma ni perfume, esto permitirá que tu piel se recupere mejor, ya que después del tatuaje ésta se deshidrata.

  • Después de unos días comenzarás a ver cómo se desprenden pequeñas costras en el contorno del tatuaje. Es imperativo que dejés que estas costras se desprendan por sí solas, ya que si las desprender podrías dañar el tatuaje.

  • Es de suma importancia que no rasques la zona mientras está en proceso de sanación. Sentirás picazón, comezón o ardor los días posteriores a la sesión de tatuaje, y es muy importante que no toques la zona más de lo necesario.

  • No meterte a piletas o al mar al menos por 6 meses. El cloro o la salinidad del agua pueden causar daños en la piel, sin mencionar que el tatuaje quedaría arruinado.

  • No exponer la zona del tatuaje por demasiado tiempo al sol por un par de meses. En caso contrario, usar un bloqueador con FPS 50.

  • Elegí una posición para dormir en la que la zona del tatuaje no tenga mucha fricción al moverte.

  • Acudí con un dermatólogo en caso de complicaciones. Aunque las tintas para tatuajes son seguros para la piel, aún cabe la posibilidad de una reacción alérgica. Andá a un dermatólogo si llegases a presentar alguna reacción anormal.

 

Por último, es bueno saber que al cabo de unos años los tatuajes pueden perder un poco de su pigmento o decolorarse. Esto especialmente cuando está en una zona en la que hay mucha fricción o demasiada exposición al sol.

Para ello, es aconsejable realizarse un retoque del tatuaje. Los retoques son también realizados en los estudios de tatuajes, suelen ser considerablemente más económicos que un tatuaje nuevo y también sanan más rápido.

Conclusión

Ahora ya lo sabés. Siguiendo estos consejos podrás tomar la mejor decisión a la hora de ir por tu primer tatuaje. Lo cierto es que en estos días los tatuajes son una de las formas más populares de manifestación artística, y es también una experiencia inigualable.

Si ya tenés en mente qué querés y en donde, seguí estos consejos para que ese tatuaje dure por mucho tiempo como el primer día. Para más contenido sobre arte y cultura, continúa leyendo contenido de El Destape.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►