Sputnik V: una dosis alcanzaría para inmunizar a aquellos que tuvieron COVID

Lo confirmó un estudio realizado por la Provincia de Buenos Aires sobre voluntarios del sector salud que ya habían tenido coronavirus. La respuesta de producción de anticuerpo es 10 veces más alta que en una persona que no tuvo.

12 de julio, 2021 | 22.22

Una investigación llevada adelante por la Provincia de Buenos Aires reveló que la primera dosis de la vacuna Sputnik V entrega más anticuerpos neutralizantes a aquellos que ya tuvieron COVID-19. Una sola dosis de la vacuna produce 10 veces más anticuerpos neutralizantes respecto de quienes completan el esquema de dos dosis sin antecedente. 

Los resultados finales fueron revelados por el Gobierno Nacional en la pagina Argentina.Gob.Ar y es parte de la investigaciones del CONICET que, por otro lado, fue recientemente publicado en la revista “Cell Reports Medicine”. El trabajo también determinó que después de una dosis de la vacuna Sputnik V, el 94% de las personas que participaron del estudio, sin previa infección, desarrolló anticuerpos específicos contra el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2), y la cifra se elevó al 100% tras completar el esquema de dos dosis.

Los autores del trabajo, liderados por Andrea Gamarnik, jefa del Laboratorio de Virología Molecular de la Fundación Instituto Leloir (FIL) e investigadora superior del CONICET, comprobaron además que en los pacientes con antecedentes de COVID-19, la segunda dosis no produce beneficios adicionales en términos de la respuesta de anticuerpos.

El estudio se realizó en 289 trabajadores de la salud. Todos ellos se ofrecieron como voluntarios para la investigación y trabajan en siete centros públicos de la Provincia de Buenos Aires.  Según reveló el estudio, a los voluntarios se les tomó muestras de sangre antes de la vacunación (nivel basal); a los 21 días de la primera dosis; y a los 21 días de la segunda dosis.  

A partir del análisis, el estudio nacional reveló que en personas sin antecedentes de COVID-19 las concentraciones de IgG fueron 104,2 unidades internacionales (UI) por mililitro (ml) después de la primera dosis y subieron a 787,8 UI/ml después de la segunda dosis. En cambio, en el grupo de voluntarios con infección previa, las concentraciones fueron de 181,1 UI/ml antes de la primera dosis y saltaron a 6.356 UI/ml tras la primera dosis. En ese grupo, la segunda dosis no produjo incrementos medibles.

Al respecto, el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, dijo que “el trabajo que publicamos en conjunto con investigadores del CONICET y el ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación en personas vacunadas con Sputnik V sigue demostrando la gran calidad de las vacunas aplicadas en nuestro país y constituye una forma de entender las políticas públicas". Asimismo agregó que  “es una demostración más de un gobierno que apuesta al desarrollo, a la ciencia y a la soberanía”.

Por su parte, Carla Vizzotti añadió que "es muy importante avanzar en estudios colaborativos como éstos que robustecen la evidencia científica disponible”. Y agregó que “nuestro país ha demostrado una vez más su enorme potencial científico durante la pandemia con hallazgos como la secuenciación genómica del virus el año pasado hasta estudios como el que se publica hoy, con un gran impacto en las revistas científicas internacionales”.

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►