¿Tenés la visión borrosa? Estas pueden ser las causas

15 de junio, 2022 | 09.20

Ya sea que uses anteojos correctivos o no, la visión borrosa puede ocurrir en cualquier momento. Si bien no siempre provoca pánico, algunas causas son más graves que otras.

Tu ojo enfoca la luz para crear las imágenes que ves. Cuando no puede hacerlo, el resultado puede ser una visión distorsionada. Pero el ojo tiene más de 2 millones de partes activas, por lo que las razones de esta afección son numerosas, incluido el ojo seco, las cataratas y otras enfermedades.

Llegar a la raíz requiere un estudio ocular completo con el especialista. Los exámenes anuales ayudan a prevenir la aparición de problemas oculares que pueden afectar la claridad de tu visión.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

En este artículo te explicamos qué es la visión borrosa. Además, te contamos varias de las razones por las que podés comenzar a percibir este obstáculo en tu visión.

¿Qué es la visión borrosa?

Si no ves con claridad y frotarte los ojos no ayuda, es posible que tengas visión borrosa. Esto ocurre cuando no podés detectar los detalles finos del objeto que estás mirando, independientemente de su distancia.

Tus ojos no pueden procesar las señales de luz con nitidez y, por lo tanto, no podés enfocar los objetos con claridad. Esto hace que se vean borrosos y confusos.
 

Podés experimentar visión borrosa en ambos ojos o en uno solo, según sea la causa. A veces todo lo que miras estará borroso, mientras que en otras ocasiones solo una parte de tu campo de visión lo estará. También podés experimentar otros síntomas, como dolores de cabeza, sensibilidad a la luz u ojos rojos e irritados.

Posibles causas de la visión borrosa

Hay muchas causas posibles para la visión borrosa. La mejor respuesta al porqué de tu afección la tiene un especialista. Solo él puede darte un diagnóstico y tratamiento para que tu visión no empeore.

Algunas condiciones que causan visión borrosa son fáciles de tratar, pero otras requieren atención médica rápida. A continuación te explicamos algunas causas por las que podés estar padeciendo de visión borrosa.

Astigmatismo

Con astigmatismo, las distancias cercanas y lejanas pueden parecer borrosas. Esto es causado por un error de refracción en el cristalino, que puede ser el resultado de una córnea de forma irregular.

Los ojos de las personas con astigmatismo absorben los rayos de luz, pero esos rayos de luz no llegan a la retina (la parte posterior del ojo). El resultado es esa visión distorsionada.

Cataratas

Las cataratas causan la opacidad del cristalino del ojo y pueden ocurrir en uno o en ambos. Sucede de manera natural, se desarrollan gradualmente y por lo general les ocurren a personas mayores de 40 años.

La visión borrosa o nublada es un signo de cataratas, especialmente si aparece y desaparece, o bien si se limita a uno de los ojos. En este caso la visión borrosa puede desarrollarse sin dolor ni enrojecimiento.

Otras dificultades incluyen problemas para manejar de noche, halos alrededor de las fuentes de luz y errores de refracción.

Conjuntivitis

La conjuntivitis es la inflamación e infección de la conjuntiva, la membrana transparente del ojo. Suele ir acompañada de una sensación áspera de arenilla en los ojos y sensibilidad a la luz. Si tenés una infección ocular bacteriana, necesitarás un tratamiento tópico o antibióticos para recuperarte.

Contusión

La contusión es el resultado de un golpe en la cabeza. A menudo puede ser producto de un accidente automovilístico o una simple caída y le puede pasar a cualquiera.

Los síntomas incluyen dolor de cabeza, visión borrosa, pérdida de equilibrio y coordinación; dificultad con la memoria y la concentración. A veces, pero no siempre, conlleva pérdida del conocimiento.

Degeneración macular asociada a la edad

Quizás una de las partes más importantes de la retina es la mácula, el centro de detección de detalles del ojo. Allí pueden crecer vasos sanguíneos anormales, lo que provoca la transferencia de sangre u otros fluidos que pueden interferir con las células maculares.

Esto generalmente sucede en personas mayores de 50 años y puede conducir a la degeneración macular. Puede ser de dos tipos:

Degeneración macular húmeda relacionada con la edad

Junto con la visión borrosa pueden presentarse otros síntomas que progresan rápidamente y amenazan la vista. Es posible que notes puntos oscuros y puntos borrosos localizados en tu campo de visión. Tiende a empeorar rápida y notablemente.

Degeneración macular seca relacionada con la edad

En este caso se acompaña de una distorsión de las líneas rectas en la visión, dificultad para ver con poca luz y para reconocer rostros. Se mueve más lentamente que la degeneración macular húmeda, por lo que los síntomas pueden ser menos obvios.

Diabetes

La retina es la capa de células sensibles a la luz en la parte posterior del ojo que convierte la luz en señales eléctricas. Las señales se envían al cerebro, que las procesa en las imágenes que ves.

Necesita un suministro constante de sangre, que recibe a través de una red de diminutos vasos sanguíneos. Con el tiempo, un nivel persistentemente alto de azúcar en la sangre puede dañar estos vasos sanguíneos. Esto ocurre precisamente en los pacientes diabéticos.

Sin embargo, si un problema en los ojos se detecta temprano, los cambios en el estilo de vida y el tratamiento pueden evitar que empeore.

Retinopatía diabética

La retinopatía diabética es una enfermedad ocular que las personas que viven con diabetes tienen más riesgo de desarrollar.

Si los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre y la presión arterial son constantemente altos, pueden dañar gravemente tus vasos sanguíneos. Hay muchos vasos sanguíneos importantes en los ojos, que ayudan a suministrar sangre a la parte del ojo llamada retina.

Cuando estos vasos sanguíneos se dañan, pueden bloquearse, tener fugas o crecer al azar. Esto significa que la retina no puede obtener la sangre que necesita y, por lo tanto, no puede funcionar correctamente. Esto significa que podés sufrir de una visión borrosa o distorsionada.

Dormís con lentes de contacto

Dormir con lentes de contacto también puede causarte una visión borrosa. Los lentes de contacto no permiten una buena aireación de la córnea. Esto puede causar la acumulación de líquido dentro de ella, lo que provoca una visión nublada.

Pero eso no es todo. También podés experimentar ver halos de colores del arco iris alrededor de la luz y el resplandor.

Estrés

Cuando te sentís extremadamente ansioso o estresado, tu cuerpo produce adrenalina como parte de su respuesta de "lucha o huida". Esto ejerce presión sobre los ojos, lo que puede causar moscas volantes, destellos de luz y posiblemente visión borrosa.

Tus ojos también pueden volverse sensibles a la luz, sentirse tensos, comenzar a contraerse o volverse extremadamente secos o húmedos.

Embarazo

Los cambios hormonales pueden afectar la forma de la córnea. Pero afecciones más graves como la diabetes gestacional o la presión arterial alta también pueden causar visión borrosa durante el embarazo.

Glaucoma

Es una clase de enfermedad ocular progresiva y peligrosa que afecta el nervio óptico y que requiere de atención inmediata. La visión borrosa, especialmente cuando el inicio es rápido, es uno de los principales síntomas. Otros incluyen:

 

  • Puntos ciegos irregulares en la visión periférica

  • Puntos ciegos en la visión central

  • Visión de túnel

  • Dolor de ojo.

 

El tipo de glaucoma de ángulo cerrado plantea un grave riesgo de ceguera cuando no se trata de forma rápida. Si notás una visión borrosa con uno o más de estos síntomas, debés tratarla como una emergencia ocular. Sobre todo si sufriste complicaciones de glaucoma en el pasado.

Hipermetropía

Es posible que debas esforzarte para ver claramente los objetos más cercanos, mientras que los objetos más lejanos puedan ser más visibles. La hipermetropía puede causar dolores de cabeza, fatiga visual y visión borrosa al leer.

Infección de ojos

Si tenés alguna infección ocular, en particular una bacteriana, la visión borrosa puede presentarse como uno de los síntomas. Las infecciones oculares adoptan muchas formas y pueden ser causadas incluso por hongos y virus.

Ojo seco

Ya sea como resultado de la artritis reumatoide o de una larga lista de otras causas, el síndrome del ojo seco en sí mismo puede provocar visión borrosa. Otros síntomas del ojo seco incluyen: malestar e irritación, ojos rojos, llorosos y cansados, sensibilidad a la luz, picor y sensación de tener un cuerpo extraño.
 

El ojo seco es el producto de un desequilibrio en la película lagrimal. A su vez, este desequilibrio puede basarse en muchas causas subyacentes.

Miopía

En la miopía los objetos que están más lejos se ven borrosos debido a las irregularidades de la refracción. También puede ir acompañado de dolores de cabeza y fatiga ocular.

Presión alta

La presión alta también puede generarte una visión borrosa. En la retina se encuentran muchos vasos sanguíneos, cuando tenés la presión arterial muy elevada, estos vasos pueden dañarse o comprometerse y podés presentar retinopatía hipertensiva.

Necesitás lentes para leer o presbicia

La presbicia es el endurecimiento del cristalino relacionado con la edad; causa síntomas similares a la hipermetropía. Esta se puede tratar con gafas multifocales o cirugías oculares.

Migrañas

Las migrañas son dolores de cabeza de intensidad moderada a severa, que ocurren cuando los vasos sanguíneos del cerebro se hinchan. Son episódicos y, por lo tanto, pueden reaparecer con frecuencia.

La mayoría de las personas que sufren de migraña experimentan una mayor sensibilidad a los sonidos y/o luces, presentan visión borrosa, náuseas y vómitos.

Uveitis

La uveítis es la inflamación de la úvea, la parte media del ojo, que también contiene el iris. Los médicos llaman inflamación específica del iris, iritis.

Las infecciones bacterianas o fúngicas suelen causar uveítis. Los síntomas pueden incluir visión borrosa, dolor y sensibilidad a la luz y puede afectar uno o ambos ojos.

¿Cuándo ver a un doctor?

Si notás que tu visión se vuelve cada vez más borrosa con el tiempo, es posible que no haya motivo de preocupación. Simplemente podría significar que tus ojos y tu graduación cambiaron.

La visión borrosa puede ser el resultado de un problema con la forma en que tu sistema ocular enfoca la luz en la parte posterior de tu ojo.

Los problemas de enfoque se clasifican como errores de refracción. Esto incluye condiciones comunes como miopía, hipermetropía y astigmatismo. La visión borrosa es el síntoma principal de estos errores y muchos se pueden resolver con lentes correctivos en forma de anteojos o lentes de contacto.
 

Pero también la causa puede deberse a muchas otras afecciones. Lo importante es identificar de manera temprana y obtener una evaluación profesional lo antes posible.

Algunos problemas como el ojo seco y la fatiga visual digital se pueden manejar con la ayuda de su optometrista. Otras causas de visión borrosa, como el glaucoma, necesitan atención oftalmológica de emergencia inmediata.

Hay una verdad universal cuando se trata de este tema: los exámenes anuales de la vista te ayudan a seguir viendo con claridad. Ya sea para prevenir la progresión de enfermedades oculares o para afinar tu receta, los exámenes ayudan a comprender la causa de cualquier molestia.

Conclusión

La visión borrosa se refiere a la falta de nitidez que resulta en la incapacidad de ver los detalles finos. Puede deberse a anomalías como miopía, hipermetropía, presbicia o astigmatismo.

Muchas veces se puede mejorar simplemente con lentes correctivos. Otras, puede indicar la presencia de una enfermedad ocular.

La podés experimentar en un ojo o en ambos ojos, dependiendo de la causa. Puede ser un síntoma de numerosas afecciones que no inciden directamente al ojo, como la migraña o un derrame cerebral.

Varios medicamentos también pueden provocar una visión borrosa temporal como efecto secundario. A veces, se asocia con otros síntomas, dependiendo de su causa, como dolor de cabeza, sensibilidad a la luz o enrojecimiento e irritación de los ojos.

Sea cual sea la causa es importante consultar con un especialista a fin de evitar problemas más graves, como la pérdida parcial de la visión o, en el peor de los casos, una ceguera total.

Para seguir leyendo artículos como este, encontrá más contenido de salud e interés general en El Destape.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►