Entre Ríos: crece la ocupación de camas y el personal médico infectado

El fuerte crecimiento de los contagios de coronavirus en agosto encendió las alarmas en la provincia, especialmente en Paraná y Gualeguaychú. 

05 de septiembre, 2020 | 10.48

La situación del sistema sanitario entrerriano es delicada. El crecimiento exponencial de los casos de coronavirus, especialmente durante el mes de agosto, puso en riesgo la capacidad del sistema de salud, a la vez que prendió las alarmas del Gobierno provincial y de gestiones municipales, especialmente en Paraná y Gualeguaychú. A la par, el personal que se encuentra abocado al trabajo en hospitales, clínicas y centros de salud refiere cansancio, sobrecarga, estrés y un esfuerzo que se vuelve cada vez más descomunal, por tener que cubrir los huecos que dejan aquellos agentes que contraen la enfermedad.

Acorde a información oficial suministrada por el Ministerio de Salud, al 1º de septiembre un total de 327 trabajadores de salud de la provincia estaban infectados con coronavirus. A ellos se le sumaban 357 con licencia especial por el contexto de pandemia y otros 80 aislados preventivamente. El dato corresponde a todos los efectores, de los 17 departamentos de Entre Ríos.

El último lunes el gobierno provincial definió el retroceso a la fase 3 de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio –ASPO- de Paraná y su Área Metropolitana –Colonia Avellaneda, Oro Verde y San Benito- y Gualeguaychú por 15 días. Fue en adhesión al Decreto de Necesidad y Urgencia –DNU- Nº 717, firmado por el presidente Alberto Fernández, a través del cual se estableció a esas zonas en ASPO. Asimismo, la norma facultó a los mandatarios provinciales a establecer excepciones, motivo por el cual en Entre Ríos se dejaron sin efecto salidas recreativas, actividades deportivas, gastronómicas y culturales, pero se mantuvo el comercio minorista, la actividad industrial, bancaria, de oficios, servicios y profesiones liberales, entre otros.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

La decisión generó el malestar de un sector de la sociedad, especialmente dueños de gimnasios y de emprendimientos gastronómicos, que marcharon el martes y el jueves a la Casa Gris. Entre otras consideraciones, vale decir que Paraná ya hizo una prueba de regresar a fase 3 luego del primer brote, y no hubo resultados positivos en materia epidemiológica. A ello hay que sumarle que, en reiteradas ocasiones, las autoridades de salud han señalado que las actividades restringidas no son en las que usualmente se producen los contagios. De allí el reclamo de trabajadores que sienten que son una válvula política que se activa o desactiva de acuerdo a los brotes, cuando otras actividades que podrían ser consideradas de riesgo –la peluquería, por ejemplo- siguen abiertas.

Paraná: la ocupación asciende al 70%

En Paraná hay, al 4 de septiembre, hay 2.212 casos confirmados de Covid-19. De ellos, se recuperó el 32,8% de los pacientes: 727. Si se amplía al Área Metropolitana los positivos son 2.369: se suman 42 de Oro Verde, 56 de Colonia Avellaneda y 59 de San Benito. El tiempo de duplicación es de 13 días, con un 40% de detectados sin nexo definido. Si se toma todo el departamento, el total crece a 2.474, con 779 recuperados: el 31,4%.

El Hospital San Martín de Paraná es el nosocomio de referencia en la provincia. Cuenta con una Unidad de Terapia Intensiva compuesta por 16 camas, de las cuales cuatro se usan exclusivamente para pacientes con coronavirus. Fuentes del área confirmaron a El Destape que, en la actualidad, se encuentran ocupadas todas las camas para pacientes Covid-19 y ocho de las 12 restantes. En definitiva, 12 de las 16: un 75%. La información fue ratificada por el propio titular del área, Guillermo Grieve. A esas unidades se le suman otras 16, especialmente dispuestas para la pandemia. De ellas, hay nueve ocupadas. En total, 21 de 32.

“La Guardia está llena, los compañeros de esa área nos dicen que no dan más, que no hay donde meter gente. Hay mucho personal aislado, es todo muy difícil” señaló una trabajadora del Hospital, que prefirió preservar su identidad, a El Destape. Y agregó: “Hace 4 meses trabajamos en bloques, los mismos enfermeros en los mismos turnos. La semana pasada hisoparon y dio positivo un compañero que va del hospital a la casa y viceversa, con lo cual claramente se enfermó acá”.

“Estamos con menos personal, tratando de manejarnos. El ánimo es el mismo en todas las áreas, más teniendo en cuenta que la mayoría tiene dos trabajos. Los médicos intentan poder con todo. Los ánimos son complicados” indicó la agente.

Los insumos, por el momento, alcanzan: “Llegan, porque se sabe que sin eso no podemos trabajar”. Si bien se pagó el bono de cinco mil pesos otorgado por Nación a trabajadores sanitarios y se aumentaron algunos códigos temporalmente, el sueldo no termina nunca de ser el equivalente al esfuerzo realizado: “Por eso la mayoría tiene doble empleo”.

El último lunes el director del Hospital San Martín, Carlos Bantar, formó parte de una conferencia brindada por el Comité de Organización en Emergencia Sanitaria –COES-. En la ocasión, señaló que el promedio de edad de los pacientes de Terapia Intensiva es de 75 años y resaltó que hubo un cambio de paradigma en torno al funcionamiento general de los hospitales; “Al inicio de la pandemia, como criterio se internaba a los pacientes leves para contener la circulación. Eso sirvió para conocer la enfermedad, en cada tipo de paciente. Cuando eclosionó el número de casos, nos llevó a que los hospitales cambien sus características. Hoy estamos tratando casi exclusivamente positivos moderados, graves y críticos”.

Bantar subrayó la necesidad de bajar la circulación del virus para que también disminuya el nivel de ingresos a los centros de salud: “Sino el índice de recambio de camas es lento. Necesitamos oxigenar el sistema, para reorganizar recursos. Hace falta una pausa para poder dar atención. Es bueno que se sepa que el virus nos arrinconó, pero no nos colapsó. Al día de hoy, no ha quedado un solo paciente sin la atención correspondiente”.

Datos actualizados a los que accedió El Destape señalan además que, en Paraná, están ocupadas –con coronavirus y otras patologías- 15 de las 18 camas de Terapia Intensiva del Hospital de la Baxada; cuatro de las siete del Hospital Militar; siete de las 10 del Sanatorio La Entrerriana; nueve de las 12 de la Clínica Modelo y cuatro de las siete en el Sanatorio Río. De ese modo, se concluye que la ocupación asciende al 70,5% en la capital: 60 de 85 unidades.

En el Hospital Materno Infantil San Roque, el más importante de la provincia en su tipo, ya hubo más de 40 agentes con diagnóstico positivo, con datos actualizados al 2 de septiembre. Uno de ellos es Cintia Ciarlo, trabajadora del Área de Contrarreferencia del Servicio de Obstetricia de la institución. Ella dio positivo de coronavirus. Atraviesa la enfermedad en su casa, junto a sus tres hijos, que también fueron diagnosticados.

“Es rara esta enfermedad, tiene sus momentos, algunos más intensos. A mí me afectó mucho la voz. Tengo una hija de 14 años con asma que es la que está más complicada y que me tiene en estado de alerta. Está bien, pero para un asmático el coronavirus, tengas la edad que tengas, es complicado” indicó la agente en Cara y Ceca, por Radio UNER.

Cintia comenzó a sentirse mal hace pocos días, en un contexto donde crecía el número de empleados del hospital aislados o confirmados con la enfermedad: “En el Hospital nadie no toma medidas, pero cualquier error puede llevar a enfermarte, como tocarte la cara. Pero estamos muy cansados”.

“Es un dolor de cabeza constante, te sentís muy débil. Y es peor si no tenés la oportunidad de descansar. Si tenés el privilegio de descansar y hacer reposo, seguro la pasás, pero sino es muy difícil” indicó la trabajadora del San Roque. Y finalizó: “La responsabilidad individual es el gran desafío. El coronavirus vino a dejar en evidencia muchas cosas, desde la miseria hasta la solidaridad. Si no podemos pensar en el otro, se va a salir de control, más temprano o más tarde. Hay que cambiar la concepción del amor y del cuidado. Yo quiero a mis amigos, por eso no me junto. Y a mi mamá tampoco la veo. Y también vino a dejar en evidencia las falencias del Estado, las inversiones que no se han hecho en salud”.

Viviana Rivero es enfermera del Hospital San Roque e integrante de la Comisión Directiva Provincial de la Asociación de Trabajadores del Estado –ATE-. En contacto con El Destape, indicó que “el personal de Salud está agobiado, está cansado y pide que no lo dejen solo”. Y subrayó: “Hay falencias, además. Esto se va armando en base a prueba y error, y entonces se suele exponer al personal. Hay buenos protocolos pero no se pueden adaptar a las condiciones edilicias. Faltan elementos de protección y si bien fueron reemplazados, no son los adecuados. El personal se está enfermando y el que no se infectó está cansado y tiene las licencias suspendidas”.

Gualeguaychú: ocupación del 50%

Datos aportados por fuentes sanitarias de Gualeguaychú indicaron a El Destape que la ocupación de camas asciende al 50% en esa ciudad, que también regresó a fase 3. El Hospital Centenario, principal nosocomio de la localidad, recibe a la mayoría de los pacientes. Al día de hoy, hay 741 casos confirmados. En el departamento completo asciende a 780, con 325 recuperados.

En la ciudad cabecera el tiempo de duplicación de los casos es de 12,3 días, con un 40% de los pacientes sin nexo definido.

En los últimos días la polémica se situó en la decisión del intendente de Gualeguaychú, Martín Piaggio, que decidió retroceder por decreto a la fase 1 del aislamiento. La medida derivó en un Habeas Corpus en la Justicia Federal por parte de los comerciantes, que además se movilizaron enojados en una caravana automovilística. Finalmente, luego del retroceso a fase 3 por parte de la provincia, se dejó sin efecto la norma local y los locales minoristas pudieron reabrir sus puertas.

Otros datos de la provincia

El director de Epidemiología del Ministerio de Salud, Diego Garcilazo, detalló que el virus llegó a 71 localidades entrerrianas y que se mantiene activo en 60. El 80% de los positivos son leves y el 14% de los infectados tiene más de 60 años o está en grupos de riesgo.

En cuanto a la ocupación de camas en servicios críticos, los datos oficiales señalan que la Región I –departamentos La Paz, Paraná, Nogoyá, Diamante, Victoria- tiene una ocupación del 68% -81 sobre 119-; en la Región II –departamentos Feliciano, Federación, Federal, Concordia, San Salvador Villaguay- la ocupación asciende al 48,14% -26 de 54-; en la Región III –departamentos Colón, Tala, Uruguay- es de 67% -29 de 43- y en la Región IV –departamentos Gualeguaychú, Gualeguay, Islas del Ibicuy- la ocupación es del 42% -20 de 47-. En toda la provincia, de esa manera, se totaliza una ocupación del 59,3%: 156 de 263 camas.

Cabe destacar que es muy difícil el acceso a los datos oficiales en Entre Ríos. A diferencia de otras provincias, donde el Ministerio de Salud tiene páginas web modernas, con seguimientos en tiempo real de casos confirmados, activos, recuperados y fallecidos; internados, promedios de edad y otros datos que son –o deben ser- información pública, en la provincia sólo se reporta una vez al día el total de pacientes positivos en las últimas 24 horas, con un mapa que marca totales por departamento.

En los últimos días se agregó el número de recuperados, lo que permite conocer entonces los activos: es la diferencia entre confirmados y altas, restando además fallecidos. Nada más. Poca información y a cuentagotas. La ministra de Salud apareció públicamente por primera vez en casi dos semanas el último lunes. Durante los últimos 10 días de agosto ninguna voz oficial –gobernador, vicegobernadora, ministros, segundas líneas de Salud- habló públicamente. El único fue el intendente de Paraná, Adán Bahl, que señaló que la decisión de volver de fase era de Fernández. De ahí en más, la incertidumbre reinó en la capital hasta el lunes.

Escenario epidemiológico

Al 4 de agosto, en Entre Ríos se registran 4.028 casos confirmados de coronavirus. De ellos, 1.392 –el 34.55%- ya se recuperaron; hay 2.573 activos -63,87%-; y 63 -1,56%- fallecieron.

En cuanto a los casos, a Paraná y Gualeguaychú le siguen Diamante -161-; Federación -152-; Concordia -83-; Islas -65-; Colón -55-; Victoria -52-; Uruguay -50-; La Paz -41-; Gualeguay -36-; Villaguay -35-; Nogoyá -34-; Tala -3-; San Salvador -3-; Feliciano -2- y Federal -2-.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►