Habilidades de comunicación: Cuáles son y cómo potenciarlas

16 de mayo, 2022 | 09.20

Ser capaz de comunicarse de manera efectiva es quizás la más importante de las destrezas sociales. Es lo que nos permite transmitir información a otras personas y entender lo que nos dicen. Las habilidades de comunicación son vitales para la vida.

Solo hay que observar a un bebé escuchando atentamente a su madre e intentando repetir los sonidos que ella hace para comprender cuán fuerte es el impulso de comunicarse. Una comunicación efectiva es más compleja de lo que imaginás.

En este artículo te contamos cuáles las habilidades de comunicación y sus respectivas definiciones. Además, vamos a revisar su importancia y las claves para potenciarlas.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

¿Cuáles son las habilidades de comunicación?

La comunicación, en su forma más simple, es el acto de transmitir información de un emisor a receptor. Puede ser verbal (voz), escrita (medios impresos o digitales), visual (logotipos, mapas o gráficos) o no verbal (lenguaje corporal). En la práctica, suele ser una combinación de varios de estos tipos.

Las habilidades de comunicación permiten a los individuos comprender a los demás y ser comprendidos a sí mismos. Una variedad de aspectos son importantes en el contexto de estas habilidades, como escuchar, hablar, observar y empatizar.

Puede llevar toda una vida para dominar las destrezas comunicativas, si es que alguien puede afirmar haberlas dominado alguna vez. Sin embargo, hay muchas cosas que puedes hacer para mejorarlas y asegurarte de que puedas transmitir y recibir información de manera efectiva.

En la vida cotidiana, estas habilidades son necesarias para comunicar ideas a los demás, desarrollar una actitud de confianza, respeto y hablar en público. Su desarrollo ayuda a muchas personas a progresar en el trabajo y su vida personal.

 

Hay diferentes tipos de habilidades y métodos de comunicación a los que seguramente recurrís con frecuencia. Es importante practicarlos activamente. A continuación te los explicamos:

Empatía

Tener empatía significa que no solo podés comprender, sino también compartir las emociones de los demás. Esta habilidad comunicacional es importante tanto en entornos grupales como de persona a persona. En ambos casos, implica comprender sus emociones y responder adecuadamente.

Por ejemplo, si alguien expresa enojo o frustración, la empatía puede ayudarte a reconocer y disipar su emoción. Al mismo tiempo, ser capaz de comprender cuándo alguien se siente positivo y entusiasta puede ayudarte a obtener apoyo para sus ideas y proyectos.

Escucha activa

La comunicación es un proceso bidireccional. Escuchar es una parte esencial de recibir información. Cuando nos comunicamos, pasamos una buena parte del tiempo escuchando. La mayoría de las personas dan por hecho escuchar, pero no es lo mismo que oír y se trata de una habilidad.

La escucha activa significa prestar mucha atención a las personas con las que se está comunicando e interactuando. Por ejemplo, al hacer preguntas que profundicen la interacción.

Practicar la escucha activa fomenta el respeto y aumenta la comprensión en el trabajo. Mientras escuchás activamente, concentrate en el orador, evitá distracciones y prepará preguntas, comentarios o ideas para responder de forma cuidadosa.

Lenguaje no verbal

Transmitimos mucha más información utilizando la comunicación no verbal. Esto incluye señales no verbales, gestos, expresión facial, lenguaje corporal, tono de voz e incluso nuestra apariencia.

Estos aspectos pueden servir para reforzar o socavar el mensaje de nuestras palabras habladas. Por eso vale la pena considerarlos cuidadosamente.

Cuando escuchás a alguien, debés prestar atención a lo que dice, así como a su lenguaje no verbal. De la misma manera, debés ser consciente de tu propio lenguaje corporal cuando te comunicás. Solo así te asegurarás de enviar las señales adecuadas a los demás.

Lenguaje verbal

La comunicación verbal ocurre cuando nos involucramos en hablar con otros. Puede ser cara a cara o por medio de otro canal. Algunos compromisos verbales son informales, como conversar con un amigo, mientras que otros son más formales, como una reunión laboral.

 

Independientemente del tipo de comunicación, no se trata solo de las palabras. También abarca el calibre y la complejidad de esas palabras, cómo las unimos para crear un mensaje general, así como su entonación. Si bien las palabras son importantes, no se pueden separar de la comunicación no verbal.

Leer y escribir

Las habilidades de comunicación no se limitan a la interacción directa con otras personas y la palabra hablada. La capacidad de escribir y leer con claridad y eficacia también es clave para la comunicación.

Estas habilidades no deben limitarse a los profesionales. La mala comunicación escrita y la lectura pueden ser frustrantes tanto para quien lo hace como para el que escucha o recibe la información.

Respeto

Un aspecto clave del respeto es saber cuándo iniciar la comunicación y responder. En un entorno de equipo, permitir que otros hablen sin interrupción se considera una habilidad de comunicación necesaria vinculada al respeto.

Comunicarse respetuosamente también significa usar tu tiempo con otra persona justamente: mantenerte en el tema, hacer preguntas claras y responder de manera consciente a cualquier pregunta que te hayan hecho.

Resolución de conflictos y negociación

Las personas deben saber cómo hablar entre ellos para comprender la fuente del conflicto, así como los puntos de vista alternativos. Pero comunicarse para resolver conflictos y negociar implica más que hablar y transmitir tu punto de vista a los demás.

La comunicación sólida también incluye escuchar. Cuando los empleados saben cómo usar técnicas de escucha activa, las posibilidades de resolver el conflicto aumentan. Otros comportamientos de comunicación que apoyan la resolución efectiva de conflictos incluyen:

  • Lectura de señales no verbales

  • Saber cuándo interrumpir y cuándo quedarse callado

  • Ser claro y conciso al explicar un concepto u opinión.

Validación emocional

La validación emocional implica comprender y mostrar aceptación por  los sentimientos de otra persona. Cuando las personas reciben este tipo de señales, sienten que sus emociones no solo son vistas y escuchadas por los demás, sino que estos sentimientos también son aceptados.

Si una persona siente que sus pensamientos, sentimientos y emociones no son escuchados ni comprendidos, es posible que se sienta aislado y sin apoyo. En algunos casos, la invalidación emocional puede incluso contribuir a la aparición de consecuencias psicológicas.

Persuasión

¿Con qué frecuencia necesitas persuadir a otros para que hagan algo? Algunas personas parecen ser capaces de hacerlo sin esfuerzo y sin que nadie se dé cuenta. Otras necesitan recurrir a otras fuentes de poder para hacer cumplir lo que quieren.

Las habilidades de persuasión se pueden aprender como cualquier otra, y son una parte clave para poder influir en otros. La palabra puede ser tan persuasiva como los gestos y actos.

Credibilidad

Cuando quieras comunicarte, es esencial que tus oyentes te consideren creíble y digno de confianza. La comunicación basada en la credibilidad se centra en las habilidades necesarias para generar confianza en cualquier situación.

La credibilidad es la clave para influir con éxito en los demás. Cuanto más volátil es un entorno de cambio, más credibilidad juega un factor para calmar y tranquilizar a las partes interesadas.

Importancia de las habilidades de comunicación

Desarrollar las habilidades comunicativas puede ayudarte en todos los aspectos de tu vida, personal y profesionalmente. La capacidad de transmitir información con precisión, claridad y según lo previsto es una habilidad fundamental y algo que no debe pasarse por alto.

Nunca es demasiado tarde para trabajar en tus habilidades de comunicación. Al hacerlo, es posible que descubras una mejora en tu calidad de vida.

Las destrezas de comunicación son necesarias en casi todos los aspectos de la vida. Profesionalmente, si estás solicitando empleo o buscando un ascenso, es casi seguro que necesitarás demostrar buenas habilidades de comunicación.

Algunas habilidades necesarias para sostener una buena comunicación en el ámbito laboral son las siguientes:

  • Mantener el contacto visual.

  • Demostrar un vocabulario variado.

  • Adaptar el lenguaje a tu audiencia.

  • Escuchar de manera efectiva.

  • Presentar tus ideas de manera adecuada.

  • Escribir de manera clara y concisa.

 

Muchas de estas son habilidades esenciales que buscan la mayoría de los empleadores. A medida que avanza tu carrera profesional, aumenta la importancia de las habilidades de comunicación. Incluso son esenciales para todos los gerentes y líderes.

En tu vida personal, las buenas habilidades comunicativas pueden mejorar tus relaciones personales. Esto se debe a que ayudan a comprender a los demás y a ser comprendido.

Es casi un cliché que las relaciones personales necesitan comunicación. Se ha culpado a la incapacidad de hablar por la ruptura de una gran cantidad de relaciones, pero la capacidad de escuchar también es un elemento importante.

La comunicación también es vital en cada tipo de relación familiar. Ya sea que quieras llegar a un acuerdo para las vacaciones con tu pareja o arreglar algún problema con tu hijo adolescente.

Las habilidades de comunicación también ayudan a administrar las interacciones con las instituciones. A lo largo de tu vida estarás en contacto con organizaciones de todo tipo.

Las buenas habilidades de comunicación pueden facilitar estas interacciones. Te garantizan que puedas transmitir tu punto de vista con calma y claridad y también tomar en cuenta las respuestas.

¿Cómo potenciar las habilidades de comunicación?

Con el auge de las redes sociales y los mensajes de texto, la comunicación se está volviendo más informal. Incluso en situaciones en las que se requieren maneras más formales de comunicación.

Hay ciertas cosas que puedes hacer para mejorar tus habilidades de comunicación. Tomá nota.

1. Escuchá, escuchá y escuchá

La gente quiere saber que está siendo escuchada. Escuchá realmente lo que dice la otra persona, en lugar de dar una respuesta acelerada. En ese momento, la persona que te habla debe ser lo más importante.

2. Con quién estás hablando importa

Los buenos comunicadores orientan su mensaje en función de frente a quién están hablando. Tratá de tener en cuenta las características de la otra persona cuando intentás transmitir tu mensaje.

3. Atento al lenguaje corporal

Asegúrate de adoptar un eficaz lenguaje corporal. No cruces los brazos y mantené el contacto visual para que la otra persona sepa que estás prestando atención.

4. Revisá tu mensaje antes de enviarlo

Volvé a leer lo que escribiste para asegurarte de que tus palabras comunican el mensaje deseado. Los correctores ortográficos y gramaticales son importantes, ¡pero ojo! No son infalibles.

5. Sé breve, pero específico

Para la comunicación escrita y verbal, sé breve y lo suficientemente específico. Así podrás brindar la información justa para que la otra persona entienda lo que estás tratando de decir.

6. Escribí las cosas

Tomá nota mientras hablás con otra persona o cuando estés en una reunión. No confíes tanto en tu memoria.

7. A veces es mejor levantar el teléfono

Si descubrís que tenés mucho para decir, en lugar de enviar un correo electrónico, llamá a la persona. A veces es más fácil comunicar lo que tenés que decir de forma verbal.

8. Pensá antes de hablar

Siempre hacé una pausa antes de hablar y no digas lo primero que se te ocurra. Tomate un momento y prestá mucha atención a lo que decís y cómo lo decís. Este hábito te permitirá evitar vergüenzas.

9. Tratá a todos por igual. 

No hables mal de nadie, tratá a todos con respeto. Trata a los demás como a tu igual.

10. Mantené una actitud positiva y sonreí

Sonreí, de esa manera tu actitud positiva brillará y la otra persona lo sabrá. Cuando sonreís, estás comunicando una actitud positiva, y las personas responden positivamente.

Conclusión

Tener fuertes habilidades de comunicación ayuda en todos los aspectos de la vida, desde la profesional hasta la personal. Desde un punto de vista comercial, todas las transacciones resultan de la comunicación.

Las buenas habilidades de comunicación son esenciales para permitir que los demás y vos mismo entiendan la información con mayor precisión y rapidez. Pueden mejorar la forma en que te desenvolvés en la vida, moldeando tu camino en tus relaciones con los demás.

Las habilidades de comunicación deficientes, por otro lado, pueden endurecer las relaciones de negocios y personales. De ahí su importancia. Si querés seguir leyendo artículos como este, encontrá más contenido de interés general en El Destape.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►