Estados Unidos: la prohibición del aborto como punta de lanza de los conservadores

24 de junio, 2022 | 21.45

La Corte Suprema de Justicia estadounidense anuló el icónico fallo Roe vs. Wade que en 1973 legalizó el derecho al aborto en todo el país y permitió a miles de mujeres decidir sobre su propio cuerpo. Lo que hace esta decisión es eliminar el aborto como un derecho constitucional que había sido reconocido en su momento como parte del derecho a la privacidad. La nueva disposición revierte este criterio y devuelve a las autoridades de los estados la posibilidad de prohibir o permitir el aborto.

La justificación del voto mayoritario fue que “el aborto no es un derecho constitucional” y que la autoridad para regularlo se trata de una cuestión política y no judicial, por lo que sería potestad del Congreso. De esta manera en un día, por decisión de un puñado de jueces conservadores, cuatro de ellos varones, la sociedad de Estados Unidos retrocedió 50 años. No casualmente el expresidente Donald Trump, quien tuvo un rol central en la revocación ya que nombró a tres jueces conservadores para el tribunal, celebró el fallo y dijo “Dios tomó la decisión”.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Del otro lado 3 juezas mujeres, Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan, se opusieron a votar contra la IVE como derecho constitucional "con pena, por esta Corte, pero todavía más por los millones de mujeres norteamericanas que hoy perdieron una protección constitucional fundamental". Por su parte el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, expresó que “es un día triste’ para el Tribunal Supremo y el país: “Tres jueces nombrados por un presidente, Donald Trump, están en el centro de esta decisión de acabar con la balanza de la justicia y eliminar un derecho fundamental de las mujeres en este país”.

A partir de ahora cada estado deberá decidir de forma autónoma por el derecho de las mujeres y personas gestantes a acceder al aborto. El mapa de Estados Unidos es muy amplio en posicionamientos. Si bien es posible que algunos territorios lo permitan, el clima de época hace pensar que en la mayoría de los casos las regulaciones podrían dificultar el acceso y en otros directamente prohibir la práctica.

Mientras en 16 estados, como Nueva York, California y Washington, las autoridades han aprobado leyes desencadenantes para proteger el derecho al aborto, al momento por lo menos en 26 territorios ya anticiparon la prohibición.  Es que la anulación de Roe vs. Wade funcionó como un fallo gatillo anti IVE, ya que al retroceder en el tiempo dejó automáticamente en vigencia prohibiciones previas a 1973 y  "prohibiciones desencandenantes". Eric Schmitt, el fiscal general de Misuri, rápidamente proclamó el primer estado en prohibir el aborto, y luego se sumó Texas.

Pero además de ser un grave retroceso para las 36 millones de mujeres y personas gestantes en edad reproductiva que ya no podrán acceder al derecho, sobre todo las de sectores populares y minorías raciales, este fallo funciona como la apertura de una nueva etapa ultra conservadora en la justicia de EUA que busca redefinir el paradigma de la democracia y los derechos sociales.

El juez Clarence Thomas, quien ya hace 30 años había votado en favor de anular el fallo, en una opinión concurrente insistió con la necesidad de avanzar en la reconsideración de los precedentes legales del “Debido proceso fundamental”, una doctrina del Derecho estadounidense que permite a los tribunales poner límites a la actividad legislativa si afecta a “la vida, la libertad o la propiedad”. Esta revisión incluye por ejemplo poner en cuetsión el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo y el acceso a anticonceptivos a parejas casadas.

Jim Obergefell, el demandante en el fallo histórico que legalizó el matrimonio igualitario en EUA, y candidato demócrata para la Cámara de Representantes de Ohio, advirtió: “Seamos claros. Hoy se trata de esta horrible invasión de la privacidad que ahora permite este tribunal, y cuando perdemos un derecho en el que confiamos y disfrutamos, otros derechos están en riesgo”.

Cuando en mayo de 2022 se filtró el borrador de la sentencia del Supremo Tribunal sobre el aborto, que finalmente se hizo realidad este viernes, desde diferentes sectores políticos progresistas y movimientos feministas alertaron que una decisión de este volumen podría funcionar como punto de partida de una nueva ola regresiva contra otros derechos. Paul Dupont, portavoz del Proyecto de Principios Estadounidenses conservadores contra el aborto, lo confirma al afirmar que los conservadores son optimistas y reconocen el potencial que esto significa para futuras victorias en temas culturales, aunque lograr que más estados prohíban el aborto ya es “una batalla lo suficientemente grande”.

Estados Unidos y el mundo atraviesan una fuerte ofensiva conservadora que pone en debate la conquista de derechos de las minorías sexuales, étnicas, raciales y culturales. Esto se observa en un aumento en la retórica anti LGBTIQ y anti feminista, y la multiplicación de organizaciones  de ultra derecha. La eliminación del derecho al aborto se puede leer en términos políticos como un triunfo de los conservadores y republicanos por sobre los demócratas, que en los próximos meses buscarán seguir avanzando y ganar la batalla ideológica sobre los asuntos de “la moral privada”.

MÁS INFO
Fabiana Solano

Mi nombre es Fabiana Solano y tengo 34 años. Soy socióloga egresada de la UBA y casi Magister en Comunicación y Cultura (UBA). Digo ‘casi’ porque me falta entregar la bendita/maldita Tesis, situación que trato de estirar con elegancia. Nunca me sentí del todo cómoda con los caminos que me ofrecía el mundo estrictamente académico. Por eso estudié periodismo, y la convergencia de ambas disciplinas me dio algunas herramientas para analizar, transmitir, y explicar la crisis del 2001 en 180 caracteres. Me especializo en culturas y prácticas sociales, desde la perspectiva teórica de los Estudios Culturales. Afortunadamente tengo otras pasiones. Me considero una melómana millennial que aprovecha los beneficios de las múltiples plataformas de streaming pero si tiene que elegir prefiere el ritual del vinilo. Tengo un especial vínculo con el rock británico (siempre Team Beatles, antes de que me pregunten), que se remonta a mis primeros recuerdos sonoros, cuando en mi casa los domingos se escuchaba “Magical Mistery Tour” o “Let It Be”. Además soy arquera del equipo de Futsal Femenino de la Facultad de Ciencias Sociales (UBA), rol que me define mejor y más genuinamente que todo lo que desarrollé hasta acá. Por supuesto que la política ocupa gran parte de mi vida y mis pensamientos. Por eso para mi info de WhatsApp elegí una frase que pedí prestada al gran pensador contemporáneo Álvaro García Linera: “Luchar, vencer, caerse, levantarse, luchar, vencer, caerse, levantarse. Hasta que se acabe la vida, ese es nuestro destino”.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►