Congreso: presentaron un proyecto contra los jueces sin perspectiva de género

La senadora Anabel Fernández Sagasti presentó una iniciativa para poder recusar magistrados que hayan manifestado “judicial o extrajudicialmente una posición contraria a la perspectiva de géneros, hostilidad hacia las mujeres y población LGBTIQ+”. Ocurre luego de que el camarista Juan Carlos Gemignani escribiera chats antifeministas.

12 de marzo, 2021 | 07.27

Los chats misóginos y antifeministas que escribió el juez Juan Carlos Gemignani, integrante de la Cámara Federal de Casación Penal, en el Día Internacional de la Mujer no solo provocaron el repudio del presidente Alberto Fernández y de la vicepresidenta Cristina Kirchner. El episodio fue tan escandaloso que este jueves la senadora Anabel Fernández Sagasti presentó una iniciativa en la Cámara Alta para que se pueda recusar a magistrados que se expresen en contra de la perspectiva de género.

Si bien la iniciativa no hace mención explícita a Gemignani parece que los mensajes ofensivos que escribió el camarista sirvieron de disparador de este proyecto, que apunta a incluir en el Código Procesal Penal y en la Ley de Protección integral a las mujeres la posibilidad de recusar –es decir, de apartar de un caso- a jueces que se hayan manifestado “judicial o extrajudicialmente” en contra de la perspectiva de género.

El proyecto apunta a incorporar en los artículos del Código Procesal Penal de la Nación que abordan los “motivos de inhibición” de un juez (art. 55) y de su recusación (art. 60) el siguiente texto: “Si manifiesta judicial o extrajudicialmente una posición contraria a la perspectiva de géneros, hostilidad hacia las mujeres y población LGBTIQ+, utiliza discursos de odio, o no respeta y hace respetar la ley de identidad de género.”

En el mismo sentido, también plantea incluir en la Ley de Protección integral a las mujeres (ley 26.485) que las mujeres tienen derecho “a ser juzgadas con perspectiva de género y sin discriminación, contando con juzgadores y juzgadoras imparciales, siendo motivo de inhibición y recusación de magistrados y magistradas manifestar judicial o extrajudicialmente una posición contraria a la perspectiva de géneros, hostilidad hacia las mujeres y población LGBTIQ+, utiliza discursos de odio, o no respeta y hace respetar la ley de identidad de género."

En los fundamentos de la iniciativa se sostiene que “un juez o jueza que no lleva adelante capacitación en perspectiva de género, se manifiesta públicamente en contra de la aplicación de la perspectiva de género, o hace uso de discursos y prácticas de odio y prejuicio, es un juez que adelanta opinión respecto a esa materia”.

Los mensajes de Gemignani

El 8 de marzo pasado, es decir, en el Día Internacional de la Mujer, el camarista Juan Carlos Gemignani escribió en un chat institucional de Whatsapp interpelando a sus colegas: “Feliz día para todas!!! Especialmente para las delincuentes!!! Solo se alcanzará la igualdad cuando se les reconozca el derecho a delinquir! Y también entonces sean pertinentemente penadas!!! Mientras tanto poniéndolas en evidencia!!! Gran abrazo!!!! Hasta qué la igualdad nos es solo relato!!! (sic)”. 

El texto lo leyeron los otros 12 jueces de la Cámara Federal de Casación Penal y el secretario del tribunal, quienes integran junto a Gemignani el grupo de chat “Acuerdo Virtual”. El mensaje llegó luego de que magistrados del grupo saludaran a las mujeres. Las camaristas Ana Figueroa y Ángela Ledesma no dejaron pasar la agresión: ambas consideraron que los mensajes son “intolerables” y le pidieron al presidente del  máximo tribunal penal del país, Gustavo Hornos (el mismo de las visitas al despacho de Macri, denunciado penalmente), que certifique los chats para asegurar la prueba y “adopte las medidas pertinentes”.

¿Cuáles son esas medidas? Lo que se espera en la Cámara de Casación es que Hornos certifique los chats y convoque a un acuerdo general para que los 13 camaristas decidan qué hacer, esto es, si se envía el material al Consejo de la Magistratura para que tome cartas en el asunto o no. Pero Hornos aún no motorizó el caso, según indicaron fuentes judiciales. Ya son muchos los que creen que el propio consejo actuará de oficio a la brevedad con un proceso disciplinario si la Casación no reacciona, lo que agudizará aún más las internas en el máximo tribunal penal del país.

Hornos, consideran desde la Casación, no convoca a un acuerdo general para que no se le cuestione en ese mismo encuentro sus visitas al despacho privado de Mauricio Macri -tras las cuales firmaba fallos en contra de dirigentes kirchneristas-. Por esos ingresos fue denunciado penalmente, se le pidió la remoción en el Consejo de la Magistratura y dos colegas le pidieron que deje la presidencia de la Casación por la insólita explicación que brindó. 

Las expresiones de Gemignani se dieron en un chat donde se vierten “comunicaciones oficiales”. “No son chats confidenciales, son expresiones de un funcionario público”, señalaron quienes analizan el caso. Y agregaron: “Por supuesto que pesa que tenga antecedentes en esta materia”.

El affaire de los chats no es el primer episodio que involucra a Gemignani en una agresión contra una mujer. En junio de 2019 fue sancionado con una rebaja del 35% de su sueldo por parte del Consejo de la Magistratura por haber ordenado la bochornosa detención de una secretaria por una supuesta desobediencia. La empleada judicial había rechazado realizar un inventario por una serie de requisitos que no se estaban cumpliendo. Ese hecho, de 2016, también le costó la presidencia del tribunal.

La reacción de CFK y Alberto

Tanto el presidente Alberto Fernández como la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner se hicieron eco de los chats misóginos de Gemignani. Ambos se mostraron indignados con el accionar del camarista. También emitieron un comunicado las "Mujeres trabajadoras de Comodoro Py".

La primera en reaccionar públicamente fue CFK, el miércoles. “’Feliz día delincuentes’. No puedo salir de mi estupor: un juez de Casación, que hace poco encerró a una secretaria en un despacho, ahora se dirige de esta manera a sus colegas mujeres en el Día Internacional de la Mujer. ¿Hasta cuándo? ¿O estarán esperando que le pegue a alguna?”, tuiteó.

Al día siguiente, es decir este jueves, el Presidente retomó el tema. “Todo el día de ayer estuve reflexionando sobre el singular saludo del juez Juan Carlos Gemignani a sus colegas mujeres por el Día la Mujer”, abrió el hilo de tuits. Y continuó: “Tratarlas de ‘delincuentes’ deja en evidencia su valoración sobre el respeto a la diversidad de género. Algún episodio que viene a mi memoria parece corroborar su maltrato a la condición de mujer”, señaló en referencia a la detención de la secretaria judicial María Amelia Expucci. “Todo es muy grave. Pero lo más grave es advertir que en manos de ese tipo de magistrados está la suerte de los derechos ciudadanos. Abordar los cambios que Poder Judicial necesita depende de todos nosotros”, concluyó.

También se hicieron eco las "Mujeres trabajadoras de Comodoro Py", organización que en un comunicado apuntó contra Gemignani y Hornos. "En el marco del reclamo social de una reforma judicial feminista, las trabajadoras judiciales de Comodoro Py no seremos cómplices de las inconductas de dos miembros de la Cámara Federal de Casación Penal", remarcaron. De Gemignani dijeron "que ha dado muestras de su anclaje en patrones socioculturales de violencia sistemática hacia las mujeres". Respecto a los chats, indicaron que impartió "violencia verbal" y ejerció "maltrato" hacia sus colegas Figueroa y Ledesma.

Tres días después del inicio de este escándalo, se presentó el proyecto en el Senado para poder recusar a jueces sin perspectiva de género. 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►