Rosario: octubre se perfila como el mejor mes para el comercio desde que llegó la pandemia

El Día de la Madre traccionó un mes de recuperación del consumo, aunque las ventas están aún un 15% por debajo de 2019. La gastronomía repunta y se llenan locales vacíos.

21 de octubre, 2021 | 19.12

Traccionado por el Día de la Madre, celebrado el último domingo, octubre ya se perfila en Rosario, Santa Fe, como el mejor mes comercial desde que comenzó la pandemia. El tradicional festejo potenció las ventas, que fueron “excelentes” durante la semana previa y en especial durante el sábado de la víspera, según apuntaron los comerciantes. La fecha superó con creces la salida de productos del año pasado, cuando se registraba una alta cantidad de contagios diarios y había fuertes restricciones a las actividades, y los rubros que mejor anduvieron fueron especialmente calzado, indumentaria, perfumería y accesorios. Sin embargo, la sensación es que falta un escalón para retornar a los niveles de 2019, antes del COVID-19, y se calcula que las cifras están aún un 15% por debajo de ese año.

Entre los factores del éxito, apuntan que el fin de semana XXL anterior al festejo de las madres llegaron muchos turistas a la provincia, lo que se vio reflejado en muchas ventas, y luego durante toda la semana hubo descuentos de los bancos de hasta el 30%, que junto al programa provincial Billetera Santa Fe impulsaron el consumo. “Hubo gran cantidad de personas en la calle, en todos los centros comerciales. Se conjugó que la gente tiene más ganas de salir, se siente más segura por la baja cantidad de casos, y que se lanzaron muchas promociones”, apuntó a El Destape Nelson Graells, presidente de Amigos de Peatonal Córdoba.

El Estado tuvo un rol muy activo, ya que a través del programa "La Sonrisa de Mamá", el municipio lanzó actividades en cinco centros comerciales, con peatonalización de calles para facilitar la llegada de público, que se movilizó masivamente, sorteos, shows callejeros y descuentos especiales. Para el intendente Pablo Javkin el fin de semana fue “muy positivo" en todos los lugares, ya que se mostró "una ciudad donde la vía pública fue ocupada por la gente paseando y las familias disfrutando. El objetivo es reactivar la actividad económica y comercial. Todos necesitamos recuperar el trabajo y la producción, pero también disfrutar de la calle”, precisó.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Debajo de 2019

Miguel Ángel Marcogliese, titular del céntrico centro comercial Paseo del Siglo, remarcó que las ventas superaron a las del año pasado, y atribuyó ese buen desempeño a la mayor presencia de dinero en la calle. “Para llegar a lo que era 2019 le falta volumen de unidades. Pero te deja un sabor distinto, la alegría de que va mejorando. El comercio invierte más porque ve la salida. La gente tiene necesidad contenida de consumir”, consideró. Por otra parte, apuntó que si bien los gastos aumentaron, muchos comerciantes han reducido estructura y eso hace que si bien la venta no llegó a los niveles prepandemia, no estén tan asfixiados. “Es un mes que pinta lindo”, pronosticó ante la consulta.

Desde el paseo comercial calle San Luis (el Once de Rosario), Miguel Rucco coincidió en que el saldo fue positivo y notó una recuperación en relación al año pasado, pero arrojó un análisis algo más precavido, marcando que las ventas aún están un 15% por debajo de los números prepandemia. “Comparándolo con un 2019 malo, que fue uno de los peores en toda una década, todavía no llegamos a igualarlo”, expresó a El Destape, y aclaró que salvo algunos sectores muy puntuales como la indumentaria de mujer y la perfumería, que han vendido bien, en promedio el panorama es “complicado” por la demanda contraída.

En los barrios también se notó el repunte. "El cierre de caja fue muy importante en todos los rubros en general. Los días previos la venta fue muy buena, en niveles prepandemia. Bienvenida la reactivación", analizó Sergio Nazzi, secretario del centro comercial Ayacucho de zona sur. En Echesortu, una zona macrocéntrica, la movida generada por la recreación del boliche Space en la calle, un ícono de la década de los 80 en la ciudad, fue un éxito con el arribo de 45 mil personas y catapultó las ventas de todo el paseo comercial. Andrés Ríos, propietario de la zona, dijo que trabajaron un 15% más de lo habitual gracias al evento.

Gastronomía a full

Mientras tanto, la gastronomía parada por pandemia vuelve a arrancar en Rosario. Se llenan los locales de bares que habían cerrado en los corredores gastronómicos, que se reactivan y busca sumar actividad diurna. Por ejemplo el barrio Pichincha, el Palermo rosarino, vive un momento de ebullición, en el que el 30% de locales que se vaciaron durante la pandemia, ya se volvieron a ocupar, e intenta tener movimiento de día para dejar de ser solo un polo gastronómico nocturno.

A diferencia de otros corredores, en Pichincha muchos negocios no cerraron definitivamente, sino que cambiaron de dueño, o bajaron la persiana momentáneamente, pero siguieron pagando el alquiler a la espera de tiempos mejores. "Es un barrio que, al margen del Covid, iba a quedar posicionado y la gente decidió aguantar y no desprenderse", confió Reinaldo Bacigalupo, titular de Mercado Pichincha. Entre todas las aperturas, que son unas 18, se esperan alrededor de 1.200 nuevos puestos de trabajo de los cuales unos 720 son directos (cocineros, mozos, bacheros) y 480 indirectos (cadetes y proveedores).

Por eso, el barrio y sus vecinos festejan la llegada de propuestas como cafeterías y panaderías de especialidad, porque concentran público durante la mañana y hasta la tarde. Pichincha busca ser un barrio de todo el día, y para eso estas apuestas junto a la indumentaria y el arte se hacen fundamentales. "La nocturnidad nunca se va perder, porque es la característica principal del barrio, pero para ser un centro comercial integral necesitábamos propuestas de día y de calidad", analizó el referente. Desde la asociación civil intentan fogonear que se acerquen marcas de ropa, mediante la introducción de incentivos y a partir de la instalación de ferias de diseñadores independientes.

En cuanto a la movida nocturna, lo cierto es que por el momento hay muchos locales en plena reforma que buscan abrir antes de la llegada del verano, y la zona -que busca crecer y liderar la expansión- apunta a recuperar los locales cerrados por la pandemia hacia fines de 2021. "Fueron todas decisiones de último momento, porque hubo mucha incertidumbre. Nadie sabía si invertir porque no estaba claro cuándo terminaría la pandemia. Ahora, con el grado de vacunación que hay y que el mundo se abrió bastante, se retomaron proyectos de carpetas ya iniciadas y hubo un efecto contagio entre los emprendedores", definió el empresario.

Desde el municipio cimentaron ese diagnóstico. “Hoy se retomaron charlas con gente de negocios de la ciudad. Hay proyectos que estaban en stand by y se pusieron activos de nuevo. Todo estaba en carpeta y parado por la pandemia”, explicó Sebastián Chale, secretario de Desarrollo Económico. El Ejecutivo mantiene desde hace casi dos años, desde el comienzo de la gestión Javkin, rondas de reuniones con empresarios de distintos rubros, pero sobre todo gastronómicos, para incentivar la radicación en distintas zonas que quiere potenciar. Sin embargo, no está promoviendo ninguna medida particular, como incentivos fiscales, para que se abran locales, sino que la intervención municipal tiene que ver con facilitar los desembarcos, ser ágiles en los trámites de habilitaciones y la planificación de los proyectos.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►