Intentan controlar los incendios en Entre Ríos, entre cortocircuitos con Nación

Pese a las declaraciones cruzadas, Nación, provincias y municipios están de acuerdo en un punto: los incendios son intencionales, se ocasionan por la mano del hombre y se agravan por factores climáticos extraordinarios.

20 de septiembre, 2022 | 18.02

Las lluvias del fin de semana trajeron un poco de alivio a las islas del Delta, sumamente afectadas por incendios en diversos puntos de su extensión, especialmente en la zona entrerriana de Victoria, frente a la localidad santafesina de Rosario. En los últimos días se multiplicaron las manifestaciones de disconformidad con el accionar del Estado, especialmente el nacional. Se apuntó duramente contra el ministro de Ambiente, Juan Cabandié. En Entre Ríos, hubo chispazos incluso con el propio gobernador, Gustavo Bordet. A la par, el poder legislativo parece haber tomado nota de la gravedad del asunto, emplazando al cuerpo al tratamiento de la postergada Ley de Humedales, ampliamente solicitada por organizaciones vinculadas al cuidado ambiental.

"Los focos están todos controlados, especialmente frente a Rosario. Se está trabajando con dos que están activos frente a San Pedro. Ninguno está extinguido pero, si todo sigue así, quedarán apagados en pocos días", expresó a El Destape, Daniela García, secretaria de Ambiente de Entre Ríos. La funcionaria agregó luego: "Quedará un comando de guardia en Alvear, con dos aviones, un helicóptero, brigadistas de Entre Ríos y Santa Fe y policías de Entre Ríos. Habrá vuelos periódicos todos los días y se irá monitoreando toda la zona".

Pese a los cortocircuitos entre los diversos estados -Nación, provincias, municipios-, todos están de acuerdo en un punto: los incendios son intencionales, se ocasionan por la mano del hombre y se agravan por factores climáticos extraordinarios. Eso ha obligado a intensificar el patrullaje en la zona, a realizar un control estricto de actividades y a monitorear minuto a minuto el escenario. Por el momento, no es suficiente. Nuevos focos ígneos se han localizado en los últimos días, activando un nuevo operativo con brigadistas y vehículos.

"Lo que está permitido en las islas es el uso productivo ganadero extensivo, no así la agricultura ni el uso de agroquímicos", explicó García. Consultada sobre la llegada del verano y la utilización de la zona para hacer fiestas y eventos sociales, la secretaria subrayó: "El uso recreativo, por ahora, sí está permitido. Pero puede haber un control de egreso e ingreso más estricto. Entre Ríos tomará decisiones en el corto plazo, en función de lo que está sucediendo. Si sigue pasando esto, si sigue habiendo focos intencionales, necesariamente se controlará más la presencia".

En el mismo sentido se expresó hace pocos días la ministra de Gobierno, Rosario Romero. Ella fue la encargada de realizar un pedido formal de fuerzas federales ante el subsecretario de Planeamiento y Coordinación Ejecutiva en Emergencias del Ministerio de Defensa, Carlos Ospital. "Estuvimos intercambiando sobre la situación de incendios en el Delta y el apoyo de las Fuerzas Armadas, especialmente el Ejército, en la zona en que actualmente se está brindando”, contó al término del encuentro Romero. Hizo alusión, además, a los fuertes cruces entre la Provincia y el Ministerio de Ambiente de la Nación. Si bien intentó bajarle el tono y dijo que "el peor escenario es echarse culpas", no se ahorró críticas para la cartera de Cabandié: "Hubo más declaraciones en la prensa que llamados al gobernador. No estamos sólo combatiendo el fuego, estamos con presencia permanente en la zona. Insisto en la racionalidad que debemos tener. No está presente la seriedad en estas declaraciones, es una desacertada posición".

Los roces con el Ministerio de Ambiente tuvieron un pico cuando el propio Bordet salió al cruce de un tuit de Cabandié, que había reclamado más acciones para detener el fuego desde la Administración provincial. "El ministro de Ambiente debería hablar menos y trabajar más. Además de no conocer en absoluto la realidad del Delta, se ha dedicado todo este tiempo a evadir responsabilidades y distribuir culpas que no contribuyen a encontrar soluciones", apuntó entonces el gobernador.

El tono de Bordet llamó la atención, por lo fuerte. Se ha mostrado siempre como un mandatario moderado, de buena relación con todos, que no se mete en el barro ni declara fuerte. Cercano al presidente Alberto Fernández, que hasta el momento se ha mostrado bastante ajeno a lo que pasa en el Delta, más allá de algún mensaje en las redes sociales. Sin embargo, en este caso, el concordiense no se guardó nada. "Con la coordinación de las provincias y la Nación, bomberos, policías, rescatistas y fuerzas armadas trabajan a contrarreloj para prevenir y sofocar los incendios en condiciones muy complejas. Sería muy importante contar con un ministro que esté a la altura de las circunstancias", lanzó en un segundo tuit.

Desde Ambiente de la Nación, el que contestó fue el viceministro Sergio Federovisky: "Tuvimos a 250 brigadistas convocados cuya logística fue coordinada por el Plan Nacional del Manejo de Fuego y 17 medios aéreos contratados. No me parece que eso sea mirar para otro lado ni estar ajeno a lo que sucede”.

En contacto con Cara y Ceca (Radio UNER), el funcionario destacó: “La situación ha sido muy complicada. No hay muchos focos activos, pero los que hay son difíciles de controlar. El clima no ayuda y la rotación de los vientos ha generado lo que todos sabemos, que es una nube de humo, especialmente en la zona de Rosario”.

Las réplicas tuvieron su correlato días posteriores, nuevamente con declaraciones cruzadas entre la Casa Gris y el ministro de Ambiente, que sostuvo que, desde Entre Ríos, no se ha colaborado con datos catastrales que colaboren a más detenciones. Incluso vino a la provincia a traer pruebas, pero no hubo foto de rigor. Una señal de que, evidentemente, no pasa por su mejor momento el vínculo con las autoridades de la zona.

Las próximas medidas de Entre Ríos para paliar los incendios

El gobierno entrerriano, a la par de atender los focos, se abocará en las próximas semanas a "ordenar el territorio". Así lo resaltó García: "Vamos a tomar nuevamente el control de las islas de dominio público, para ver quién las está ocupando y con qué actividad. Por eso la Dirección de Tierras Fiscales pasó a formar parte de Ambiente. Desde el 9 de septiembre, por orden del gobernador, se hizo el traspaso. El objetivo es regularizar el uso, ver quién está, qué está haciendo, efectuar un control riguroso, que el titular presente informes anuales y muestre que todo está en regla". Entre otras acciones, la secretaria detalló a este medio que también se implementará un plan de manejo de la reserva natural de Victoria y se reforzará a la Policía Rural con un cuerpo de agentes ambientales, que prestarán apoyo al trabajo que se hace en las comisarías de las islas.

En el terreno, en tanto, se sigue combatiendo el fuego. La lluvia del domingo fue un alivio, pero fue muy poca. El escenario climático es muy adverso hace años, por la bajante del río Paraná y por la ausencia de lluvias. La altura del río provoca que en las islas esté todo seco. No hay esteros, lagunas ni bañados, que son cortafuegos naturales. Por lo tanto, adentro del sistema de humedales, cualquier incendio se distribuye, porque no hay barrera. A la par, la sequía empeora ese escenario, porque no hay vegetación y no hay una temperatura más baja en la zona. Es una combinación sumamente negativa, que no pareciera tener una solución en el corto plazo, dado que las previsiones del Instituto Nacional del Agua (INA) dan cuenta de un panorama similar hasta entrado el primer trimestre de 2023. 

En ocasiones, hay otros factores que también pueden alterar el trabajo de los bomberos. Especialmente dos: viento y niebla. Así lo explicó a El Destape, Mauro Rodríguez, director del Plan Provincial de Manejo del Fuego. "Nosotros estamos trabajando hace dos años en las islas. Y con el guiño del gobernador, ampliamos la Brigada de Incendios Forestales de dos a 12 agentes. Pronto, pasaremos a 22".

El funcionario dio cuenta de una red ciudadana de alerta temprana, que colabora a dar aviso sobre los incendios de una forma más ágil: "Conocemos bien el Delta. Está funcionando mucho mejor que los faros de conservación. Nos enteramos por los puesteros, por los propios habitantes de la zona. Es una red genuina y eficaz que colabora a actuar de forma más rápida".

Rodríguez detalló además el personal y la maquinaria dispuesta para combatir los incendios: "Hay 55 brigadistas en el comando de Alvear. Entre ellos, un policía que sale en los vuelos porque tiene poder de arresto. La situación está controlada frente a Rosario y no hay mayor perjuicio frente a San Pedro, creemos que podemos controlarlo en las próximas horas, pero todo es muy dinámico. Allí hay 65 brigadistas más. Se dispusieron cinco helicópteros y dos aviones hidrantes, uno de los cuales tiene helibalde".

El rol de la Justicia también fue puesto en tela de juicio, en su momento, por el ministro Cabandié. Para Rodríguez, sin embargo, el trabajo no ha sido menor: "El juez y el fiscal han mostrado predisposición, quiere tomar cartas en el asunto y se están abocando al trabajo. Sabemos que están a disposición. Se lograron siete detenciones con colaboración de Prefectura y de la Policía. Es cierto que hoy esos sospechosos están en libertad, porque hasta que se demuestre lo contrario, son inocentes. Pero hay un expediente en proceso y ellos están sujetos a lo que determine la Justicia".

Para finalizar, Rodríguez le apuntó a la cartera nacional: "Nosotros tenemos predisposición, pero nos pegan de forma innecesaria y extemporánea. Se precisan respuestas, no mensajes a través de las redes sociales. Que además, son falsos. Nosotros no hablamos, estamos trabajando. Y la sociedad lo reconoce. Sólo pretendemos sofocar el fuego y que la gente esté tranquila".

LA FERIA DE EL DESTAPE ►