Policías de la Ciudad insultaron y golpearon a Máximo Kirchner frente a la casa de Cristina

El diputado nacional e hijo de la vicepresidenta fue agredido por efectivos de la Policía de la Ciudad. "Forro, no vas a pasar", se los escucha decir en distintas imágenes compartidas en las redes sociales.

28 de agosto, 2022 | 11.27

Un video develó el hostigamiento que sufrió el sábado por la noche el diputado Máximo Kirchner por parte de las fuerzas de seguridad de Horacio Rodríguez Larreta en las inmediaciones de la casa de la vicepresidenta Cristina Kirchner, hacia donde llegaron miles de seguidores para demostrarle su apoyo ante el intento de proscripción del Poder Judicial. "Forro, no vas a pasar", se escucha decir a los efectivos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires en distintas imágenes compartidas en las redes sociales. Allí se puede ver claramente cómo los agentes provocaron, insultaron y hasta golpearon al dirigente de La Cámpora, al que le impidieron llegar hasta la casa de su madre. 

Las manifestaciones espontáneas en la casa de la vicepresidenta del barrio porteño de Recoleta se realizan desde el pasado lunes cuando los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola solicitaron 12 años de prisión y la inhabilitación de por vida para ejercer cargos públicos en el marco de la causa judicial denominada ‘Vialidad’.

La tensión escaló mucho más el sábado, cuando el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires dispuso un vallado alrededor de su domicilio en el barrio porteño de Recoleta, lo que generó un cambio de agenda para las movilizaciones previstas en el centro porteño. Miles de seguidores y dirigentes se apostaron en la esquina de Juncal y Paraná para brindarle su apoyo, en tanto que la Policía de la Ciudad sacó a relucir sus camiones hidrantes y los reprimió. 

Luego de que se confirmara el pedido de condena de 12 años de prisión formulado por Luciani, Máximo afirmó que la vicepresidenta es defendida porque "siempre pulseó a favor de la gente". "Si ha Cristina la están defendiendo hoy en las calles es porque siempre pulseó a favor de la gente. Quiero agradecer todas las expresiones de afecto, amor y resistencia por nuestras compañera", señaló Máximo Kirchner al referirse al juicio que se sigue por el presunto direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz, que tiene a la exmandataria como imputada.
 

 

 

 

 

La Policía de la Ciudad reprimió a manifestantes frente al domicilio de la Vicepresidenta

La Policía de la Ciudad de Buenos Aires reprimió con palos, agua lanzada desde camiones hidrantes y gases lacrimógenos a militantes que se habían congregado en cercanías del domicilio de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en el barrio de Recoleta para darle su apoyo. Los incidentes comenzaron luego de que un grupo de manifestantes tumbara las vallas que ordenó colocar cerca del departamento de la exmandataria el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

La policía lanzó agua desde camiones hidrantes, golpeó con bastones y gases lacrimógenos sobre la multitud. Además, el periodista Ezequiel Guazzora fue golpeado en la cabeza por la acción de los efectivos policiales y había otras personas que habían sido heridos.

El diputado bonaerense Matías Molle, el exlegislador provincial Facundo Tignanelli y el periodista y funcionario bonaerense Fabián "Conu" Rodríguez también resultaron apresados por la Policía de la Ciudad, según consignó el canal A24.

Pero más tarde, la Policía porteña informó que todos los detenidos habían sido liberados, mientras los uniformados se retiraban del lugar y los manifestantes lograron posicionarse en la calle Juncal, donde se había montado una vigilia desde el lunes a la noche.

Cristina Fernández afirmó que "el único lugar donde hubo violencia fue en la Ciudad de Buenos Aires"

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó en la noche del sábado que “el Partido Judicial le pidió 12 años de condena por cada uno de los mejores años que vivió el pueblo argentino”, y remarcó que hubo desde el martes manifestaciones en todo el país de apoyo a su figura, pero que en “el único lugar donde se produjeron escenas de violencia fue en la Ciudad de Buenos Aires”.

“La violencia fue provocada por odio al peronismo. No toleran el amor y a la alegría de los peronistas”, señaló la mandataria al hablar esta noche, pasadas las 22, en un escenario montado en la esquina de Uruguay y Juncal, tras la represión que llevó a cabo la Policía de la Ciudad de Buenos Aires contra manifestantes que se manifestaban en el lugar.

La expresidenta se expresó de esta forma en relación al apoyo que recibió en estos días por parte de la militancia del Frente de Todos, en el contexto del juicio de la causa que se le sigue por el presunto direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz, y que la tiene como imputada.

En una alocución realizada desde un escenario ubicado en la puerta de su domicilio, en el barrio porteño de Recoleta, Fernández dijo que "en el único lugar donde el desde el día martes y hoy hubo escenas de violencia fue aquí, en la Ciudad de Buenos Aires y en la puerta de mi casa, provocadas por el odio alegría y el amor peronista, que siempre fue objeto de la violencia".

La Vicepresidenta recordó que "desde el último día que me fuí de la Presidencia, ese 9 de diciembre (de 2015) que terminaba ese acto maravilloso en Plaza de Mayo, no pude llegar acá porque este lugar estaba rodeado de simpatizantes del nuevo gobierno, del macrismo, que insultaban, agredían".

"Tuve que irme a dormir a la casa mi hija, acá cerca, en el barrio de Monserrat. Desde ese día y hasta el martes he sufrido el permanente hostigamiento de gente que viene a amenazarme de muerte. Nunca vi a la Ciudad de Buenos Aires a intervenir para evitar ese hostigamiento. Pago mis impuesto igual a los todos los que están acá. Tengo el mismo derecho, ninguno más, pero sí el mismo. Y después dicen que los peronistas somos violentos", fundamentó.

"Vimos la tragedia de la humanidad por la pandemia y quemar barbijos, violar la cuarentena sin importar nada, poniendo en riesgo la salud de la población, y nunca hubo un solo policía (de la Ciudad) que pudiera siquiera molestar a las personas que lo hacían, Aun cuando estaban violando la ley. Porque creemos que en democracia el derecho a la libertad de expresión es fundamental", afirmó.

Y amplió: "Los hemos visto también colgar bolsas mortuorias en la rejas de la Casa de Gobierno con las caras de los principales dirigentes de nuestro espacio político, pero los violentos somos nosotros".

"Colocar horcas y guillotinas en las plazas de la República. Es increíble el grado de cinismo y perversión. Quieren exterminar al peronismo. Es lo que quisieron desde siempre. Lo han intentado todo, las peores violencias. La desaparición de miles de compatriotas. No aceptan que el pueblo pueda expresarse y reclamar cosas diferentes a las que ellos quieren", remarcó.

La exmandataria le envió además un mensaje a los dirigentes de Juntos por el Cambio y de cara al año electoral que se avecina y les pidió que "dejen de competir entre sí quien odia más y quien le pega más a los peronistas".

"Se los recomiendo como ciudadana, como compatriota. Esas competencias para ver quién es mas duro, quién castiga más las manifestaciones populares, nunca llegaron a buen puerto en la Argentina. Tienen muy mala historia", reseñó. Asimismo, les aconsejó "no repetir experiencias de las cuales todos después todos tenemos que lamentar".

"Ha habido demasiada sangre en la Argentina para que sigan amenazando con tiro, bala, gas lacrimógeno, gas pimienta, a los que piensan diferentes", subrayó. Aclaró que "aquí mismo, durante cinco días, hubo gente que pacíficamente se manifestaba" y "no era todo el día, era durante la mañana".

"No vi insultar a nadie, no a desearle la muerte a nadie. Simplemente se vino a apoyar humildemente a un espacio político que tanto ha logrado parta la Argentina. Por más que quieran ocultarlo o disimularlo desde sus construcciones mediáticas", observó.

Por último se dirigió a sus seguidores y les tributó el apoyo brindado en estos días, luego del pedido de prisión en su contra que formulara el fiscal Diego Luciani en el juicio de la causa de obra pública y aseguró que "aunque viviera mil años nunca me va alcanzar para agradecerles el amor, la solidaridad y la lealtad de todos ustedes".

"A esta altura de mi vida no hay nada mas importante que eso. Solo pido que no abandonemos nuestras convicciones nunca y sobre todo ese indestructible amor a la Patria que nos une a todos y a todas. Les pido que nos vayamos a descansar porque ha sido un largo día", concluyó.

Antes del discurso de la vicepresidenta que cerró una jornada de tensión, el presidente Alberto Fernández había expresado su "más enérgico repudio a la violencia institucional desatada por el Gobierno de la Ciudad frente a una masiva manifestación de ciudadanas y ciudadanos expresándose en libertad y en democracia", tras la represión de la policía porteña a militantes que se habían congregado en cercanías del domicilio de la Vicepresidenta.

Las distintas expresiones del FdT realizaron durante el sábado encuentros y movilizaciones en distintas plazas del país, con epicentro en la ciudad de Buenos Aires y distintos municipios del conurbano bonaerense, en respaldo de la Vicepresidenta, luego de que el fiscal de la causa conocida como Vialidad pidiera para la exmandataria 12 años de prisión e inhabilitación para ejercer cargos públicos.

 

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►