La oposición quiere poner condiciones para la postergación de las elecciones

El ministro Wado de Pedro se reunirá con los jefes de los bloques del Congreso en busca de posponer las elecciones para septiembre y noviembre. Juntos por el Cambio pedirá discutir también la boleta única y el voto por correo. A su pedido, el encuentro quedó para el jueves.

07 de abril, 2021 | 05.00

El ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, anunció que concurrirá al Congreso para una reunión con el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y los jefes de los bloques parlamentarios con la intención de postergar las elecciones PASO y las generales un mes, pasándolas para septiembre y noviembre. "Tenemos evidencia de que en junio, julio y agosto aumenta la cantidad de enfermedades respiratorias y queremos evitar que las elecciones se realicen en perjuicio de la gente", explicó el ministro.

Operación Olivos: la investigación de El Destape que sacude al macrismo

La conducción de Juntos por el Cambio, que mantuvo este martes una reunión presencial, emitió un declaración advirtiendo que no habían recibido ninguna propuesta de parte del Ejecutivo Nacional. Con todo, tanto en Interior como en la oposición planteaban llegar a un consenso en torno al proyecto ya presentado por la diputada radical Carla Carrizo, que propone la realización de las primarias el segundo domingo de septiembre junto a una serie de topes a los gastos electorales. Además, buscarán poner como condición la utilización de la boleta única de papel y que se vuelva a permitir el voto por correo a los argentinos en el exterior. A su pedido, la reunión, pautada para hoy, se pasó a última hora para el jueves.

“Es subestimar a la gente pensar que cambiar la fecha puede afectar el voto", planteó De Pedro respecto a las elucubraciones que viene haciendo la oposición respecto a los motivos por los que el Gobierno está interesado en postergar los comicios. Con sentido común, el ministro habló de evitar las enfermedades de invierno sacando la campaña y las elecciones de los meses más fríos para acercarlas a la primavera. Una conversación informal mantenida en similar dirección la semana pasada con el jefe del bloque de diputados del PRO, Cristian Ritondo, y con el intendente de Vicente López, Jorge Macri, provocó un tembladeral dentro de Juntos por el Cambio, que vieron conspiraciones tanto internas como externas como trasfondo de la charla.

Durante el fin de semana, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, tensó un poco más la situación al plantear la posibilidad de hacer las PASO junto a las elecciones generales en noviembre. En verdad, deslizaban desde el Congreso, fue una estrategia para presionar a la oposición a fin de que se sienten a negociar y acepten la postergación de un mes, algo que ellos mismos plantearon en su momento con el proyecto de Carrizo. En ese sentido, lo de Massa parece haber surtido efecto. 

Juntos por el Comunicado

Aunque luego sacaron un comunicado -muy pensado para su repercusión en los medios- planteando que era "inoportuno" discutir cuestiones electorales en medio de una crisis sanitaria y económica, buena parte de la reunión de la conducción de Juntos por el Cambio se lo llevó la discusión de la postura que llevarán al encuentro con De Pedro. "Estamos en contra del cambio de las reglas de juego. Las reglas electorales son sagradas en una democracia", expresaron solemnemente en la declaración. Hacía tiempo que no aparecían juntos Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal, Patricia Bullrich, Alfredo Cornejo, con los jefes de bloque Mario Negri, Cristian Ritondo, Luis Naidenoff, Martín Lousteau y los gobernadores Gerardo Morales, Gustavo Valdés y Rodolfo Suárez.

Concluyeron que era positivo tratar el proyecto Carrizo porque con su aprobación quedaría confirmada la convocatoria a las primarias, algo que la propuesta de Massa dejaba en veremos. "Garantizar la permanencia de las PASO declarándolas no susceptibles de ser suspendidas, para generar certidumbre e institucionalización de las reglas electorales", sostiene la iniciativa entre sus fundamentos. Lleva la fecha de las primarias a septiembre y plantea varios tópicos del tipo "bajar los gastos de la política". Por ejemplo, reducir el plazo entre elección y elección para acortar la campaña y disminuir los topes de los gastos para los partidos. 

Cerca de De Pedro también veían bien este proyecto, que les permitirá conseguir un acuerdo rápido. En principio, las elecciones quedarían fijadas para el 12 de septiembre -las PASO- y el 14 o el 21 de noviembre, las generales. Pero Juntos por el Cambio acordó sumar un par de ítems para tener algún logro para mostrar como resultado de la negociación. Uno pasa por la implementación de la boleta única, nueva bandera electoral tomada por la oposición luego de la frustración por el voto electrónico. La boleta única también es motorizada por el bloque que responde a Roberto Lavagna, quien parece dispuesto nuevamente a armar una opción electoral peronista por fuera del Frente de Todos.

La segunda exigencia que le planteará Juntos por el Cambio a Wado de Pedro será la rehabilitación del voto anticipado por correo para los argentinos que viven en el exterior, algo que Macri habilitó por decreto, copiando al sistema estadounidense. El mes pasado, también por decreto, el Gobierno dejó sin efecto esa posibilidad al considerar que modificaba el sistema electoral nacional eludiendo el tratamiento en el Congreso, que debe reunir mayorías especiales cuando debate estos temas. Habrá que esperar para saber qué responderá De Pedro a estos reclamos, que podrían retrasar el acuerdo sobre el cronograma electoral. "La verdad es que estamos con el tiempo encima y tenemos que tomar una decisión rápido", advertían desde Interior.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►