Alberto Fernández inauguró la Casa de los Premios Nobel Latinoamericanos

El Presidente inauguró un espacio público que apunta a recordar a todos los galardonados con esa distinción que nacieron en América Latina a lo largo de la historia.

10 de diciembre, 2020 | 16.57

El presidente, Alberto Fernández, encabezó el acto de inauguración de la Casa de los Premios Nobel Latinoamericanos, acompañado por el dirigente de derechos humanos Adolfo Pérez Esquivel (Premio Nobel de la Paz), quien cedió el edificio. El espacio funcionará en el barrio porteño de San Telmo, con el propósito de dar a conocer la historia de los ganadores de este galardón en el continente y promover actividades educativas vinculadas a los derechos humanos.

"Los Premios Nobel son personas que nos llenan de orgullo. Todos pasaron por nuestra Universidad y en cada uno de ellos hay un modelo a seguir de vocación científica, de dedicación al derecho, a la búsqueda de paz e igualdad", destacó Fernández. Según su parecer, "los Premios Nobel son modelos para todos los argentinos", y aunque pasa el tiempo "son un orgullo".

De la ceremonia participaron Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz en 1980, Alberto Barbieri, rector de la Universidad de Buenos Aires (UBA), y familiares de los otros cuatro argentinos laureados: Carlos Saavedra Lamas (Nobel de la Paz en 1936), Bernardo Houssay (Nobel en Medicina en 1947), Luis Federico Leloir (Nobel de Química en 1970) y César Milstein (Nobel en Medicina en 1984).

La sede ocupará un edificio cedido por Pérez Esquivel a la Universidad de Buenos Aires, de la que dependerá su administración.  El espacio funcionará como un museo que exhibirá la obra y atesorará condecoraciones, obras de arte y archivos de los 17 premios Nobel que tiene América Latina.

"Es muy importante que esta casa sea la que contenga la historia de los Premios Nobel porque ésta fue la casa de la resistencia; acá estaba Adolfo combatiendo y pidiendo por la libertad y por los derechos de los perseguidos por la dictadura", resaltó Fernández. En ese sentido, remarcó: "Adolfo nunca cesó en esa lucha y hoy va mucho más allá: lucha por la reivindicación del ser humano, para devolverles a todos y a todas la dignidad que el ser humano merece".

Por su parte, Pérez Esquivel afirmó: "Quería que esto vuelva al pueblo, y nada mejor que a la Universidad de Buenos Aires; ustedes son los custodios de lo que voy a hacer entrega".

En tanto, Barbieri afirmó que esta casa "es un legado a las próximas generaciones", y resaltó: "Que esté Alberto acá es una demostración de lo que significan para él el conocimiento, el compromiso de la universidad pública, el desarrollo de la educación y el compromiso con las cuestiones sociales y la defensa de los derechos humanos. Y esta casa representará de ahora en más este símbolo".

La Cámara de Diputados declaró de interés nacional esta iniciativa, que contará además con una propuesta interactiva y promoverá actividades educativas de capacitación y difusión de temáticas vinculadas a los derechos humanos.

Ubicada en México 479, esta antigua casa de 1875 fue el lugar físico donde comenzaron a referenciarse las iniciativas y propuestas que Pérez Esquivel impulsó junto a diversas organizaciones sociales y religiosas del continente, y durante los últimos años fue sede del Servicio Paz y Justicia.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►