Amplio repudio al acoso que sufrió la fiscala del Caso Correo

Surge de asociaciones, agrupaciones y del sindicato de trabajadores del Poder Judicial en solidaridad con Gabriela Boquin. Apuntan al procurador interino Eduardo Casal. 

31 de julio, 2020 | 19.59

Luego de que se conoció el fuerte acoso que sufrió la fiscala del Caso Correo, Gabriela Boquin, por parte del procurador interino Eduardo Casal,  la Agrupación Justicia Legítima y el Sindicato de Trabajadores del Poder Judicial y el Derecho salieron a repudiar el apriete en solidaridad con la funcionaria judicial. 

Viajamos al día después de las PASO 2019

El SITRAJU emitió un comunicado donde "repudia la avanzada del Procurador General de la Nación, Eduardo Casal, producida, no casualmente, en simultáneo a la presentación del proyecto legislativo para reformar la Justicia".

Por otro lado, la Agrupación Justicia Legítima señaló "con preocupación" las actitudes de Casal a las que calificaron de "tinte persecutorio". A través de un comunicado, resaltaron: "La notificación de la formación de un sumario en horas de la madrugada, constituye una práctica inquisitoria, oscura, impropia de las instituciones de una Democracia, y una expresión clara de violencia de género". Asimismo, solicitaron  que el Congreso de curso "a los procedimientos que resulten necesarios para posibilitar que, con la mayor celeridad posible, el cargo que hoy detenta el señor Casal sea ocupado por un/a Procurador/a con la legitimidad que esa función exige".

Casal le inició un sumario a Gabriela Boquin basado en una falsa denuncia, que se agrega a amenazas, fallas en su custodia y el robo de documentación del auto de la fiscala. Vale recordar que Boquin fue quien frenó la condonación de la multimillonaria deuda (70 mil millones de pesos) del Correo Argentino a la familia Macri. 

Mientras que la Asociación Nacional de Jueces y Juezas del Trabajo de la República Argentina (Anjut) expresó su "apoyo solidario" a la fiscala y afirmó: "Este accionar, en una clara intención de violentar la independencia de su desempeño y el libre ejercicio de sus funciones, resulta una evidente y repudiable injerencia a través de medidas de disciplinamiento, que desde nuestra asociación repudiamos de manera enérgica".

La fiscala Boquin se enteró de la apertura del sumario por intermedio del propio Casal, que la llamó el miércoles por la noche para comunicárselo, gesto y horario muy poco habituales. 

Casal le dijo que se quedara tranquila, que se iba a poder defender, una aclaración que revela mucho más de lo que tranquiliza. Y le mandó el texto del sumario en la madrugada, según reveló El Destape.

Por su parte, el Colectivo de Mujeres del Derecho también salió a apoyar a Boquin con un comunicado. Allí afirma: "La medida además es un indiscutible acto de violencia de género contra la magistrada que compromete la responsabilidad del Estado argentino". Y agrega que el hecho "constituye una clara represalia por su actuación independiente y proba en la Causa Correo Argentino". 

El sumario lo inició el interino Casal en base a una denuncia por supuestos maltratos laborales, basado en principio en la declaración de una ex empleada de la fiscalía de Boquin cuyo esposo, el juez Sebastián Sánchez Cannavó, está concursando para acceder a la Sala B de la Cámara Comercial. Es un dato muy relevante: es la Sala que interviene en el caso Correo Argentino.

La maniobra de Casal inició con la unificación de los expedientes 157 y 1535, ambos de 2018, en los cuales 2 personas denunciaban maltrato laboral contra Boquin. Una es Verónica Fernández, que tiene una discapacidad por la cual tenía un régimen laboral diferenciado, que denunció malos tratos pero hay documentación a la que accedió El Destape donde reconoce la sensibilidad de Boquin respecto a su condición y lo documentos indican que no hubo motivos para su enojo.

EL DESTAPE RADIO EN VIVO ►