Poner el eje en los y las trabajadoras de la Economía Popular

28 de abril, 2022 | 12.03

Estamos próximos a conmemorar un nuevo 1° de mayo, el día internacional de las y los trabajadores. En la Argentina nos tocará conmemorarlo con una baja de desempleo pero paradójicamente con un alto índice de pobreza que nos marca la pérdida de valor del trabajo que realizamos millones de argentinas y argentinos. Por eso decenas de miles vamos a salir a las calles para darle respaldo a nuestro gobierno y pedir profundizar en medidas que integren a la Economía Popular como una de las claves para mejorar condiciones de igualdad y justicia social. En esta columna dejamos algunas propuestas sobre las que ya venimos trabajando.

El país que nos dejaron

Los datos de recuperación de la economía pos macrismo y pos pandemia son alentadores, pero encuentran grandes obstáculos estructurales de nuestra matriz económica heredada: alta la inflación, alta pobreza, endeudamiento, trabajo precarizado, desigual distribución de riqueza generada y concentración de la producción de alimentos básicos.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Actualmente, de nuestra población entre 18 y 65 años, se calcula que un poco más de 10 millones intentan desarrollarse en la Economía Popular. Si de cada uno y cada una de estas trabajadoras sumamos su núcleo familiar, estamos hablando, de por lo menos el 60% de las familias argentinas!!

Esta economía es la que se encuentra en condiciones más vulnerables dentro de nuestra sociedad, muchas y muchos son dejados al margen del modelo económico. Sus trabajos son auto creados, auto organizados y sin derechos básicos. De acuerdo al artículo 14 bis de nuestra constitución, a la gran mayoría de este sector  todavía no les aseguramos sus derechos: no llegan al salario mínimo vital y móvil, no tiene vacaciones pagas, no percibe aguinaldo, no tienen aportes jubilatorios, entre otros.

Quizás el primer reconocimiento al sector lo hizo la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner cuando decidió universalizar la asignación por hije. Un derecho que ya estaba reconocido a las trabajadoras y trabajadores en blanco pero que no llegaba al sector denominado informal. 

Luego, por impulso y movilización de los movimientos populares nucleados en la Unión de Trabajadores de la Economía Popular se logró la ley nacional 27345, que propone la creación del Registro Nacional de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular, el Salario Social Complementario y el Consejo de la Economía Popular y el Salario Social Complementario.

El país que estamos levantando

Las medidas impulsadas para cuidar el precio de los alimentos, promover el consumo y “transitar de los planes hacia el empleo” han tenido logros parciales pero no alcanzan para fortalecer y masificar los derechos de un sector importante de las trabajadoras y trabajadores de nuestro país. Nos permiten perder lo menos posible pero no podemos pensar en avanzar.

Desde que asumieron Alberto Fernández como presidente y Axel Kiciloff como gobernador de la provincia de Buenos Aires, el gobierno ha reconocido e iniciado los primeros pasos de formalización e integración para las trabajadoras y trabajadores de la Economía Popular.

La agenda impulsada por los movimientos populares siendo parte de un proyecto político, hizo que la Economía Popular comenzara a recorrer un camino de institucionalidad: la creación de áreas ejecutivas en distintos ministerios, la incorporación de militantes del sector al Estado, la puesta en marcha del registro nacional de trabajadores y trabajadoras de la Economía Popular, el reconocimiento de las tareas socio comunitarias y del cuidado como trabajo, el re direccionamiento de programas de asistencia hacia fortalecimiento y producción.

Pero quedan los desafíos para seguir creciendo. De los recientes datos estadísticos surge también que el Trabajo perdió valor y para profundizar el camino de recuperación económica y distribución de la riqueza en la Argentina se hace necesario profundizar sobre las políticas que vuelvan a poner en valor y empoderen a la Economía Popular.

El país que falta construir

En un país y una provincia en marcha, hace falta más Economía Popular. 

En realidad, para ser más exactos, Economía Popular sobra, lo que faltan son más políticas públicas que interpreten, expresen y mejoren las condiciones de esta economía. 

Las políticas vinculadas a la economía popular, que ponen eje en mejorar las condiciones de trabajo y producción, pueden aportar un complemento a las que ya impulsa el gobierno. Nuestra sociedad es productora, trabajadora y consumidora de maneras simultáneas  y complementarias y desde nuestro gobierno debemos seguir creando políticas públicas, programas y normativas que expresen la solución a sus necesidades y las nuevas realidades que surgen del sector. Es cada vez más imprescindible avanzar en una Ley Provincial Integral para la Economía Popular que coordine y articule acciones, recursos y políticas hoy dispersas.

Aquí acercamos algunas para desarrollar y profundizar desde nuestro gobierno provincial:

Estrategias de formalización, fiscal, jurídica y de protección laboral

-Avanzar con la registración de trabajadoras y trabajadores de la Economía Popular. Gracias al trabajo articulado con la nación, los movimientos populares y municipios ya hemos superado el millón de registraciones. Además hemos firmado convenio con 20 Intendentes en la Provincia y tenemos que llegar a los 135 distritos.

-Avanzar de manera coordinada entre el poder legislativo y el ejecutivo en las leyes de expropiación para darle seguridad jurídica a las fábricas recuperadas de nuestra provincia, generando criterios de prioridad de acuerdo a la capacidad de integración productiva de cada una. En nuestra provincia hay alrededor de 200 fábricas y empresas recuperadas, con capacidad productiva y especialización técnica que forman parte del desarrollo industrial bonaerense.

-Junto a ARBA desarrollar propuestas de integración fiscal para las trabajadoras y trabajadores del sector.

-En articulación con el legislativo, los municipios y los movimientos populares avanzar en normativas que regulen de manera inclusiva la venta en el espacio público para resolver conflictos actuales en políticas que confluyan en la reactivación económica, formalización del trabajo, inclusión fiscal y desarrollo local (Feriantes, artesanos, artistas callejeros, vendedores ambulantes, cuida coches, etc.)

-Junto el Ministerio de Desarrollo Agrario, avanzar en la promoción y habilitación de las pequeñas unidades productivas de alimentos (PUPA), lo que pondría en valor y condiciones de crecimiento a 10 mil espacios productivos y 30 mil trabajadoras y trabajadores del sector.

Estrategias de compre estatal, fortalecimiento productivo e integración a cadenas de valor.

-Avanzar en el compre estatal para el sector y crear un fondo de fortalecimiento a la producción son dos objetivos prioritarios

-En ese  sentido, la soberanía alimentaria y la producción de alimentos, pensada por cada región de nuestra provincia es un camino a profundizar. Debemos avanzar en las reuniones del Consejo Provincial de la Economía Popular para pensar en la integración productiva por regiones de la provincia entre la industria nacional, las pymes, el sector cooperativo y la economía popular.

-Es imperioso reglamentar la ley 14650 de economía social, aprobada en 2014, e impulsada por la actual titular de la ANSES, Fernanda Raverta para crear un fondo de financiamiento y fortalecimiento a la Economía Popular y comprometer al Estado que, como mínimo, el 15% de las contrataciones de bienes y servicios sean al sector.

-Promover junto a los municipios y consejos escolares las condiciones para que pequeños productores, la agricultura familiar, fábricas recuperadas y cooperativas puedan licitar en el Sistema Alimentario Escolar, asegurando un porcentaje mínimo de contratación.

-Ampliar a la economía popular la contratación de obra pública vinculada a arreglo en escuelas, saneamiento de cuencas y arroyos, construcción de viviendas, mejoramiento del hábitat, desarrollo de infraestructura y mejoramientos de espacios públicos y comunitarios. Existe hoy una capacidad instalada muy importante en el sector que permitiría la mayor generación de fuentes de trabajo y reactivación de economía locales. Es importante para ello modificar el artículo 9 bis de la Ley 6021 de Obras Públicas.

-En ese mismo sentido modificar la ley 7.764 de contabilidad de la provincia de Buenos Aires en su artículo 25 bis priorizar las condiciones de incorporación de cooperativas como proveedoras del Estado provincial.

Estrategias de apertura de canales de comercialización 

-Como lo anunció nuestro gobernador seguiremos expandiendo las políticas de Ferias y Mercados de productores directo al consumidor en todo el territorio bonaerense.

-Proponemos además desarrollar, en una primera etapa, el fortalecimiento y la creación de 500 almacenes populares de productos cooperativos en articulación y coordinación con las más de 30 comercializadores de la Economía Popular actualmente existentes.

-Junto al Banco provincia promover políticas de crédito bancario con requisitos particulares para las trabajadoras y trabajadores de la economía popular, así como impulsar las herramientas digitales de comercialización como Cuenta DNI.

Sin dudas es necesario seguir creciendo y seguir distribuyendo la riqueza que genera nuestra provincia. Si en el marco del programa de nuestro gobierno, apostamos a mejorar las condiciones de trabajo y producción de las y los más de 10 millones de trabajadores de la Economía Popular, poniendo en valor su trabajo, invirtiendo en su capacidad productiva, generando acceso a crédito bancario y no bancario, incluyéndolos en el régimen fiscal, abriendo canales de comercialización, etc. aportaremos soluciones virtuosas para el crecimiento social y económico de nuestra provincia.

Es necesario que cambiemos el paradigma y empezar a ver a la Economía Popular desde su potencial productivo más que desde su vulnerabilidad, para ejecutar políticas de promoción y fortalecimiento en vez de asistencia y contención. 

Si lo logramos, vamos a mejorar cualitativamente la calidad de vida de una gran mayoría de nuestro pueblo, vamos a fortalecer a nuestra comunidad, logrando que el crecimiento sea de abajo hacia arriba, integrando a las periferias, generando además precios de referencia para alimentos básicos, democratizando la rentabilidad que generamos y llevando más y mejores opciones de consumo a nuestra sociedad.

 

MÁS INFO
Federico Ugo

Subsecretario de Economía Popular de la Provincia de Buenos Aires.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►