El juez Juan María Ramos Padilla, padre y abogado de Alejo Ramos Padilla, el magistrado de Dolores que impulsa el D’Alessiogate, se presentó este miércoles en los tribunales de Comodoro Py para dar por tierra con la Operación Puf, donde es investigado junto a su hijo por el juez Claudio Bonadio. El presidente del TOC 29 porteño pidió declarar ante el Doctor Glock a la par que lo recusó y reclamó la nulidad del expediente que se abrió en base a escuchas ilegales. También lo denunció ante el Consejo de la Magistratura. Argumentó que Bonadio está acusado desde el inicio en la causa de Dolores y que lo único que busca con el impulso de la Operación Puf es “autoencubrirse”.

Ramos Padilla (p) se dirigió al juzgado federal Nº 11 de los tribunales de Retiro y pidió declarar de forma espontánea porque se anotició de que estaba siendo investigado por Bonadio. Concretamente, Doctor Glock tomó medidas de prueba en su contra y se inmiscuyó en sus “relaciones personales y familiares”. Hasta indagó si estuvo “internado en una clínica de salud” junto a Eduardo Valdes, otro de los imputados en Operación Puf.

“Vengo a reclamar se fije audiencia en forma urgente a los fines de ejercer mis derechos, formular las aclaraciones y peticiones que estimo pertinentes para mi defensa y cese la persecución que se ha iniciado invadiendo mi intimidad y afectando mi buen nombre y honor”, reclamó el magistrado. Es más, exigió que primero Bonadio lo cite y luego aborde la recusación que plantea. En esa línea aseguró que Bonadio no puede eludir su voluntad de declarar.

Tanto Juan María como Alejo Ramos Padilla así como la expresidenta Cristina Kirchner y la banda de D’Alessio, entre otros, fueron denunciados por Elisa Carrió de haberse complotado para derribar la causa de las fotocopias de los Cuadernos. Así surgió la Operación Puf, cuya acusación central se basó en escuchas ilegales.

“Se debe dejar en claro a qué apunta esta ilegal investigación -sostuvo Ramos Padilla (p) respecto a la Operación Puf-: aquellos que aparecen involucrados en un proceso penal que se tramita en el Juzgado Federal de Dolores buscan su impunidad mediante mecanismos ilícitos, sus relaciones con la Agencia Federal de Inteligencia y el abuso de sus funciones”.

Si bien Ramos Padilla (p) dijo que ahondará en los motivos por los que pide la recusación de Bonadio cuando se lo convoque a una audiencia, adelantó “algunos elementos que hacen imposible su continuidad como juez de la causa”. Entre otras cosas, dejó “planteada la nulidad de todos los actos que se pudieren llevar a cabo por un juez que nunca debió asumir el conocimiento de estas actuaciones y cuya actuación se encuentra viciada desde sus inicios”. Es que Bonadio fue denunciado desde el comienzo en el expediente de Dolores donde se investiga a la banda del espía ilegal, Marcelo D’Alessio.

Investigan al padre del investigador

En su presentación de 16 páginas, Ramos Padilla (p) explicó que está imputado por lo que puede presentarse a declarar en la causa conocida como Operación Puf (que se inició con escuchas ilegales a presos K).

El presidente del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 29 recordó que el fiscal rebelde, Carlos Stornelli (investigado en Dolores), se presentó como querellante en la Operación Puf y solicitó a Bonadio “una investigación” para “certificar mi presencia y la del Dr. Eduardo Valdés en un Centro Médico de Salud de la provincia de Entre Ríos”. El magistrado con despacho en Comodoro Py hizo lugar al planteo. Es por tal motivo, que Ramos Padilla (p) afirmó que se “instruye una causa que me incluye como supuesto partícipe de una asociación ilícita o de un ‘complot’”.

Es que Bonadio dispuso librar oficio al Centro de Salud adventista Vida Sana de la Provincia de Entre Ríos. Este centro respondió y confirmó la presencia de Ramos Padilla (p) entre el 23 de enero y el 2 de febrero pasado. Es más, Bonadio logró recoger “el modo en que efectué el pago ‘de la persona que me acompañó’ y de ‘los demás estudios médicos’”. También se informó que Valdés estuvo allí internado entre el 20 al 26 de enero. Stornelli pidió se cite a testigo para ahondar sobre la estadía de Ramos Padilla (p) en el centro de salud.

Por esto es que Ramos Padilla (p) considera que se ingresó “en un terreno peligroso en el que se podría ver afectada la vida íntima del magistrado que lleva la causa de Dolores y de este Juez de Cámara de la Capital Federal, en la medida en que en estas investigaciones se comience a analizar la conducta de padres, hijos, hermanos o familiares de aquel juez que los incomoda”.

Acto seguido, explicó que concurre hace años a ese centro de salud y que si quisiera encontrarse con Valdés “no tengo que irme a una clínica en Entre Ríos, someterme a un tratamiento de salud, realizarme controles cardíacos o de otro tipo, que es lo que hago en ese lugar y que no debería despertar ningún interés para la investigación”. “Simplemente me alcanza con llamarlo por teléfono, reunirme con él, invitarlo a mi casa”, agregó, ya que -argumentó- no estaría cometiendo ningún delito.

Causales de apartamiento

A la hora de señalar las razones que ameritan que Bonadio se corra de esta pesquisa, Ramos Padilla (p) enumeró:

-Que Bonadio tiene interés directo en el proceso, por estar investigando a quien lo investiga en Dolores y a su padre. Es más, Doctor Glock fue nombrado desde el inicio en la Operación Puf por lo que tanto el juez como Stornelli “se encuentran en la misma situación legal”, ambos “tienen el mismo interés personal en el proceso”, indicó.

-La existencia de una causa anterior a cargo de otro magistrado que debiera seguir este expediente por “conexidad”. Se trata de Luis Rodríguez, a quien se evitó dar intervención.

- Se trata de una causa sostenida en “escuchas obtenidas ilícitamente con la participación de la Agencia Federal de Inteligencia”.

- La comunidad de intereses que hay entre Bonadio y las partes querellantes de la Operación Puf, a saber, Stornelli y Carrió, por ejemplo. Los dos funcionarios judiciales y la diputada nacional están siendo investigados en Dolores.

- Las maniobras de fórum shopping para que el expediente sea investigado en el juzgado federal N° 11.

- Distintos abusos de las funciones jurisdiccionales por parte de Bonadío, “orientados fundamentalmente a atender a su defensa y lograr su impunidad y la de sus cómplices”. Es decir, ser juez y parte.

Para Ramos Padilla (p), “la situación es realmente grave, porque estamos frente a un magistrado que no sólo carece de objetividad e imparcialidad, sino que con el objeto de encubrir y autoencubrirse incurre en un evidente mal desempeño, en la comisión de delitos y en una manifiesta arbitrariedad en el ejercicio de la función”.

Y añadió: “El modo de atender a su defensa en la causa que tramita en Dolores no puede ser a través de la promoción y tramitación irregular de un expediente en el que ‘los interesados’ actúan de manera promiscua como querellantes y como Juez”.

Para el titular del TOC 29, la situación que propicia Bonadio “con su intervención en esta causa se torna escandalosa y hasta más grave que la del fiscal que se encuentra rebelde hace 5 meses en la causa de Dolores”. Porque lo que busca es impunidad.

Finalmente, remarcó que la causa que avanza en Dolores cuenta con más de 40 cuerpos y 130 legajos e incidentes, fue ratificada por la Cámara Federal de Mar del Plata y por la máxima instancia penal del país por lo que lejos pudo haber sido un expediente armado para derribar la causa de las fotocopias de los cuadernos.

En esa línea, se preguntó por qué los querellantes de la Operación Puf no pidieron investigar también al fiscal de Dolores Juan Pablo Curi, quien “formuló los requerimientos de instrucción y promovió el inicio de la investigación y continuó impulsándola a lo largo de todo el proceso –más allá de sus planteos de incompetencia territorial que fueron rechazados en todas las instancias-, intervención sin la cual no hubiera sido posible iniciar una investigación”.

En pos de que se aborde su planteo Ramos Padilla (p) reclamó que si Bonadio no acepta la recusación ni se excusa así como tampoco lo convoca a declarar, “desde ya dejo planteada la nulidad”. Y advirtió que si su recurso no tiene respuesta habrá “de concurrir a la audiencia ante la Cámara a fin de informar de los graves motivos que imponen el apartamiento” de quien impulsa la Operación Puf.