Las reservas del Banco Central acumulan más de un mes de derrumbes consecutivos. El miércoles los activos bajaron en U$S 141 millones y se acercan a perforar los U$S 50.000 millones. Desde las PASO acumulan una caída superior a los U$S 16.000 millones.

La autoridad monetaria presidida por Guido Sandleris sufrió una sangría de U$S 141 millones hoy, con lo que cerró con U$S 50.233 millones en sus arcas.

 

 

Desde el 9 de agosto, las reservas acumularon un desplome de U$S 16.077 millones. En esa fecha, el Central contaba con U$S 66.310 millones luego de las continuas inyecciones de dólares del FMI que le entregaron oxígeno a un modelo económico no sustentable.

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, se encuentra en Estados Unidos para reunirse con el Banco Mundial y el BID, a quienes les pedirá nuevos créditos que elevarán el pasivo de Argentina. Además, es probable que se junte con directivos del FMI para que se apruebe el desembolso de U$S 5.400 millones que el organismo debe girar al país.