Los dos periodistas oficialistas Luis Majul y Luis Novaresio se despacharon por el pedido de disculpas de la precandidata vicepresidenta del Frente de Todos, Cristina Kirchner, y exigieron que “es hora que la entonces dos veces presidenta y ahora candidata como el resto de los políticos, entiendan que la entrevista no es un café con amigos”.

Los dos conductores de América se mostraron molestos e indignados por la frase que utilizó la ex presidenta para referirse sobre la diferencia que existe cuando los periodistas oficialistas tienen que entrevistar a un funcionario de Cambiemos y cuando es uno de la oposición. Para ejemplificar, Kirchner recordó la entrevista de hace dos años con Novaresio.

Novaresio, entonces, se sintió “incómodo” y aprovechó el pase con Majul de un programa a otro para despacharse contra la precandidata.

“Particularmente y en una buena parte del periodismo de distintas formaciones ideológicas y posiciones,  hay una indignación muy fuerte con lo que dijo Cristina”, aclaró el conductor de La Cornisa.

Acto seguido, el conductor de Debo Decir manifestó: “Me siento un poco incómodo porque como hay una alusión muy personal, lo que estamos hablando es el trabajo que hacemos los periodista. Agradezco la disculpas”.

No conforme, Majul arremetió: “Perdón, yo no quiero ensañarme pero utilizó la palabra interrogatorio. Dejame Luis un minuto que recuerde el contexto de esa entrevista. Primero, como te dije, al otro día que vi la entrevista, sentí envidia por haber logrado la entrevista con la ex presidenta. Tus preguntas estuvieron muy lejos de ser un interrogatorio. Te respondió por casi dos horas, agradeció en las redes y dos años después dice que son un interrogatorio, comparándolo involuntariamente con los interrogatorios de la dictadura. No es una cuestión menor ni para banalizar”.

“Te cuento lo que me pasó: cuando me entere que ante una multitud de gente, dos años más tarde, utilizaba esta expresión de interrogatorio y que de atrás le estaban haciendo algo para que responda, la verdad que debo decir que me sentí muy incómodo. En esa entrevista, nosotros tocamos 22 temas. La verdad que me sentí muy incómodo con lo que dijo porque para los que tenemos varios años, la luz adelante y la picana, era la época de la policía de la ilegalidad”, aseveró Novaresio.

Y expresó: “Quería dar mi posición porque me sentí un cuasi torturador. Me alegra mucho, me parece hasta exagerado. Primero, la doctora Kirchner se equivoca a la hora de juzgar. La doctora y los funcionarios se equivocan a la hora de juzgar, ellos se tienen que someter a la discusión republicana. Me parece que la metáfora no corresponde, me alegro que pidió disculpas porque me sentí incómodo. Es un despropósito inadmisible”.

“Es hora de que la dos veces presidenta y ahora candidata como el resto de los política, entiendan que la entrevista no es un café con amigos”, sentenció.