Importaciones: el primer gran desafío del próximo Gobierno

14 de julio, 2015 | 09.16
La primera medida que tendrá que tomar el próximo presidente será a pocos días de asumir y tendrá que ver con mantener o no el esquema de autorización de importaciones: el 17 de diciembre vence el plazo que la Organización Mundial del Comercio (OMC) le dio a la Argentina para que deje de usar el mecanismo actual. Desde el Gobierno aseguran que habrá una mayor apertura en el segundo semestre y que el Banco Central no trabará más la entrega de dólares.

"Todos hablan del primer año de Scioli, pero en los primeros diez días va a poder demostrar para quién juega", le dijo un importante funcionario de Economía a El Destape. Es que a poco más de una semana de la asunción, el flamante Presidente tendrá que decidir qué hacer con los límites a la entrada de importaciones. Si, como dijo la fuente, el ganador de las elecciones fuera Daniel Scioli, podrá utilizar la modificación a las DJAI que le deje el ministro de Economía, Axel Kicillof, que ya está lista. Si el más votado fuese Mauricio Macri, el régimen sería de una mayor apertura, según dijeron desde el PRO a este medio.

La OMC había puesto un vencimiento tentativo para el 9 de diciembre, con el objetivo de que sea la administración de la Presidenta Cristina Kirchner la que "ordene" el sistema actual. La secretaría de Comercio pidió tiempo hasta fin de año y finalmente será el 17 el día en que los controles a las importaciones cambiarán. Mucho más cerca en el tiempo que el primer requerimiento oficial, que era marzo de 2016, y más lejos que julio de este año, que era la primera tentativa de la organización internacional.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE


Lo que reclama esa institución es que se dejen de usar las DJAI, a través de las cuales Economía administra las demandas de compras al exterior de las firmas locales. Según la OMC, la medida es arbitraria e ilegal. El Gobierno aceptó modificarla y actualmente las autorizaciones recogen menos objeciones. De hecho, lo que sostienen desde la secretaría de Comercio es que no implican tanta discrecionalidad como las aplicadas por otros países. Por ejemplo, Argentina no discrimina según el puerto de llegada.

"Por las normas del Mercosur, no se pueden poner barreras aduaneras superiores al 35%, por eso Brasil y Argentina siempre innovan en medidas que después debe reemplazar", admitieron desde el Ejecutivo a este medio. Por eso los límites europeos o de Estados Unidos pueden superar incluso el 100 por ciento. Si bien esos guarismos no son prohibidos por la OMC, Estados Unidos y varios países europeos encabezan el ranking de los denunciados ante ese organismo.

El panorama en 2014 era más complicado, porque las reservas habían caído. Pero en 2015, con elecciones en los próximos meses y un mayor colchón de dólares, el Gobierno empezó a habilitar más las DJAI. Desde la oficina que comanda Augusto Costa van más allá: aseguran que ya no hay rechazos arbitrarios, sino que todos los que quedan tienen que ver con errores en los formularios.

Las empresas admiten que hay más flexibilidad en las DJAI, pero que el problema sigue siendo que el Central no otorga los dólares. Por eso estuvieron reunidos el ministro de Economía, Axel Kicillof, y con el titular de la autoridad monetaria, Alejandro Vanoli, el viernes, donde acordaron que haya más reservas para importaciones. Ya el jueves se había avisado a las automotrices y fábricas de Tierra Del Fuego que tendrían u$s 300 millones más por mes para insumos.

El Gobierno asegura que tiene las divisas necesarias para hacer frente a la demanda y que "por el momento no sería necesario" habilitar un nuevo tramo del swap con China para costear las importaciones, pero que "en julio se irá viendo", según le dijo a este medio un funcionario de la cartera que maneja Kicillof.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►