Francia: Emmanuel Macron impone por decreto la reforma de las pensiones

El gobierno aprovechó una reunión de gabinete excepcional contra la expansión del coronavirus para aprobar el decretazo.

02 de marzo, 2020 | 10.59

Este sábado 29 de febrero, el primer ministro Edouard Philippe se presentó en el parlamento semivacío y en una corta alocución dio por terminado el debate sobre la reforma de las pensiones al decidir aplicar el articulo 49.3. Gracias a este dispositivo constitucional que permite la aprobación de un proyecto de ley sin votación, el ejecutivo decide salir de un debate parlamentario que no avanza lo suficientemente rápido para su gusto.

El peor Call Center del mundo

Centenas de manifestantes se congregaron delante de la Asamblea Nacional para protestar contra una clara actitud de desprecio al debate democrático. También hubo manifestaciones espontáneas en varias grandes ciudades, incluidas Lille, Nantes, Toulouse, Burdeos, Montpellier, Dijon o Le Havre, donde en esta ultima se presenta Edouard Philippe como candidato para las elecciones municipales y su búnker de campaña fue pintado con consignas hostiles.

La oposición de derecha (Les Républicains) y el conjunto de la izquierda parlamentaria (Francia Insumisa, Partido Comunista y Partido Socialista) depositaron sendas mociones de censura con el objetivo de tumbar el gobierno. Sin embargo, a pesar del descontento de algunos diputados de la mayoría por el decretazo sorpresa del primer ministro Edouard Philippe, las dos mociones de censura no tienen ninguna chance de obtener la mayoría necesaria.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Solo ocho de los 65 artículos que contiene el proyecto de ley de la reforma de las pensiones pudieron discutirse durante dos semanas. La avalancha de enmiendas propuestas esencialmente por la izquierda exasperaron al poder ejecutivo que necesitaba que la ley sea aprobada antes de las elecciones municipales del 15 de marzo.

Aprovechando una calma relativa después de dos meses de huelgas y movilizaciones el decretazo da por terminado el debate. Es la primera vez que un gobierno con mayoría absoluta opta por esta herramienta que ya fue utilizada 86 veces desde la instalación de la Va República en 1958. Una encuesta realizada hace unos días revela que 72% de franceses se oponen a este método de gobierno. El propio Edouard Philippe se opuso a la utilización del 49.3 cuando Manuel Valls, primer ministro de François Hollande, recurrió a él para adoptar la reforma laboral en mayo del 2016.

A pesar de la movilización social sin precedentes, a pesar de una opinión mayoritaria desfavorable al proyecto, a pesar del severo análisis del Consejo de Estado que destruye el proyecto de reforma, el gobierno de Macron persiste en mantenerse sordo al mundo que lo rodea. Aprobar por la fuerza un texto tan fundamental para el futuro del país, tarde o temprano,corre el riesgo de pagarse políticamente. François Hollande y Manuel Valls saben algo al respecto.

El Secretario General de la CGT, Philippe Martínez, denunció la "actitud profundamente escandalosa" del gobierno y anunció una movilización de los sindicatos a partir de la próxima semana para protestar contra el uso del artículo 49.3 de la Constitución sobre la reforma previsional. Jean-Luc Mélenchon, en una reciente entrevista del periódico “Le Journal de dimanche” sostiene que "no estamos en un régimen totalitario, pero hay impulsos totalitarios”. Luego afirma: “Hay dos textos para esta reforma. El 49-3 solo puede aplicarse al primero, no el segundo. ¿El gobierno nos corta la palabra con el primero? La tomaremos diez veces más en el segundo texto que irá al Senado donde el gobierno esta en minoría allí. Luego el texto volverá a la Asamblea... Macron subestimó la resistencia del país y la nuestra. Su mayoría está exasperada, por eso se instala en el autoritarismo”.

Entre la expansión del coronavirus con cien casos detectados y dos muertos, las elecciones municipales que se anuncian difíciles para la mayoría gubernamental y la bronca creciente por el proyecto de reforma de las pensiones, Macron afronta un final del invierno tormentoso y complejo para su presidencia.

SOSTENÉ A EL DESTAPE ►