La primera edición de Charlie Hebdo publicada tras los ataques mortales llevados a cabo por yihadistas en París se agotó en cuestión de minutos en muchos quioscos en toda Francia el miércoles, con colas para comprar copias y apoyar al semanario satírico.

"Nunca lo he comprado antes, no es exactamente de mi gusto político, pero me parece importante comprar hoy y apoyar la libertad de expresión", dijo David Sullo, en una cola de dos docenas de personas en un quiosco del centro de París.

El semanario lanzó una tirada de hasta tres millones de ejemplares para lo que se ha llamado la "edición de los supervivientes", muy por encima de los 60.000 ejemplares que se imprimían en ediciones anteriores. Pero aun así, muchos establecimientos se quedaban sin ejemplares rápidamente.

"Creo que es importante comprar y mostrar solidaridad al hacerlo, no sólo manifestándose", dijo Laurent, de 42 años, en la misma cola, agregando que no estaba seguro de si sería posible lograr una copia porque no había reservado uno los días anteriores.

interior charlie hebdo.jpg

A pocas cuadras de distancia, cerca de la estación de metro de Jules Joffrin en el norte de París, un vendedor de diarios decía que ya había personas esperando fuera de la tienda cuando abrió a las 6:00 AM. "Yo tenía 10 copias, que se vendieron de inmediato", dijo.

El quiosco de prensa en la estación de ferrocarril Gare du Nord abrió sus puertas a las 5:15 AM local en lugar de las 6:00 habituales, y sus 200 ejemplares se agotaron en menos de 15 minutos.

Tras el furor por la edición especial, la revista la se revende en internet. En eBay se consigue por unos cien dólares, aunque su precio de tapa es de tres euros, y piden hasta 10.000 dólares por el número especial.

Diecisiete personas murieron en París en tres días de violencia que se iniciaron con el ataque perpetrado por dos milicianos islamistas en las oficinas de Charlie Hebdo el 7 de enero - en el que 12 personas perdieron la vida - y terminaron con un secuestro en un supermercado kosher dos días después.

Al menos 3,7 millones de personas se manifestaron en París el domingo para honrar la memoria de los periodistas, policías y clientes de supermercados fallecidos. El grupo terrorista Al Qaeda se atribuyó desde Yemen la autoría y el financiamiento de los hechos.

Fuente: Reuters