El Destape con Roberto Navarro | Macri: último negocio ilegal Suscribite

X

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, salió duro contra los candidatos del Frente de Todos, Alberto Fernández y cristina Kirchner, por los ataques de los periodistas. Consultada por Clarín, Bullrich afirmó: "Ya la ex Presidente pidió perdón, por lo tanto no tengo muchos más comentarios. Pero siempre que un periodista se pone picante parece que le molesta. Como le molesta a Alberto Fernández". 

La funcionaria se refirió así a los últimos ataques en entrevistas y notas de periodistas macristas contra los Fernández. El viernes pasado, durante su paso por Mar del Plata, Cristina se quejó por el maltrato que algunos periodistas le dan a Alberto Fernández, cuestionó las preguntas que el conductor Mario Pereyra le realizó a su candidato en una entrevista en Cadena 3 de Córdoba y las contrastó con la supuesta amabilidad que -a su criterio- tiene la prensa con el oficialismo.

 


La respuesta de Novaresio no tardó en llegar, con otra nota en el mismo medio en la que planteó, entre otras cuestiones, que "no es razonable que alguien compare las inquietudes periodísticas con un interrogatorio policial propio de las épocas de facto, cuando la maldita policía encandilaba al interrogado y le hacía alguna cosa para que confesase" y expuso que lo de Cristina fue "una banalización" de lo que ocurrió en aquellos años. 

Horas más tarde, y ante el aviso de Novaresio de que iba a continuar su descargo en su programa en América, Cristina aclaró vía Twitter que su consideración fue "en un sentido obviamente metafórico y para que pudiera entenderse claramente la diferencia en la forma de entrevistar a los candidatos del gobierno y a los candidatos de la oposición". Y le pidió "disculpas si se sintió ofendido". "Estuvo muy lejos mi intención de hacerle ningún tipo de imputación y menos de esa naturaleza de tan triste memoria para los argentinos y las argentinas".

Novaresio aceptó las disculpas ("Es una actitud que corresponde", dijo) y confesó que lo alegraba "mucho" su marcha atrás, pero insistió: "La verdad que comparar una entrevista con una tortura en la época de la represión es por lo menos un despropósito, inadmisible", sostuvo. "La luz adelante y la picana era la época de la policía, ilegalidad en los 70. Me sentí un cuasi torturador en ese momento, me alegra mucho las disculpas, me parece que es una actitud que corresponde", agregó.