En medio de una crisis económica, que incluye inflación y megadevaluación, los empresarios más importantes de Argentina que solían reconocerse macristas ya le hicieron guiños a Alberto Fernández. Algunos de ellos fueron Marcos Galperín, Gustavo Grobocopatel y Eduardo Constantini.

Después de conocerse el resultado de las PASO del 11 de agosto, en las que el candidato del Frente de Todos arrasó en las urnas con más del 47% de los votos, el dólar y los mercados sufrieron cimbronazos.

Por eso, Fernández se reunió con empresarios distintos sectores para delinear a futuro la estrategia económica del país, quienes le devolvieron la gentileza y le reconocieron la voluntad de acercamiento y diálogo.

Galperín, por ejemplo, CEO de Mercado Libre, resaltó la importancia de la búsqueda de "consensos". "Fue muy positivo", afirmó respecto al encuentro que tuvieron a solas y resaltó el hecho de que lo haya "recibido y escuchado para encontrar puntos de encuentro, calmar a la gente y pensar el país para adelante". Galperín era uno de los más férreos defensores de Mauricio Macri.

En la misma línea, el empresario agropecuario Grobocopatel también destacó la "actitud prudente y constructiva" que a su entender tuvo durante la semana Fernández y tildó de "poco felices" las declaraciones del presidente el lunes pasado.

Y redobló la apuesta: "Yo no tengo el temor de que un gobierno que no sea Cambiemos nos lleve al caos, a una situación como la de Venezuela".

Por su parte, Constantini, que se erige como uno de los empresarios inmobiliarios más reconocidos, expresó su arrepentimiento por haber votado a Macri y sorprendió al declarar que "sería mejor que Alberto Fernández ganara en primera vuelta". 

"Siempre voté a Macri, pero se cometieron errores económicos en el diseño del programa y con el flujo de capitales en dólares se manejaron en forma muy ingenua", apuntó.