El programa de espectáculos Intrusos vivió un insólito blooper cuando Jorge Rial salió al aire: faltaba un integrante clave del equipo pero nadie lo notó hasta que no estuvo el pie para comenzar con la emisión. El locutor no presentó al conductor y tuvieron que hacer la apertura nuevamente.

La cortina comenzó a sonar pero Rial no bajó por las escaleras. “¿Qué pasó, boludos?”, preguntó a sus productores y recibió la explicación por la cucaracha en su oreja: “Ah, nadie se percató de eso, somos veinte y nadie se dio cuenta”. Faltaba el locutor.

“Está perfecto, está todo bien, es así, es así. Nos está contagiando el gobierno, estamos todos distraídos y dormidos”, dijo. Luego, apareció el locutor y el periodista le pidió que haga su entrada habitual, lo que ocurrió: “Viernes, llegó el viernes. Poné el entorchado, caliente, hot. Arranca una nueva emisión de Intrusos casi veinte años, el buque insignia del espectáculo. Con ustedes, el capitán de la embarcación, el único: Jorge Rial”.

Después de eso, entre risas, Rial bromeó: "Lo anterior fue grabado. Fue un blooper. Es viernes y hoy la ponemos”.